publicidad

Papá, vamos al estadio

Papá, vamos al estadio

Se inicia una temporada mas de las grandes ligas, el deporte nacional de los Estados Unidos y la pasión de grandes y chicos

Por Salvador Cruz Umanzor

Se inicia una temporada mas de las grandes ligas, el deporte nacional de los Estados Unidos y la pasión de grandes y chicos, especialmente de estos últimos, que se ilusionan con ir al  estadio y ver de cerca a sus ídolos, pero cuando le piden a su padre que los lleve, la triste respuesta es “Los siento no puedo”.

Es comprensible, el béisbol ha dejado de ser un deporte familiar, por que los precios son exageradamente altos, mas lo exageradamente caro que es comerse un hotdog ($5.00 ) o tomarse un refresco otros cinco dolares.

Agrégele otros siete dólares si se le antoja una fria, una gorra de recuerdo que pedirá el niño 25.00 dolares y quizas una que otra golosina que debe sumarse a la cuenta, ademas del pago de estacionamiento que en el Yankee Stadium por ejemplo es de 35 dolares, si es que va en su vehiculo.

Si va al estadio con un solo niño, el promedio de gasto puede llegar por lo bajo a los 200 dolares, pero si tiene mas de un hijo mas su esposa, se le va el cheque de la quincena.

Quizás pueda encontrar un boleto a bajo precio, pero entonces debe comprarse  unos vinoculares y hasta un paraguas para protegerse de alguna broma que le hagan las palomas.

Los super millonarios salarios de los peloteros es solo una de las razones que han contribuido a que el béisbol haya dejado de ser un deporte que puede disfrutarse con la familia en el estadio, por eso tristemente la respuesta de un padre de famlia será  “LO SIENTO NO PUEDO”  cuando sus hijos les pidan llevarlos a ver un juego de béisbol.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad