publicidad
Josh Freeman negó que sus desencuentros con Greg Schiano lo vayan a llevar a dejar el equipo (AP-NFL).

Josh Freeman negó haber pedido ser cambiado por los Buccaneers

Josh Freeman negó haber pedido ser cambiado por los Buccaneers

El quarterback de Tampa Bay Josh Freeman negó rumores de que pedirá ser cambiado por discordias con su entrenador Greg Schiano.

Josh Freeman negó que sus desencuentros con Greg Schiano lo vayan a llev...
Josh Freeman negó que sus desencuentros con Greg Schiano lo vayan a llevar a dejar el equipo (AP-NFL).

El 15 de septiembre temprano surgió el rumor de que había aumentado la tensión entre Josh Freeman y Greg Schiano.

Tras una segunda derrota dolorosa en la semana dos, el quarterback de los Tampa Bay Buccaneers habló sobre el reporte de que podría pedir ser cambiado por el equipo.

“No, de ninguna manera”, dijo Freeman tras el partido. “La primera vez que escuché eso fue hace literalmente 10 segundos, justo antes de entrar aquí. Sin duda soy un Buccaneer y sigo preparándome para intentar salir todas las semanas y darle a mi equipo una oportunidad de ganar el partido”.

¿Será posible que la especulación sobre la búsqueda de un cambio haya surgido de alguien cercano al mariscal?

“Si ese es el caso, necesito un nuevo entorno porque no he escuchado nada”, dijo Freeman.

publicidad

En el campo, Freeman y los “Bucs” siguieron batallando en una derrota 16 a 14 contra los New Orleans Saints. El quarterback terminó con 9 de 22 para 118 yardas y un touchdown, con una intercepción. Freeman vio como un pase de touchdown de 75 yardas a Vincent Jackson anulado por una falta de formación ilegal contra el tackle derecho Demar Dotson.

Cuando se le preguntó a si Freeman sería el quarterback de los “Bucs” en la semana tres, el entrenador Schiano dudó antes de responder “no veo razón por la que no lo fuera”.

“Voy a tener que echar un vistazo al video para ver qué está sucediendo”, dijo Schiano. “No solo es el quarterback. La culpa es mía. Yo soy el entrenador en jefe y cuando no estamos haciendo cosas ofensivamente que somos capaces de hacer, particularmente en el juego aéreo… tenemos que ver lo que están haciendo todos desde un punto de vista de entrenadores, lo que estamos haciendo con la ejecución y, de nuevo, es mi culpa. No culpo a nadie más”.

Los Buccaneers estaban desesperadamente necesitados de esta victoria, así sea solo para acallar los rumores de peleas internas que involucran al coach y al quarterback. Este tipo de narrativa puede hundir una temporada rápidamente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad