publicidad
Michael Vick ajustará su juego para no perderse ni un partido (AP-NFL).

Michael Vick ‘reza’ por poder jugar los 16 partidos de la temporada

Michael Vick ‘reza’ por poder jugar los 16 partidos de la temporada

Michael Vick sabe lo importante que es que esté en el campo por lo que reza por jugar los 16 partidos libre de lesiones.

Michael Vick ajustará su juego para no perderse ni un partido (AP-NFL).
Michael Vick ajustará su juego para no perderse ni un partido (AP-NFL).

Una de las críticas que se han hecho contra Michael Vick es su incapacidad de jugar una temporada completa. El quarterback estuvo fuera en tres partidos de 2011 para los Philadelphia Eagles, y no ha jugado los 16 partidos de una temporada desde 2006.

¿Veremos al Michael Vick de 2010? Opina en los foros de la NFL.

Es un reto planear alrededor de un quarterback que no puede mantenerse saludable. Teniendo eso en mente, Vick está buscando una aproximación más segura.

“Quiero hacerle una promesa a todos mis fans de que voy a hacer un esfuerzo consciente, un esfuerzo cognitivo, para asegurarme de protegerme”, dijo Vick a una estación de radio en Philadelphia. “Y ya saben cuál ha sido mi lema en los últimos seis meses y que me repito a mi mismo: ‘consigue la próxima yarda en la próxima jugada’. Saben, cuando corro con el balón o intento improvisar. Consigue la próxima yarda en la próxima jugada”.

publicidad

Vick habló de dejar esas yardas extra para segunda y tercera oportunidad, una idea inusual para un quarterback, pero los Eagles están intentando disminuir las veces en las que Vick se mete a la carrera en el tráfico.

“Rezo a Dios para poder jugar los 16 partidos”, dijo Vick. “Sé que esa es la clave de la temporada. Lo sé profundo en mi corazón. Y si bien creo en los jugadores detrás de mí y los que me rodean, sé lo que puedo hacer y sé lo que traigo a la mesa cada domingo, así que sé que es fundamental que esté en el campo”.

Vick ha usado este receso de temporada para estudiar video de los partidos, analizando sus errores en una temporada que terminó con marca de 8-8 y no llegó a ningún lado. Vimos a un pasador más confiado en el bolsillo en 2010, cuando Vick llevó a los Eagles a playoffs a base de voluntad. Uno no quiere ver al mariscal limitar sus dones naturales pero, a los 32 años, ha llegado el momento de ajustar su manera de jugar.

Si logra mantenerse en el campo, Philadelphia podría romper corazones en la NFC Este.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad