publicidad

Un recuerdo del día en el que Lawrence Taylor acabó con la carrera de Joe Theismann

Un recuerdo del día en el que Lawrence Taylor acabó con la carrera de Joe Theismann

Un recuerdo del día en el que Lawrence Taylor acabó con la carrera de Joe Theismann


Lawrence Taylor

El día que 'L.T.' retiró a Joe Theismann

publicidad

Los New York Giants y los Washington Redskins, que se verán las caras en el FedEx Field en la semana 12 de la NFL, tienen una de las rivalidades más añejas de la NFL que data desde el año 1932, cuando los Redskins fueron fundados con el nombre de Boston Braves.

De los 167 juegos, incluyendo dos de playoff, en los que Giants y Redskins se han enfrentado, 98 juegos han ido a manos de los neoyorquinos, 65 de los capitalinos y cuatro han terminado empatados.

Pero el momento más recordado en este enfrentamiento no es un juego emocionante, un final electrizante ni si quiera un título que le ganó un equipo al otro, un instante el 18 de noviembre de 1985, que quedó para siempre en la memoria de todos los que vieron aquel juego de lunes por la noche fue el recuerdo más grande y más influyente en la historia del Giants vs. Redskins.

Washington y New York cerraron la semana 11 de aquella temporada 1985 en lunes por la noche, los equipos entonces dirigidos por Joe Gibbs y Bill Parcells peleaban, junto con los Dallas Cowboys, por la División Este de la NFC.

En una jugada durante la primera mitad del encuentro los Redskins intentaron engañar a los Giants con un ‘flea-flicker’, sin embargo, los neoyorquinos no cayeron en la trampa y mandaron la carga al estelar quarterback de Washington, Joe Theismann.

La estampida de Giants llegó y el jugador más importante de aquella defensiva, el linebacker externo Lawrence Taylor capturó a Theismann, sin embargo, de inmediato ‘L.T.’ se incorporó y pidió desesperado al cuerpo médico de los Redskins que ingresara a asistir al pasador.


En la repetición del ángulo opuesto los televidentes se habían dado cuenta de la razón del horror en la cara de Taylor, al caer sobre Theismann, la pierna derecha del quarterback literalmente se atoró en la humanidad del defensivo doblándose de manera espeluznante provocando la fractura expuesta de la tibia y el peroné.

Ese momento marcó a la NFL, un juego televisado nacionalmente en lunes por la noche, una lesión que terminó con la ilustre carrera de Theismann que nunca volvió a la acción tras descubrir durante el proceso de rehabilitación que su pierna derecha nunca recuperaría el tamaño de su pierna izquierda imposibilitándolo de volver a practicar del deporte de alto rendimiento.

publicidad

Taylor consumó su reputación como el defensivo más temido en la liga y la importancia del tackle ofensiva del lado ciego del quarterback se incrementó exponencialmente, los equipos reconocieron en esa posición al seguro de su jugador más importante, el quarterback, y los salarios de esos jugadores, a partir de ese momento, se incrementaron de manera notable.

Los Redskins acabaron ganando aquel juego a pesar de la lesión de Theismann, pero el resultado fue lo de menos en aquella velada con la que terminó la semana 11 de la temporada 1985 de la NFL.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad