publicidad
El mariscal de campo de los Dallas Cowboys, Tony Romo, durante un partido contra los New England Patriots.

¿Tiempo de cambiar las botas de los Vaqueros?

¿Tiempo de cambiar las botas de los Vaqueros?

El sistema defensivo empleado por los Cowboys no está siendo efectivo y como dice el dicho en NFL,“los juegos se ganan con ofensiva, pero los campeonatos se ganan con defenesiva”.

El mariscal de campo de los Dallas Cowboys, Tony Romo, durante un partid...
El mariscal de campo de los Dallas Cowboys, Tony Romo, durante un partido contra los New England Patriots.

Por Rafael Carderera

SAN ANTONIO, Texas " Definitivamente lo que está pasando con el equipo de Dallas es digno de preocupación.

En el último partido ante los Eagles, la defensa de los Cowboys permitió un total de 239 yardas recorridas por tierra. De esas 239, 185 fueron del corredor Lesean McCoy.

Esto quiere decir que el sistema defensivo empleado no está siendo efectivo y como dice el dicho en NFL, “los juegos se ganan con ofensiva, pero los campeonatos se ganan con defenesiva”.

No hay duda que hay que hacer algo inmediatamente, ya que si a esto le sumamos la poca efectividad que se ha mostrado en el ataque, sin lugar a dudas los legendarios Dallas Cowboys la van a tener difícil para llegar a los play-offs.

Tony Romo

El siguiente punto a tener en consideración es Tony Romo.

publicidad

Al mariscal de campo se le está acabando el tiempo de demostrar que es un jugador con la capacidad de llevar en la espalda el peso de ser el líder de una franquicia de la trayectoria de los Cowboys con un dueño tan obsesionado con ganar como Jerry Jones.

A Romo no le ha ido del todo mal hasta el momento. En lo que va de año tiene 11 pases de anotación, con 1959 yardas completadas y siete intercepciones, pero a lo largo de toda su carrera (9 años) no ha podido definir en los momentos de presión.

Si Romo no lleva a Dallas lejos esta campaña, dudo que para el año que viene esté llevando el casco de la famosa estrella solitaria.

Calendario restante

El calendario restante para los Vaqueros  es de nueve juegos.

De esos nueve partidos, cuatro son teóricamente fáciles: Seattle, Washington, Miami y Arizona.

El resto será con rivales difíciles: Bills, Giants, Buccaneers, Eagles y de nuevo Giants.

De esos cinco enfrentamientos, dos serán en terreno hostil.

Depende de ellos mismos

Así que prácticamente todo depende de ellos mismos y lo bien que lo hagan jugando en casa.

De las tres victorias de Dallas, dos han sido en Cowboys Stadium, pero ante equipos de los peores actualmente, Redskins que están con 3-4 y los Rams que tienen récord de 1-6.

Mi conclusión

Honestamente, pienso que Dallas puede estar en la posttemporada, pero no ganando la División Este de la Conferencia Nacional, sino como Wild Card.

publicidad

Por lo pronto a concentrarse en la próxima batalla que será este domingo en casa ante los débiles Seattle Seahawks (2-5). De no ganarse este juego, podría ser un devastador golpe, del que quizás no logren recuperarse.

(Rafael Carderera es el conductor de deportes de Univision 41 en San Antonio, Texas)

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad