publicidad
.

¡Los Jaguars son nuestros!

¡Los Jaguars son nuestros!

En muy pocos años en la liga, los Jacksonville Jaguars se han convertido ya en parte importante de la NFL.

.
.

Esa fue la consigna cuando la National Football League le otorgó su 30ª franquicia a Jacksonville, Florida, en 1993.  

La diversión estaba por comenzar.

La tarde posterior al anuncio de que el dueño de los Jaguars, Wayne Weaver, un exitoso hombre de negocios, traía a la ciudad su primera franquicia de un deporte profesional, 25,000 aficionados se presentaron en el Gator Bowl, el nuevo hogar de los Jacksonville Jaguars, para comprar boletos de temporada. En 10 días, las ventas habían superado la marca de 55,000 asientos vendidos.

Los jugadores llegaron después, con la temporada inaugural del año 1995, y sorprendieron a la ciudad aún más. El mariscal de campo Mark Brunell, el tackle izquierdo Tony Boselli, el corredor James Stewart y el receptor Jimmy Smith conformaron un núcleo que elevaría al equipo a niveles históricos en los ’90s.

publicidad

En el período 1995-99, los Jaguars clasificaron a cuatro postemporadas, ganaron dos títulos divisionales y disputaron dos Juegos de Campeonato de la AFC, todos logros jamás antes alcanzados por un equipo de expansión en sus primeros cinco años.  

Weaver atrajo aún más emociones a la ciudad, cuando, por esfuerzo propio, consiguió que Jacksonville fuese anfitriona del Super Bowl XXXIX, en febrero de 2005. Jacksonville está todavía disfrutando de los beneficios de aquella semana del Super Bowl. Desde entonces, la expansión de los negocios locales y las reubicaciones corporativas han producido más de 7,100 nuevos empleos y casi 500 millones de dólares en inversiones de capital privado.  

La juventud de Jacksonville y sus familias fueron también beneficiadas por intermedio del club. La fundación “Jaguars Foundation”, liderada por su presidente, Delores Barr Weaver, a su vez codueña de los Jaguars con su esposo Wayne Weaver, asiste a jóvenes en riesgo y a sus familias a través de una variedad de programas. Desde 1995, La fundación lleva invertidos más de 13.8 millones de dólares en auxiliar a niños de Jacksonville en condiciones económicas y sociales desfavorables.

Los Jaguars parecen estar en todas partes de Jacksonville, deben ser capaces de ser escuchados en todas partes también: esto es gracias a una de sus empresas de entretenimiento sin igual: “D-Line”, la banda oficial del equipo.

publicidad

“D-Line” es un grupo de 20 de los mejores tamborileros de la ciudad que les ofrecen a los aficionados un ambiente entusiasta integrando diferentes géneros musicales como hip-hop, latino y rock, entre otros. Sus actuaciones luego de los partidos son dignas de apreciar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad