publicidad

Opinión: Terapia intensiva: la lucha libre mexicana en problemas

Opinión: Terapia intensiva: la lucha libre mexicana en problemas

La salida de Místico del CMLL, es un gran golpe para esta empresa. Amado u odiado, la gente pagaba un boleto para verlo en acción. El ahora conocido ‘Sin Cara’ se va a la WWE y deja en terapia intensiva a la Seria y Estable. ¿Por qué?

Por: Christian Tetzpa

La salida del luchador más taquillero de la década: Místico, del CMLL, es un gran golpe para esta empresa. Amado u odiado, la gente pagaba un boleto para verlo en acción. El ahora conocido ‘Sin Cara’ se va a la WWE y deja en terapia intensiva a la Seria y Estable. ¿Por qué?

Los aficionados están cansados de ver la misma película cada viernes. Los combates de tres contra tres a tres caídas, son tediosas. Un episodio es para los técnicos, otro para los rudos y la victoria se define en la tercera, la cual, por lo general, es la única que vale la pena porque se ‘echa toda la carne al asador’. ¿Por qué no hacer más duelos ‘Mano a Mano’, de parejas, por algún campeonato o a una caída? Variedad, es la clave.

También hay que darle oportunidad a los jóvenes que vienen empujando fuerte: La Sombra, Dragón Rojo, Máscara Dorada, Volador Jr., etc. Las figuras como Último Guerrero, Atlantis, Blue Panther, Negro Casas y Felino ya no tienen ese ‘punch’ para prender la arena. Se agradece el llaveo y contrallaveo, pero no es suficiente. La gente quiere acción.

Las historias que van detrás de un luchador son importantes. La caracterización de un personaje hace que creas o no en él. Místico fue un claro ejemplo de ello. Impresionante verlo entrar al cuadrilátero. Su máscara plateada con detalles dorados eran lo único que podía visualizarse en el recinto sin alumbrar; la música, los ojos blancos y los músculos perfectamente torneados, lograron que las personas lo ovacionaran. Sus movimientos en el ring, la ‘Mística’ y sus espectaculares vuelos, dejaron boquiabierto a más de uno.

publicidad

Finalmente, las rivalidades ‘hechas al vapor’ no sirven. Para la función ‘Homenaje a Dos Leyendas’, la lucha estelar por las cabelleras: Porky y Máximo vs Texano Jr. y El Terrible no le interesa a la afición. Es una rivalidad que tiene no más de dos semanas y que al espectador no le emociona al mínimo. Talento hay de sobra, pero hay que saber utilizarlo. ¿Por qué no jugársela con el duelo de máscaras entre La Sombra y Volador Jr.?, ¿o entre Averno y Máscara Dorada? Hay que arriesgarse. La gente se cansa de pedir y no recibir.

El Consejo Mundial de Lucha Libre está en terapia intensiva y urge una solución. Sin duda, no podrá vivir siempre del renombre y la tradición que tiene. Triple A, Perros del Mal y WWE les están ganando todas las batallas. ¿Acaso será el fin de esta empresa?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad