publicidad
"Todos los jugadores lo adoran", afirmó el alero estelar LaMarcus Aldridge.

Popovich un modelo de consistencia en la NBA

Popovich un modelo de consistencia en la NBA

En una liga donde la premisa suele ser el espectáculo, los Spurs simplemente se presentan, hacen su trabajo y se marchan a casa con la victoria.

"Todos los jugadores lo adoran", afirmó el alero estelar LaMarcus Aldridge.
"Todos los jugadores lo adoran", afirmó el alero estelar LaMarcus Aldridge.

La práctica de tiro de San Antonio transcurre en silencio, salvo por el rechinido ocasional que emiten los zapatos de los jugadores al deslizarse sobre la cancha o por el zumbido del balón que roza la red de la cesta.

Los jugadores están alineados a los costados, desde donde observan la forma en que cada compañero intenta dos tiros libres. Todos se mueven de manera ordenada.

Muy ordenada, sin concursos de disparos desde la media cancha, y sin malgastar la energía.

Es un microcosmos de cómo funcionan los Spurs, de manera simple y efectiva.

"Tratamos de hacer cosas lógicas", dice el entrenador de San Antonio, Gregg Popovich. "Es en cierto modo lo que nos ha funcionado".

En una liga donde la premisa suele ser el espectáculo o el glamur, los Spurs simplemente se presentan, hacen su trabajo y normalmente se marchan a casa con la victoria en la bolsa. Y este equipo, ahora vestido de plateado y negro, es quizás el mejor que ha tenido la franquicia con Popovich.

No es algo menor, si se toma en cuenta que el reputado entrenador ha ganado ya cinco campeonatos de la NBA con los Spurs.

San Antonio ostenta una foja de 45-8, y no hay duda de que tiene la calidad suficiente como para que Popovich abrigue esperanzas de conquistar un sexto anillo.

"Todos los jugadores lo adoran", afirmó el alero estelar LaMarcus Aldridge, el premio conseguido por los Spurs en el mercado de agentes libres para esta temporada. "Ellos entienden que él piensa de manera distinta, fuera de los convencionalismos. Y entienden que es muy estricto. Pero es un ganador y lo adoran".

publicidad

En toda la liga, ningún entrenador genera más muestras de respeto que Popovich, de parte de sus colegas y de los jugadores. Puede hablar con elocuencia de varios temas, pero se niega rotundamente a revelar los secretos de su éxito en el basquetbol.

Tal vez ésa sea parte de su genialidad.

O quizás, según sugiere el alero David West, no hay muchos secretos que compartir. A mediados del año anterior, cuando West se incorporó a los Spurs como agente libre, trató de encontrar algo místico que distinguiera a Popovich de otros entrenadores.

No encontró nada.

"No hay misterios ni nada por el estilo", indicó. "Es sólo la forma en la que ellos hacen las cosas. Encuentran una fórmula que funciona y se apegan a ésta".

Eso es lo que ha hecho Popovich durante dos décadas en San Antonio. Sin alharaca, el equipo está teniendo una campaña notable. Marcha a un ritmo que le permitiría conseguir la tercera mejor foja de una campaña regular en la historia de la NBA.

Pero ello sólo basta para que los Spurs ocupen el segundo puesto en la conferencia del Este, pues el campeón defensor Golden State ha deslumbrado con un récord de 48-4.

Popovich es un ganador. Pero el astro LeBron James guarda en el recuerdo una noche de 2013, en la que el entrenador mostró que también era un buen perdedor.

Los Spurs cayeron ante James, quien jugaba entonces en el Heat de Miami, en el séptimo partido de la final. Popovich esperó unos minutos en la cancha para felicitar a los nuevos campeones.

publicidad

"Hay mucho respeto", dijo James, ahora con los Cavaliers de Cleveland. "Pop y yo siempre hemos tenido una conexión. Lo he enfrentado tres veces en la final. He admirado lo que ha hecho con esta franquicia durante tanto tiempo".

Relacionado
El entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, observa un partido de pretem...
Popovich será el proximo entrenador de selección de básquet
Popovich entrenará a la selección de básquetbol de EEUU en 2017, tras los Juegos Olímpicos de Río 2016.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad