publicidad
Los oficiales de reemplazo dejarán el recuerdo de muchos errores (AP-NFL).

Oficial de reemplazo lamentó ser “satanizado” por todos

Oficial de reemplazo lamentó ser “satanizado” por todos

Jeff Sardorus, oficial de reemplazo, lamentó como su trabajo fue satanizado a pesar de su esfuerzo durante su paso por la NFL.

Los oficiales de reemplazo dejarán el recuerdo de muchos errores (AP-NFL).
Los oficiales de reemplazo dejarán el recuerdo de muchos errores (AP-NFL).

Los sueños de una vida resultaron no ser todo lo que los oficiales de reemplazo esperaban que fueran.

¿Cuál es tu balance final de los oficiales de reemplazo? Opina en los foros de la NFL.

El mundo del futbol americano dio un suspiro colectivo de alivio cuando los oficiales normales, que se encontraban en paro patronal, volvieron al emparrillado en la semana cuatro. El personal incluso recibió una ovación de pie de la gente en el M&T Bank Stadium.

Jeff Sadorus dijo a Sam Borden del New York Times que tres semanas de temporada regular como oficial de reemplazo no fueron exactamente lo que esperaba.

“Honestamente, a veces durante todo eso, se sintió como si el pasatiempo nacional en este país pasará de ser el futbol americano a quejarse de los oficiales de reemplazo”, dijo Sadorus, un oficial a nivel colegial que fungió como juez de campo. “Todo el mundo quería perfección pero vamos: la última persona que fue perfecta fue Jesús. Y el no era oficial”.

publicidad

Se trató de una temporada en la que era permisible faltar al respeto a los oficiales por parte de los medios, los fans, los jugadores y los entrenadores. Los referees de reemplazo estaban sub-calificados para el puesto y fueron colocados en una situación en la que no podían ganar. Más allá de los errores obvios, cada decisión mínima se examinó a profundidad. Los jugadores y los entrenadores sabían que podían intimidar a los oficiales. Las cosas empeoraban cada semana cuando un pensaría que la tendencia sería la opuesta.

Es difícil no sentir empatía por los muchachos que tuvieron la oportunidad de sus vidas solo para convertirse en un chiste en la NFL. Su intención, desde luego, no era tener malos partidos.

“Trabajar en estos partidos es algo que siempre quise hacer”, dijo Sardorus, “y hubo algunos momentos increíbles. Pero también hubo partes de esto que no creo que nadie haya esperado”.

 “Trabajamos muy, muy duro. Con todo lo que nos satanizaron, espero que la gente recuerde que nosotros también somos seres humanos”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad