publicidad

Patriots se complicó de más pero terminó por derrotar con facilidad a Bills

Patriots se complicó de más pero terminó por derrotar con facilidad a Bills

Los New England Patriots se complicaron de más pero aprovecharon los errores de los Buffalo Bills para derrotarlos 52 a 28.

ORCHARD PARK, New York " Los Buffalo Bills dominaron a los New England Patriots por grandes porciones del partido y amenazaron con repetir la victoria de 2011, pero sus propios errores y un cierre furioso de los visitantes sentenciaron una cómoda victoria 52 a 28 para Bill Belichick y compañía, que volvieron a .500 en 2012.

Opina en los foros de la NFL.

Los Patriots arrancaron con fuerza al ataque marchando 90 yardas en su primera serie ofensiva para que Stevan Ridley abriera el marcador con carrera de seis yardas hasta las diagonales. El siguiente ataque de Bills culminó en una intercepción de Jerod Mayo en pase de Ryan Fitzpatrick a Stevie Johnson, y el juego parecía perfilarse para ser fácil para New England. Los Patriots consiguieron una intercepción más en el segundo cuarto pero fueron incapaces de convertir ambas en puntos.

New England navegaba tranquilo cuando Rob Gronkowski perdió un balón en su propia yarda 24 recuperado por Jairus Byrd. Fitzpatrick convirtió en una sola jugada la entrega en seis puntos en un bien ejecutado pase a Scott Chandler para empatar el marcador. Luego de otro error de Patriots, un gol de campo de 42 yardas fallado por Stephen Gostkowski, Fitzpatrick encontró de nuevo a Chandler, esta vez en conexión de 20 yardas para dar la ventaja a Buffalo. La primera mitad pudo haber terminado en un desastre completo para los visitantes cuando Wes Welker perdió el balón dejando a Bills en la yarda 21 de New England pero Vince Wilfork forzó y recuperó un balón suelto para ir al medio 14 a 7.

publicidad

Buffalo extendió su ventaja al principio del tercer cuarto cuando Fitzpatrick completó un pase de 68 yardas con Donald Jones que evidenció a la secundaria de Patriots y ponía a New England contra la pared. Los Patriots, sin embargo, ajustaron a la ofensiva favoreciendo más el juego terrestre y el cambio rindió frutos. New England anotó 35 puntos sin respuesta de los cuales 21 vinieron por tierra (incluyendo una carrera de cuatro yardas de Tom Brady) y un par de pases a Danny Woodhead y Gronkowski para poner el duelo más allá de cualquier duda. De los cinco touchdowns, dos llegaron como consecuencia directa de entregas de balón de Bills que perdieron el ovoide en seis ocasiones totales.

Los Patriots consiguieron 580 yardas totales de ofensiva, 340 para Brady por aire y 247 terrestres con Brandon Bolden y Ridley superando las 100 yardas (137 y 106 respectivamente) situación que no sucedió para New England desde principios de los años ochenta.

Buffalo (2-2) dio un buen partido pero no supo conservar su ventaja y ahora tendrán una dificilísima visita a los San Francisco 49ers en la semana cinco. Los Patriots (2-2) recuperaron un poco de su confianza de cara al duelo con su viejo enemigo, Peyton Manning, y los Denver Broncos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad