publicidad

Plan de Juego: Olsen y compañía contra la secundaria pegajosa de Talib y amigos

Plan de Juego: Olsen y compañía contra la secundaria pegajosa de Talib y amigos

Plan de Juego: Olsen y compañía contra la secundaria pegajosa de Talib y amigos

GREG OLSEN

Por Jorge Pinzón Anaya

Carolina Panthers cuenta con receptores consistentes, nada espectaculares, muy parecidos a los que Seattle Seahawks ha tenido en los últimos años. Los elementos que hacen la diferencia son Greg Olsen y el brazo de Cam Newton.

Por su parte, la defensiva secundaria de los Broncos pueden resultar muy incómoda para los receptores de Carolina. Juegan con excelente técnica, no han mostrado violencia y agresividad, el Super Bowl es un buen momento para golpear más fuerte de lo acostumbrado. Será mejor que lo hagan, de lo contrario pueden pasarse la noche persiguiendo a Cam Newton.

CAROLINA


ATAQUE AÉREO CAROLINA

CAR – El cuerpo de receptores de Carolina Panthers no suma muchas yardas pero sí muchos touchdowns pero, sobre todo, muestra consistencia y productividad.

Para analizar el progreso de Cam Newton como pasador se necesita observar el rendimiento de sus receptores. En total 5 de ellos superaron las 30 recepciones, 400 yardas, promedio mayor a 12 yardas por envío y por lo menos 4 touchdowns cada uno durante la temporada. Esto indica que Newton repartió juego a todos. Solo un quarterback con visión de campo estudiada puede lograr algo como esto, él mismo Peyton Manning ha sido un ejemplo toda su carrera como excelente repartidor de pases.

El ala cerrada Greg Olsen es tema aparte. Perdido durante 4 años con los Chicago Bears, su carrera dio un cambio radical hace 5 años cuando fue adquirido por Carolina, desde ese momento ha ido en ascenso, con 2 campañas consecutivas de mil yardas y superior a 75 recepciones.

publicidad

Sin embargo, con todos estos datos positivos, Carolina no es una máquina ofensiva aérea. Es efectiva, pero no espectacular, ni siquiera promedió 230 yardas por partido durante la temporada, ritmo que mantuvo en los playoffs.

DENVER


DEFENSIVA AÉREA DENVER

DEN – La defensiva aérea de los Broncos vive una contradicción. Durante la campaña regular fue la única que no permitió más de 200 yardas promedio por partido de sus rivales, número uno contra el pase. En los playoffs es la peor, la única que ha permitido más de 300 yardas promedio por encuentro, claro que esto puede explicarse después de enfrentar a 2 quarterbacks calibre grandes pasadores: Ben Roethlisberger y Tom Brady a quienes acabaron a golpes.

La clave de éxito de los profundos sigue siendo el tiempo que la línea defensiva y linebackers le otorguen al quarterback rival para lanzar sus pases. Aqib Talib, Chris Harris, T.J. Ward y Darian Stewart tienen una técnica perfecta de marcación pegados a los receptores rivales quienes sufren para quitarse esa presión. Le dan poco espacio a los receptores, pero es probable que contra Cam Newton tengan una doble preocupación si sus compañeros de la línea no le llegan al quarterback de Panthers. ¿Qué hacer? ¿Marcar a los receptores o perseguir a Newton? La clave será la línea defensiva y linebackers.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad