publicidad
Para ser número uno, el serbio tiene que ganar en el Masters 1000 de Roma y esperar que Nadal caiga antes de las semifinales, algo que no parece muy sencillo.

Novak Djokovic, con el número uno al alcance de la mano

Novak Djokovic, con el número uno al alcance de la mano

Tras su demostración de fuerza en la final del Masters de Madrid ante Rafa Nadal, el serbio Novak Djokovic, número dos mundial, parece tener muy cerca llegar al número uno, el cual podría alcanzar los próximos días.

Para ser número uno, el serbio tiene que ganar en el Masters 1000 de Rom...
Para ser número uno, el serbio tiene que ganar en el Masters 1000 de Roma y esperar que Nadal caiga antes de las semifinales, algo que no parece muy sencillo.

Tras su demostración de fuerza al ganar a Rafa Nadal en la final (7-5, 6-4) del Masters 1000 de Madrid, el serbio Novak Djokovic, número dos mundial, parece tener muy cerca llegar al número uno, algo que incluso podría alcanzar en la lista ATP del próximo lunes.

En la época de la 'tiranía compartida' de Nadal, actual primer clasificado, y el suizo Roger Federer, número tres, parecía improbable que Djokovic pudiera inmiscuirse en ese pulso a dos, pero 2011 ha supuesto un salto cualitativo que convierte al balcánico en el mejor tenista del momento.

Para ser número uno, el serbio tiene que ganar en el Masters 1000 de Roma esta semana, como ya hizo en la edición de 2008, y esperar que Nadal caiga antes de las semifinales, algo que no parece muy sencillo, aunque el español podría enfrentarse en ese camino al brasileño Thomaz Bellucci y a su compatriota David Ferrer.

publicidad

Nadal cuenta con cinco títulos en el Foro Itálico de Roma y sólo ha perdido una vez, en 2008 frente al también español Juan Carlos Ferrero en la segunda ronda, en un partido en el que se vio muy mermado por unas ampollas que no le dejaban moverse con comodidad.

"Paremos de hablar del número uno. Mi plaza de uno no está en peligro, está directamente perdida", dijo el español tras caer en Madrid, consciente de que en los próximos meses defenderá muchos puntos, los conseguidos en 2010 al encadenar los títulos de Roland Garros y Wimbledon.

Si el serbio alcanza la posición más alta de la ATP, se convertirá en el primero en hacerlo, más allá de Federer y Nadal, desde febrero de 2004, poniendo simbólicamente fin a un duelo legendario que se recordará como uno de los más grandes de la historia de este deporte.

Por el momento, Djokovic está invicto en 2011 y acumula un récord de 32 victorias seguidas desde el arranque de la temporada.

En la temporada de tierra renunció a disputar el Masters 1000 de Montecarlo, teóricamente por problemas físicos, pero acaba de encadenar la victoria en 'su' torneo de Belgrado y en Madrid, donde tuvo que disputar partidos complicados ante Ferrer, Bellucci y el propio Nadal.

El riesgo ahora para el serbio será dosificar sus esfuerzos y evitar un desgaste excesivo en Roma, que reste fuerzas para el gran desafío de Roland Garros, que comienza ya el 22 de mayo y donde Djokovic quiere apuntarse el segundo Grand Slam del año, tras su triunfo en el Abierto de Australia.

publicidad

Nadal, por su parte, quedó con la moral tocada, tras romper su racha de 37 victorias seguidas en arcilla, perdiendo por primera vez desde los octavos de final de Roland Garros-2009, cuando fue sorprendido por el sueco Robin Soderling.

La de la final de Madrid fue su séptima derrota en tierra batida desde 2005 y parece que Djokovic le tiene tomada la medida, tras imponerse recientemente también en las finales que disputaron en Indian Wells y Miami.

Roma y Roland Garros dictarán sentencia sobre qué ocurre con el puesto de número 1. Pero pocos parecen dudas que 'Nole' Djokovic, tarde o muy temprano, disfrutará de ese honor.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad