publicidad

No hay acuerdo en la NBA, peligra temporada

No hay acuerdo en la NBA, peligra temporada

El presidente del sindicato de jugadores de la NBA, el base Derek Fisher, de los Lakers de Los Ángeles.

NUEVA YORK - El presidente del sindicato de jugadores de la NBA, el base Derek Fisher, de los Lakers de Los Ángeles, declaró que no hubo acercamiento en las diferencias que mantienen con los dueños para la firma de un nuevo convenio laboral.

Fisher habló que la reunión de trabajo que mantuvieron en Nueva York los miembros de su sindicato con los propietarios de los equipos y directivos de la NBA, encabezados por el comisionado David Stern.

"Sostuvimos intensas discusiones para ver si podíamos acercar posturas, pero existe una gran separación", declaró Fisher. "Hoy no era el día para cerrar este asunto y ni tan siquiera fuimos capaces de acercar posturas".

El director ejecutivo del sindicato, Billy Hunter, también confirmó que ni tan siquiera habían discutido cuando podrían reunirse de nuevo.

"Puede ser que en un mes, dos meses. Sus deseos son tan buenos como el mío", declaró Hunter a los periodistas que esperaban a las afueras del hotel de Nueva York, donde se celebró la reunión.

Los jugadores, que la pasada temporada en el último año del antiguo convenio colectivo recibieron el 57 por ciento de los ingresos generados por el baloncesto (BRI, siglas en inglés) para pagar sus salarios, aceptaron bajar el porcentaje al 53, pero los dueños sólo han aceptado subir del 46, que era su propuesta inicial, al 47.

publicidad

"Cuando la liga ofreció el 47 por ciento, en realidad la reunión ya había concluido", destacó Hunter. "Es inadmisible esa figura".

Ambas partes habían llegado a la reunión sabiendo que si no conseguían resultados positivos ya no les queda tiempo material para que la temporada regular dé comienzo el próximo 1 de noviembre como está establecido el calendario oficial de competición.

Junto a Fisher también estuvieron en la reunión su compañero de equipo el escolta estrella Kobe Bryant, que regresó de su viaje por Europa, el alero Paul Pierce, de los Celtics de Boston, y su compañero Kevin Garnett.

Stern y los dueños de los 30 equipos insisten que la temporada pasada perdieron 300 millones de dólares y que 22 equipos tuvieron números rojos, por lo que el actual sistema financiero de la liga no es rentable y hay que cambiarlo.

De ahí que exijan la reducción de los ingresos que reciben los jugadores por el BRI, una bajada de los salarios y establecer un tope salarial rígido con contratos que sean garantizados y de corta duración.

Mientras que los jugadores aseguran que fueron 18 y no 22 los equipos que perdieron dinero y consideran que la NBA comenzó a tener de nuevo ganancias durante la pasada temporada con récord de asistencia, nuevos contratos de televisión y otros beneficios.

Antes que de la reunión en Nueva York, seis de los agentes más importantes que controlan a las estrellas de la NBA mandaron una carta a sus respectivos clientes en las que les pedían que no aceptasen ningún oferta de los dueños con precipitación y no firmasen nada.

publicidad

En la misma misiva, los agentes insisten que los dueños quieren presionar y amenazar a los jugadores para que firmen un nuevo convenio en el que los únicos perdedores van a ser ellos, sin recibir nada a cambio.

Por su parte el comisionado Stern advirtió que si no se comienza la temporada el 1 de noviembre será muy difícil disputar una temporada completa de 82 partidos.

De acuerdo al comisionado, la mayoría de los pabellones donde juegan los equipos ya han pedido a la liga que les dé un posible calendario para los meses finales del año, dado que si no van a disputarse partidos podrían alquilarlos para otros eventos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad