publicidad

Historias doradas: Tim Krumrie y la trágica lesión que sufrió en el Super Bowl XXIII

Historias doradas: Tim Krumrie y la trágica lesión que sufrió en el Super Bowl XXIII

Historias doradas: Tim Krumrie y la trágica lesión que sufrió en el Super Bowl XXIII

TIM KRUMRIE

El Super Bowl XXIII fue uno de los mejores y más dramáticos partidos en la historia. Se recuerda por el pase de Joe Montana a John Taylor para definir el triunfo y darle a los San Francisco 49ers su tercer campeonato de Super Bowl.


Pero aparte de esa emoción por el espectacular final, existen historias de jugadores que brillaron por su extraordinario nivel, uno de ellos el tackle nariz de los Cincinnati Bengals, Tim Krumrie.


Desafortunadamente la historia de Tim Krumrie en el Super Bowl no es agradable, es triste y trágica. Tim Krumrie era el tackle nariz en la defensiva 3 - 4 que los Cincinnati Bengals utilizaban bajo la coordinación de nada menos, Dick LeBeau, una leyenda como asistente arquitecto de grandes defensivas.


publicidad


Dentro de ese esquema defensivo de los Bengals, Krumrie jugaba un papel determinante. Durante 4 años fue líder tackleador del equipo, algo inusitado para su posición, estar enfrente del centro en todas las jugadas implicaba sacrificar el físico en favor de los linebackers que entraban a tacklear. Sin embargo, Krumrie dominaba a tal grado el centro de la línea que era capaz de moverse para cubrir mucho terreno y tacklear en varias zonas.

TIM KRUMRIE

El reto para Krumrie y Cincinnati en el Super Bowl XXIII era detener a la ofensiva de los 49ers encabezada por Joe Montana.


No hay duda que pelearía hasta el final. Su estilo agresivo era su mejor arma. Era la piedra en la que sus compañeros se recargaban.


Pero el momento trágico llegó cuando trató de alcanzar al corredor Roger Craig de los 49ers. El movimiento fue tan brusco que su pierna izquierda no soportó la presión del impacto con el suelo y luego en el aire terminó por quebrarse. Krumrie quedó tendido en el terreno de juego, le aplicaron una bolsa de plástico con el molde de la pierna con el objetivo de mitigar el dolor, pero eso era lo que menos le importaba a Krumrie.


Se diagnosticó fractura de tibia y peroné pero Krumrie no quiso ir al hospital, trató de quedarse en el Estadio Joe Robbie para observar el partido hasta el final. Los médicos no lo permitieron y le advirtieron que entraría en estado de shock si no era atendido de inmediato.


publicidad


Tenía tiempo para recuperarse pero, sobre todo, determinación para hacerlo. Regresó para la siguiente temporada, 1989, jugó 6 campañas más, una de ellas en 1992 como líder tackleador de los Bengals y se retiró en 1994 con 1,017 tackledas en su registro, 700 en solitario con 34.5 capturas de quarterback.


Hizo carrera como entrenador de línea defensiva en Cincinnati, Buffalo, Kansas City y con los Hartford Cardinals de la desaparecida United Football League.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad