publicidad
El WR de los Buffalo Bills, Chris Hogan, se lesionó ante los Cleveland Browns.

Muchas lesiones durante la pretemporada de la NFL

Muchas lesiones durante la pretemporada de la NFL

Muchas lesiones en pretemporada

El WR de los Buffalo Bills, Chris Hogan, se lesionó ante los Clev...
El WR de los Buffalo Bills, Chris Hogan, se lesionó ante los Cleveland Browns.

Los partidos no revisten mayor importancia, y por eso las lesiones sufridas en la pretemporada resultan incluso más dolorosas.

Pero los equipos de la NFL siguen dedicando semanas a sus campamentos de prácticas, bajo el intenso calor veraniego. Luego, disputan cuatro partidos de pretemporada —cinco, en el caso de los equipos elegidos para jugar el encuentro del Salón de la Fama.

Y pese a las nuevas reglas, derivadas de un contrato suscrito en 2011, que reducen el número e intensidad de los entrenamientos, jugadores clave, como el receptor estelar de los Packers Jordy Nelson, se lastiman y no llegan a la campaña regular.

Los equipos deben realizar un delicado acto de equilibrismo que involucra a todos: jugadores, entrenadores, médicos e incluso dueños.

¿Es demasiado?

"No sé si esto cambiará la mentalidad al respecto", dijo Dan Quinn, entrenador de los Atlanta Falcons, que no han perdido a jugadores protagónicos para la próxima campaña, al menos todavía. "Esto siempre ocupa un lugar importante en nuestra mente. Uno conoce esta profesión. Las lesiones son parte del deporte, pero resultan desagradables. Esto es un golpe para él (Nelson) y su equipo".

Es más que un golpe, podría trastocar la temporada. Pocos receptores son tan importantes como Nelson lo es para Aaron Rodgers y Green Bay.

"Es difícil perder a un chico así, en un partido irrelevante", comentó el quarterback Rodgers.

publicidad

Y restan otros dos encuentros insignificantes para los 32 equipos. En los duelos de esta semana se espera que los titulares pasen más tiempo en el terreno. Por ende, estarán sujetos a un mayor riesgo.

Pero incluso eso podría cambiar. Algunos entrenadores contemplan la posibilidad de reducir el trabajo de sus jugadores de elite.

"Ahí reside el desafío para un entrenador", dijo Quinn, quien está en su primera temporada tras comandar la sobresaliente defensiva de Seattle. "Hay que buscar que los chicos estén en las mejores condiciones para jugar, y uno siempre desea haber hecho más para que el equipo esté listo".

O haber hecho menos, para mantenerlo saludable. Ahí están los ejemplos de los Redskins, Giants, Browns y Bills, clubes ya diezmados por las lesiones.

Washington perdió a los tight ends Niles Paul, por una fractura de tobillo y Logan Paulsen, lastimado del dedo gordo del pie. Ninguno volverá en la campaña.

Nueva York trata de reconstruir su defensiva secundaria, y se quedó sin dos safeties para 2015. Hay varios jugadores más marginados, algunos con lesiones graves.

La situación se puso tan mal que Bennett Jackson, contemplado como titular, se lesionó seriamente una rodilla en un partido contra Jacksonville. Jackson estaba en el terreno porque los Giants se habían quedado sin safeties.

"Ojalá que las lesiones se moderen", manifestó el linebacker Jon Beason. "Nos han llegado a un ritmo acelerado y con mucha gravedad en el último par de semanas".

publicidad

Al menos los Browns no han perdido a nadie para toda la campaña regular. Sin embargo, Cleveland ha enfrentado varios problemas menores, derivados del hecho de que algunos jugadores no estaban en buena condición cuando llegaron a los entrenamientos.

Buffalo ha realizado sesiones de práctica y partidos sin sus cinco corredores principales y sin sus tres receptores más destacados. Asimismo, los Bills perdieron a dos jugadores por lesiones que tardarán en sanar.

Resulta problemático el proteger a los jugadores, opinó el entrenador de los Bills Rex Ryan, porque ello pone a otros en situaciones que no enfrentarían normalmente.

"Creo que a veces, cuando comienzas a excluir a alguien de ciertas jugadas, le das más trabajo a otra gente", dijo Ryan. "Y observamos eso todo el tiempo".

Durante años, han surgido recomendaciones desde fuera de la NFL para que abrevie la temporada. Hay quejas de los fanáticos que pagan boletos al precio de la campaña regular para ver un partido de exhibición y que no encuentran tanta calidad y emoción en esos encuentros.

Los dueños de los equipos se muestran reticentes ante la posibilidad de reducir el número de partidos de pretemporada. Ello los privaría de las ganancias que les generan. A las empresas de televisión les agradan también los niveles de audiencia que alcanzan estos encuentros.

Y los propios entrenadores tienen dudas sobre si conviene reducir los partidos de preparación.

publicidad

"Hay que estar listos", destacó el entrenador de los Jets, Todd Bowles. "Si hay menos partidos de pretemporada, uno no puede ver a los jóvenes, ni evaluarlos. Y los veteranos no pueden ponerse en forma. Pueden ocurrir cosas desafortunadas, pero tenemos que jugar partidos de pretemporada".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Premios Lo Nuestro