publicidad
(AP-NFL).

Jorge Pérez-Navarro: Dejé mi corazón en…

Jorge Pérez-Navarro: Dejé mi corazón en…

“I left my heart in San Francisco…” Cantada por vez primera en San Francisco, marcó el inicio de una tradición desde los 60 hasta los 80.

(AP-NFL).
(AP-NFL).

- “I left my heart in San Francisco…”-

Esta canción escrita en 1953 (paradójicamente en New York) pasó a ser el himno de Tony Bennett quien, curiosamente, fue el primero en grabarla de manera formal pero que no la interpretó por primera vez, sino hasta ¡8 años después de creada!

La ocasión se registró en el Venetian Room del Fairmont Hotel de San Francisco, California y la misma, marcó el inicio de una tradición que se perpetró en dicho lugar desde la década de los 60 hasta la de los 80.

Eso fue en diciembre de 1961… 2 años antes de que James Joseph Harbaugh naciera a 2,067 millas de distancia (2,362 si es que se atreven a conducir en auto por 37 horas sin parar) en Toledo, Ohio.

-“The glory that was Rome is of another day…”-

publicidad

-“I’m going home to my city by the bay…”-

(La antigua gloria de Roma pertenece a otros tiempos / Voy a casa, a mi ciudad junto a la bahía)

Esas dos líneas de la canción podrían aplicar a la perfección cuando Jim decidió dejar a Stanford Cardinal Football… Universidad a la que llevó a ganar el Orange Bowl en 2011, labor que culminó haciéndolo acreedor del Woody Hayes Trophy como el mejor Coach universitario del año… Para convertirse en el 18º entrenador en jefe de los San Francisco 49ers y mudarse a su nueva casa el 7 de enero de 2011.

La oferta no era despreciable: 5 temporadas y $25 millones de dólares. Sin embargo, el objetivo no era fácil: devolverle las viejas glorias encabezadas por Bill Walsh y George Seifert a una franquicia a la que debería comenzar por reconstruir, luego de que ganara 46 y perdiera 82 juegos en las 8 campañas anteriores.

Su pasión… Su sistema de juego… La renovación de un roster carente del talento suficiente para competir… Y la habilidad para sobreponerse a una pretemporada acortada por la huelga, marcaron el inicio de una gestión que ha devuelto al equipo 5 veces ganador del Super Bowl a los primeros puestos de la NFL… Ganando 36 de sus siguientes 48 duelos, alcanzando la final de la Conferencia Nacional los últimos 3 años y llegando al Super Domingo XLVII, en el que estuvieron a punto de protagonizar la mayor remontada en la historia de este juego, tras ir perdiendo por 22 puntos y caer, finalmente, 34-31 ante unos Baltimore Ravens dirigidos (paradójicamente) por su hermano John.

publicidad

-“The morning fog may chill the air, I don’t care...”-

(La niebla de la madrugada puede que enfríe el aire, no me importa)

Esta otra línea me lleva a reflexionar que, cada día que pasa, el establecer una nueva dinastía en la NFL, se acerca a ser algo imposible.

San Francisco lo fue y allí dejé mi corazón cuando yo era niño…

Mi admiración para Joe Montana, Steve Young, Roger Craig, Tom Rathman, Dwight Clark, Freddy Solomon, Jerry Rice, John Taylor, Mike Wilson, Russ Francis, Brent Jones, Randy Cross, Keith Fahnhorst, Bubba Paris, Harris Barton, Guy McIntyre, Jesse Sapolu, Kevin Fagan, Jim Burt, Fred Dean, Keena Turner, Charles Haley, Ronnie Lott, Eric Wright, Carlton Williamson y Ray Wersching, entre otros… Por ser pilares de los éxitos logrados desde fines de los 70 hasta mediados de los 90 y de quienes, la nueva generación del equipo debería aprender, cuando la discordia parece haberles nublado la mente, al trascender que le han perdido el respeto al coach Harbaugh… Restándole importancia en el vestidor.

-“When I come home to you, San Francisco... Your golden sun will shine for me”-

(Cuando llegue a casa, a ti, San Francisco… Tu sol dorado brillará para ti)

El propio CEO del equipo, Jed York, valora lo que Jim Harbaugh ha hecho y de inmediato, lo ha respaldado publicamente... Desmientiendo los rumores que aseguran que el entrenador en jefe dejará su puesto al final de la historia.

publicidad

Por su parte, James Joseph ha pedido que no involucren a sus jugadores en esta historia... A la que no parece prestarle mucha atención ya que, solo tiene tiempo para preparar su visita a los St. Louis Rams… En una campaña en la que tendrán su segundo gran examen del año a 948 millas (1,267 si es que deciden conducir por 18 horas sin parar) en casa de los Denver Broncos.

Por cierto, Peyton Manning dejó su corazón en el Sports Authority Field at Mile High... Al haberse convertido en el 2º QB de la historia en lograr 500 o más pases para anotación en la historia de la NFL… Acercándose a 6 de romper el récord de Brett Favre en una tarde en la que con 479 yardas aéreas, logró la mayor cantidad en su carrera.

Otro que dejó su corazón en el terreno de juego fue Tom Brady y lo hizo a 2,690 millas del sol dorado de San Francisco (3,099 si es que quieren conducir por 44 horas sin detenerse).

Luego de una semana en la que muchos lo crucificaron tras su terrible actuación contra los Kansas City Chiefs… El resto del equipo estuvo a la altura y, como lo dijo Rob Gronkowski, lo hicieron ver como el Tom Brady de siempre que, al sumar 292 yardas - camino a aplastar a los Cincinnati Bengals 43-17 - se convirtió en el 6º QB que pasa las 50,000, acercándose a 1,454 de John Elway en el 5º lugar de todos los tiempos.

Por último, ahora, siendo adulto, yo dejé mi corazón en un Monday Night Football en que mis Washington Redskins perdieron por 12ª vez en sus últimas 13 apariciones en dicha serie… Al caer 27-17 ante los Seattle Seahawks, que han ganado las últimas 9 veces en que han jugado en lunes por la noche.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad