publicidad
Mariana Duque-Mariño avanzó a la tercera ronda

El sombrío momento del tenis sudamericano

El sombrío momento del tenis sudamericano

En este US Open, el brasileño Thomaz Bellucci y la colombiana Mariana Duque-Mariño son los únicos que han podido alcanzar la tercera ronda.

Mariana Duque-Mariño avanzó a la tercera ronda
Mariana Duque-Mariño avanzó a la tercera ronda

NUEVA YORK (AP) — En el primer día del Abierto de Estados Unidos, Juan Martín Del Potro dejó un recado en su cuenta de Twitter: "Hoy comenzó el @usopen, mi torneo favorito. El año próximo estaré ahí".

Había algo de melancolía en el mensaje del tenista argentino, campeón del torneo en 2009 y que por segunda edición seguida se ausentó de Flushing Meadows por lesiones.

La ausencia de Del Potro, quien se recupera de una tercera cirugía en la muñeca izquierda, también pone en evidencia la falta de protagonismo del tenis latinoamericano, sin jugadores que con regularidad accedan a las últimas etapas de las grandes citas.

En este US Open, el brasileño Thomaz Bellucci y la colombiana Mariana Duque-Mariño son los únicos que han podido alcanzar la tercera ronda.

Argentina, la gran potencia de la región, no tuvo preclasificados en ninguna de las llaves del US Open desde 1999.

"Ha cambiado un poco el escenario del tenis en Sudamérica, especialmente para Argentina que siempre tuvo grandes jugadores", señaló Bellucci, el 30mo preclasificado tras vencer 6-0, 6-3, 6-4 al japonés Yoshihito Nishioka. "Hoy en día, Argentina tiene buenos jugadores, pero no tiene jugadores de ese nivel que pueden llegar lejos en Grand Slams como Del Potro".

Bellucci fue el único sudamericano que entró en la preclasificación de 32 jugadores del torneo, y ahora presume de su mejor actuación en un US Open. Su avance a los octavos de final de Wimbledon 2010 constituye su mejor resultado en los Grand Slams.

publicidad

"Es una pena que solo tengamos un jugador en la tercera ronda (del cuadro masculino)", indicó.

Sin cumplirse la primera semana de actividad, el balance para los latinoamericanos es flojo.

De los cuatro argentinos que se presentaron, sólo uno pudo sobrevivir al debut: ese fue Diego Schwartzman, quien posteriormente cayó en tres reñidos sets ante Rafael Nadal.

El sorteo no ayudó. Leonardo Mayer, 34 del ranking y su mejor carta, debió medirse contra Roger Federer, y apenas pudo ganarle cuatro games en 1 hora y 17 minutos.

Definitivamente son tiempos de vacas flacas para Sudamérica, lejos de años como 2004, cuando los argentinos Guillermo Coria, David Nalbandian y Gastín Gaudio terminaron en el Top 10. También 1999, la temporada en la que un chileno (Marcelo Ríos), un ecuatoriano (Nicolás Lapentti) y un brasileño (Gustavo Kuerten) figuraron entre los 10 mejores al cierre.

Ahora mismo, el chileno mejor situado en el ranking es Hans Podlipnik Castillo (162) y Giovanni Lapentti (229) es el ecuatoriano más encumbrado.

Para el colombiano Santiago Giraldo, 59 en el ranking y que nunca ha podido superar la primera ronda en el US Open en seis oportunidades, el futuro es sombrío.

"No vienen nuevos jóvenes", dijo Giraldo, de 27 años. "El tenis de ahora no está hecho para lo que hacíamos antes, ese tenis lindo de muchos peloteos está destinado a la extinción".

publicidad

"A mí tocaron las dos generaciones... y creo que está clarísimo que el tenis está cambiando mucho", analizó Giraldo. "Cada vez hay menos torneos en tierra, y van a haber menos. Cada vez hay más jóvenes que son todos unos gigantes que miden 1,98 metros para arriba y sacan todos por encima de los 215 kilómetros por hora. Cada vez el tenis es más rápido, las pistas y las raquetas son más rápidas y yo creo que a los latinoamericanos nos va seguir costando mucho".

El argentino Guido Pella, también eliminado en la primera ronda, fue más crudo al extremo de comentar que mantener base en casa es negativo: "Hay que olvidarse de lo que fue la milagrosa Legión argentina... Es muy difícil ver juniors que sean verdaderos cracks. Creo que entrenarse en Buenos Aires es dar ventajas. Las canchas y las pelotas son demasiado lentas y al tenis se juega cada vez más rápido. Meten aces hasta en los segundos saques. En Europa es distinto".

Bellucci apuntó a la falta de centros de entrenamientos como causa principal, pero reconoció que los sudamericanos afrontan una nueva realidad frente a sus adversarios.

"El cambio físico en el tenis ha sido brutal en los últimos años. Estaba viendo un partido de 15 y 20 años y era otra intensidad, otra velocidad de bolas", dijo Bellucci. "Pero no creo que la altura sea lo más importante. (Novak) Djokovic y otros jugadores no son muy altos, pero físicamente son muy fuertes, llegan a todas las bolas".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad