publicidad
El serbio Djokovic mostró gran temple y a pesar de ir abajo en algunas ocasiones, sacó la casta para vencer a la raqueta número uno del mundo y coronarse en Key Biscayne.

En duelo cardiaco, Novak Djokovic doblegó a Rafael Nadal y se coronó en Miami

En duelo cardiaco, Novak Djokovic doblegó a Rafael Nadal y se coronó en Miami

En gran partido el serbio Novak Djokovic doblegó al español Rafael Nadal  en tres sets para llevarse el título del torneo de Miami.

El serbio Djokovic mostró gran temple y a pesar de ir abajo en algunas o...
El serbio Djokovic mostró gran temple y a pesar de ir abajo en algunas ocasiones, sacó la casta para vencer a la raqueta número uno del mundo y coronarse en Key Biscayne.

MIAMI - Cada tres años, Rafael Nadal juega una final en Miami. Y cada tres años, la pierde. Al número 1 del mundo se le sigue resistiendo el Sony Ericsson Open, uno de los tres Masters 1000 -y el más importante- que falta en su palmarés. En 2005 cayó contra Roger Federer, cuando la final se disputaba a cinco sets. En 2008 Davydenko le dejó sin título.

Este año ha sido Novak Djokovic, el jugador más en forma del circuito que se apunta a su cuarto torneo consecutivo (Australia, Dubai, Indian Wells antes que Miami) y alarga su racha de triunfos a 26. El serbio no pierde desde la semifinal del masters en Londres el pasado noviembre frente a Roger Federer.

"Han sido los cuatro mejores meses de mi carrera", afirmó Djokovic tras el partido. "Ha sido una final increíble. Más de tres horas y media con el mejor jugador del mundo. Para estos partidos se practica realmente este deporte".

publicidad

Los número 1 y 2 llegaban a la final después de dominar con total autoridad sus partes respectivas del cuadro. Nadal sólo había perdido un set contra Tomas Berdych y haba conseguido mantener su servicio en 47 de 48 juegos. Djokovic, por su parte, no había cedido ni una sola vez su servicio, había salvado 13 bolas de break y nadie le había hecho más de 4 juegos en un set.

Los dos primeros sets no tuvieron mucha historia. El primero se lo apuntó Nadal después de romper el servicio de Djokovic en el tercer y quinto juegos. El español hacía mucho daño con su revés a dos manos, el serbio acumulaba errores no forzados y, aunque no sacó con la efectividad de los partidos previos, Nadal cerró con su servicio el primer parcial 6-4.

El guión del segundo set fue similar, pero con los protagonistas intercambiados. 'Rafa' bajó un poco la intensidad de su juego y 'Nole' afinó su juego desde el fondo de la pista para arrancar 3-0 el parcial y luego navegar cómodamente hasta el 6-3.

El arranque del tercer set se antojaba clave. Nadal, con su saque, tenía la oportunidad de volver a entrar en el partido o seguir con la tónica del segundo parcial y volver a repetir lo ocurrido en Indian Wells hace tan sólo dos semanas. Ocurrió lo primero: el español, en uno de los juegos más largos del encuentro, mantuvo su saque para llevar la iniciativa del set.

publicidad

Djokovic respondió con autoridad y puso el 1-1, pero el partido volvía a estar nivelado prometiendo el intenso tercer set que esperaban los 14,625 espectadores en el estadio de Crandon Park en Key Biscayne, récord de asistencia en una final de este torneo.

Con 2-2, Nadal levantó un 0-30 en el quinto juego. Ambos tenistas defendían su servicio como gato panza arriba, conscientes de que el primero en perderlo se quedaría sin opciones en el parcial definitivo. Así llegaron hasta el tie-break manteniendo cada uno su saque, no sin problemas, subiendo el nivel de tenis según se acercaba el desenlace de la final.

Y fue entonces cuando, superadas las tres horas de partido bajo un sol abrasador, comenzó a notarse el cansancio y surgieron las imprecisiones. Nadal, según comentó después, utilizó 10 camisetas a lo largo del partido. No paró de sudar.

"Estaba muy cansado al final, más de lo habitual", dijo.

Los cinco primeros puntos del tie-break cayeron del lado del que restaba, incluida una fatídica doble falta de Nadal. El servicio, que había salvado su partido contra Berdych, fue hoy su tumba.

"Hoy el saque no me ha ayudado", afirmó. "No he sacado ventaja con el primer saque. En la final de Indian Wells saqué mal. Hoy no, pero tampoco me ha ayudado".

Djokovic fue el primero el lograr un punto con su saque en el tie-break, que luego consolidó para escaparse hasta un 2-6 que Nadal trató de recuperar con el aliento de los aficionados. No pudo ser. Después de salvar dos bolas de partido, el serbio cerró con autoridad para ganar su segundo título en Miami y mostrar su inmediata candidatura a número uno del mundo. Su arranque de temporada es el tercero mejor de la historia tras las 39 victorias de John McEnroe en 1984 y las 25 de Ivan Lendl en 1986. Aún así, no se siente el mejor del momento.

publicidad

"Rafa es definitivamente el mejor jugador del mundo ahora", sentenció.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad