publicidad
Serena Williams y Angelique Kerber.

Kerber rompe los pronósticos y vence a Serena Williams en el Abierto de Australia

Kerber rompe los pronósticos y vence a Serena Williams en el Abierto de Australia

La alemana Angelique Kerber rompió todos los pronósticos al imponerse a la estadounidense en la final del Abierto de Australia.

Serena Williams y Angelique Kerber.
Serena Williams y Angelique Kerber.

La alemana Angelique Kerber rompió todos los pronósticos al imponerse a la estadounidense Serena Williams en la final del Abierto de Australia por 6-4, 3-6 y 6-4 tras dos horas y cuarto de partido.

Kerber, que estuvo cerca de la eliminación en su primer partido en Melbourne Park -salvó una bola de partido ante la japonesa Misaki Doi-, venció en el partido más importante de su carrera WTA, en un agónico tercer set que se alargó casi por espacio de una hora.

Tras un primer set en el que la jugadora alemana 'sorprendió' a la número 1 del mundo por su aplomo y seguridad en la pista, surgió el genio y la potencia física de Williams para igualar la contienda en poco más de media hora y un 6-3 a su favor.

En la manga definitiva, Kerber sacó a relucir su mejor tenis y, sobre todo, se alejó de los errores tanto como pudo hasta que consiguió doblegar a la estadounidense.

Serena Williams consiguió 47 golpes ganadores por 46 errores no forzados, mientras que Angelique Kerber consiguió 25 golpes ganadores por sólo 13 errores no forzados. Por ahí se puede explicar, en parte, la victoria de la jugadora alemana, que consigue el primer Grand Slam de su palmarés.

Williams, número 1 del mundo, era la clara favorita para revalidar el título - que se había llevado a casa las seis veces que llegó a la final - y buscaba igualar el record de Steffi Graf de 22 torneos del Grand Slam.

publicidad

Por contra, por segunda vez en otros tantos majors, se quedó a un paso del éxito. En 2015 Williams ganó el Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon pero perdió ante Roberta Vinci en las semifinales del Abierto de Estados Unidos. La temporada pasada quedó a un paso de completar el Grand Slam, una posibilidad que se desvaneció esta al perder el primer de los cuatro grandes torneos del año.

La estadounidense, de 34 años, no había cedido un set en las seis rondas previas hasta que el sábado perdió el primer del partido ante la alemana Kerber, séptima preclasificada que disputaba su primera final de un torneo del Grand Slam.

En sus seis enfrentamientos previos, Kerber solo había ganado una vez a Williams -en 2012. La alemana se recuperó de un inicio de torneo dubitativo, donde tuvo que salvar un punto de partido en primera ronda para eliminar a Misaki Doi.

El año pasado se despidió de Melbourne Park tras su primer partido y este reconoció que en el juego ante Doi tuvo "una pierna en el avión de vuelta a Alemania". Sin embargo se convirtió en la primera alemana en ganar en Australia desde Graf en 1994.

"Toda mi vida he trabajado muy duro y ahora estoy aquí y puedo decir que soy campeona de un Grand Slam", dijo. "Suena muy loco e increíble".

"Han sido las mejores dos semanas de mi vida", no dudó en señalar una Kerber eufórica a la hora de recoger su trofeo de campeona, que irá acompañado de un premio en metálico de 2.2 millones de euros (equivalentes a unos 2.38 millones de dólares) para redondear la alegría de la alemana.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad