publicidad
Rex Ryan es uno de los entrenadores sobre los que pende la espada de Damocles (AP-NFL).

Jason Garrett, Rex Ryan, entre seis entrenadores en riesgo de desempleo

Jason Garrett, Rex Ryan, entre seis entrenadores en riesgo de desempleo

Aún con mucho tiempo antes del arranque de la temporada 2013, Elliot Harrison echa un vistazo a seis coaches que se juegan el futuro en la temporada.

Rex Ryan es uno de los entrenadores sobre los que pende la espada de Dam...
Rex Ryan es uno de los entrenadores sobre los que pende la espada de Damocles (AP-NFL).

Por Elliot Harrison

Estamos en el mes de julio, no en el mes de enero. Discutir posibles cambios de régimen en la NFL parece un poco forzado. Por otra parte, este periodo de planeación antes del campamento de entrenamiento, la bocanada profunda de aire antes de comenzar la espiral, puede tener un impacto significativo sobre lo que podría ser la última oportunidad de un entrenador.

¿Cuántos entrenadores perderán el puesto en 2013? Opina en los foros de la NFL.

El entrenador de los New York Giants Tom Coughlin ajusto ligeramente su manera de hacer las cosas después de un decepcionante 2006 que llevó a algunos a pedir su despido. Bill Cowher andulzó su estilo luego de tres temporadas consecutivas sin playoff en el medio de su paso por los Pittsburgh Steelers. Y, su vieron la serie de “America’s Game” en NFL Network, estarán muy familiarizados con una frase entre los jugadores: “Todo empezó en el campamento de entrenamiento”.

publicidad

Varios entrenadores se aferran a su última oportunidad este año. Francamente no me encanta especular sobre quién será despedido. Los cambios constantes de entrenadores no suelen llevar al éxito en la NFL. Pero así es como son las cosas hoy en día en la liga. Los dueños y los gerentes generales se impacientan y despiden a mucha gente.

Así que consideren esto una lista (en orden alfabético) de seis entrenadores en situaciones precarias al arranque de la temporada 2013. Estos hombres debe de corregir el rumbo, o al menos dar un paso hacia adelante, en la próxima temporada. De otra manera, todos sabemos lo que pasará.

Dennis Allen, Oakland Raiders

Allen ha estado en Oakland solo una temporada, y dado el talento en su roster actual, uno pesaría que el equipo sería tolerante con él. Pero “tolerancia” y “entrenador de la NFL” no suelen ir de la mano.

Especulando, Oakland tendría 14 nuevos titulares en 2013. El gerente Reggie McKenzie está intentando construir de la manera correcta. La pregunta es, ¿qué tan paciente puede ser el dueño Mark Davis si los Raiders tienen mara de 2-14 y tienen una defensa terrible otra vez? El equipo mostró la paciencia que tiene con el coordinador ofensivo Greg Knapp, que fue despedido tras un mal año en Oakland.

Si bien mucho enfoque está en la ofensiva y el nuevo quarterback Matt Flynn, es la defensiva " la especialidad de Allen " la que debe de hacer un mejor trabajo de mantener al equipo a flote. Fue el increíble trabajo de Allen con los rivales Denver Broncos lo que le dio esta oportunidad  en un principio.

publicidad

Pueden apostar en esto: se verá peor en el régimen de Allen si la defensiva permite otros 443 puntos que si adquisición de mariscal en la agencia libre no resulta.

Jason Garrett, Dallas Cowboys

Luego de temporadas consecutivas con marca de 8-8 que terminaron en derrotas en la semana 17 en lo que eran, de facto, juegos por el título de la NFC Este, la advertencia está presente en Dallas: un equipo de .500 no es suficiente.

Garrett seguirá implementando la ofensiva durante la semana pero no será quien elija las jugadas los domingos, tarea de la que se encargará el coordinador ofensivo Bill Callahan. El plan es que Garret se concentre en el manejo global del juego.

Con un dueño que se rehúsa a contratar un gerente general enfocado en lo deportivo y que básicamente toma muchas decisiones que normalmente dependen de los entrenadores, como seleccionar a un mariscal, Garrett tendrá más problemas para controlar su propio de destino que cualquier otra persona en la lista. Como mi colega Solomon Wilcots lo planteó recientemente en “NFL AM”: “Hay muchas minas para Jason Garrett en Dallas”.

Mike Munchak, Tennessee Titans

Si bien hubo especulación de que Muchak sería despedido luego de una temporada de 6-10 en Tennessee, el club decidió despedir al gerente Mike Reinfeldt en su lugar.

La buena noticia: A pesar de mantener un silencio público sobre el futuro del entrenador, el dueño Bud Adams le está dando a Munchak una oportunidad legítima. Esto no debería de ser sorprendente, considerando la enorme paciencia que Adamas mostró con el predecesor Jeff Fisher durante tiempos difíciles a mediados de los noventa y mediados de la década del 2000.

publicidad

La noticia no tan buena: Considerando que Tennessee decidió no elegir a un mariscal en el Draft 2013, Munchak está atado a la primera selección de su mandato: Jake Locker. Si Locker no tiene éxito, y con él caen los Titans, Adams, de 90 años, pedirá al nuevo gerente Ruston Webster que jale el gatillo. O lo jalará él mismo.

Ron Rivera, Carolina Panthers

El dueño de los Panthers Jerry Richardson es un ex jugador (Baltimore Colts, 1959-1960), lo que le da una perspectiva particular sobre lo que necesita suceder en el campo. Lo mismo se puede decir de Rivera, que pasó nueve temporadas jugando para los Chicago Bears. Estos tipos saben que mientras Carolina no pueda detener a los rivales en los momentos clave " la falta de la mentalidad de “ganarán sobre mi cadáver” " toda la reestructuración defensiva no servirá de mucho.

Rivera ha tenido dos oportunidades en este acuerdo. Los resultados: 6-10 y 7-9. Del lado positivo, los Panthers terminaron la temporada 2012 de buena manera, cerrando con cinco victorias en sus últimos seis partidos y con el mariscal franquicia Cam Newton mostrando señales de madurez. El lado negativo: Rob Chuszinski utilizó sus logros como coordinador ofensivo de Carolina para convertirse en el entrenador en jefe de los Cleveland Browns. Mike Shula, quien fungió como entrenador de quarterbacks de los Panthers en las últimas dos campañas, tomará las riendas ofensivas. ¿Cuál será el resultado? Eso queda por verse.

publicidad

Muchos especularon que Richardson despediría a Rivera al reunirse con el entrenador en enero. Si bien eso no sucedió, no se necesita leer entre líneas para saber que la tolerancia será poca.

Rex Ryan, New York Jets

El dueño Woody Johnson contrató a John Idzik para ser el gerente y luego lo obligó a retener a Ryan. Suena bien, ¿no? Sí, excepto que a Ryan no se le ofreció una extensión, lo cual suena como un espaldarazo a medias.

Sin importar la opinión que tengan sobre Ryan, el ha llevado a este club más lejos que cualquier entrenador desde Weeb Ewbank, que se retiró en 1973. También consideren que Idzik se deshizo del mejor jugador del club, Darrelle Revis. En el primer año de Idzik como gerente general en la NFL, es poco probable que a) culpe a Ryan por una baja menor en eficiencia defensiva o b) despida a Ryan con un quarterback  novato (Geno Smith) en los controles.

Ahora, si la defensiva se derrumba y Ryan se mantiene con Mark Sánchez, las cosas podrían cambiar.

Jim Schwartz. Detroit Lions

El gerente de los Lions Martin Mayhew es un “hombre de futbol americano”. Como un ex esquinero de los Washington Redskins y Tampa Bay Buccaneers " y un tipo que tiene un anillo de Super Bowl " Mayhew sabe lo que se necesita para poner un equipo ganador en el campo. El nuevo gerente, sin embargo, no dijo nada sobre el futuro de Schwartz en Detroit. No es que eso sea inusual. Después de todo, los Lions terminaron la temporada pasada con ocho derrotas consecutivas luego de llegar a los playoffs en 2011. Sin mencionar que algunas personas que siguen a la organización tiene dudas sobre el futuro de Mayhew. Por su parte, el vicepresidente de los Lions Bill Ford Jr. hábilmente evitó dar un voto de confianza a Schwarts en junio.

publicidad

Cuando Schwartz tomó el puesto de entrenador en jefe de los Lions en 2009, la franquicia venía de la única temporada de 0-16 en la historia de la NFL. El nuevo personal mostró buen criterio rápidamente, solucionando los problemas que podían y eventualmente llevando a Detroit a su primer viaje a playoffs en una docena de años. Desde luego, los fans de los Lions le dirán a cualquier que no se necesita de mucho criterio para descifrar los dos problemas más grandes de Detroit en 2013: La línea ofensiva y la secundaria.

Otra temporada en último lugar de la NFC Norte, que en papel parece probable, seguramente terminará con Schwartz siendo despedido.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad