publicidad
Tony Romo es, para muchos, el villano de los Cowboys (AP-NFL).

Iván Pirrón: Tony Romo: el villano de las estadísticas impresionantes

Iván Pirrón: Tony Romo: el villano de las estadísticas impresionantes

Iván Pirrón analiza en su columna el fenómeno de Tony Romo, tachado de villano por muchos, pero quien posee estadístiscas increíbles.

Tony Romo es, para muchos, el villano de los Cowboys (AP-NFL).
Tony Romo es, para muchos, el villano de los Cowboys (AP-NFL).

Es la noche del 11 de diciembre en el Cowboys Stadium. Con 2:25 en el reloj del último cuarto -y los Dallas Cowboys arriba en el marcador 34-29- lo único que Dallas necesitaba era un primero y diez para vencer a los New York Giants y tomar control de la División Este de la NFC. Desde su propia yarda 19, Tony Romo operaba en formación Shotgun con tres receptores. Un conteo largo y provocativo le permitió al quarterback de los Cowboys descubrir las intenciones de la defensa neoyorquina: enviarían un All-Out Blitz que dejaría a sus receptores en cobertura uno a uno, sin ayuda de los safeties. Los Giants, efectivamente, le mandaron “la tormenta” a Romo; con un movimiento rápido pero de rutina, Miles Austin se quitó de encima al esquinero Aaron Ross, quedándose completamente solo y en campo abierto, pero el pase de Romo cayó dos yardas adelante de lo esperado, fuera del alcance del velocista Austin.

¿Qué piensas de Tony Romo? Opina en los foros de la NFL.

publicidad

Cuarto down, los Cowboys tuvieron que despejar y... ya conoces el resto.

Para muchos (incluido quien escribe), esa fue la jugada que le dio vida a un moribundo equipo de New York que, cuatro semanas después, en el último juego de la campaña regular, volvió a vencer a Dallas para obtener el boleto a la postemporada.

Efectivamente, no fue el mejor pase de Romo. “[Austin] estaba absolutamente solo. No había razón en el mundo para que Romo fallara ese pase. Es increíble”, dijo Chris Collinsworth en la transmisión original de ese Sunday Night Football. En Youtube, ese video se intitula “Tony Romo Misses A Wide Open Pass That Would Have Won The Game Giants vs. Dallas (2011)”. Por si a alguien no le había quedado claro.

Antonio Ramiro Romo está en una encrucijada y el tiempo se le termina. Puede ser comparado con Troy Aikman... o con Danny White. Todo lo que necesita es un título del Super Bowl. Nada más.

Quizá no sabías que...

Desde mediados de la campaña 2006, Tony Romo ha iniciado 77 juegos. Su récord es de 47-30 como titular. Ha completado 1,658 de 2,566 pases para 20,572 yardas, 146 touchdowns y 69 intercepciones en campaña regular.

Esos números son superiores a los de Aikman, quien después de 77 juegos tenía marca de 45-32, 15,528 yardas, con 78 touchdowns y 74 intercepciones.

Otro histórico de los Cowboys, Roger Staubach, tenía marca de 59-18, con 14,007 yardas, 90 envíos a las diagonales y 64 intercepciones. ¿Danny White? 55-22, 17,025 yardas, 125 touchdowns y 100 intercepciones. Números nada despreciables.

publicidad

Entre los quarterbacks activos, esos 47 triunfos en 77 juegos ubican a Romo en la cuarta posición, empatado con el dos veces MVP del Super Bowl, Eli Manning. Tom Brady (58-19), Ben Roethlisberger (55-22) y Philip Rivers (53-24) ocupan los lugares del podio.

A Romo siempre se le ha criticado por sus errores críticos al final de los partidos, pero Tony tiene el mejor rating en el cuarto periodo entre los quarterbacks activos. Su índice de 102.1 es mejor que el de Aaron Rodgers (96.9), Philip Rivers (93.0), Tom Brady (91.7) e incluso Peyton Manning (89.6).

En tres de los últimos cuatro juegos de la campaña pasada, y seis de los nueve finales en el calendario regular, Romo registró un rating superior a 100 puntos, incluidos dos en los que rebasó los 140: 148.4 ante Buffalo y 141.3 contra Giants. En 2011, Romo tuvo nueve juegos de 100 o más puntos de rating.

¿Juegos de 300 yardas?

Antonio Ramiro inició la campaña 2011 con 342 yardas ante los New York Jets. Después pasó para 345 en San Francisco; en casa ante Detroit, contra New England y Giants, Romo también superó las 300 yardas. En total, tiene 31 juegos de 300 yardas en su carrera, con récord de 21-10.

En la historia de los Cowboys, Troy Aikman tuvo 13 partidos con 300 o más yardas, y Danny White, 10.

En cuanto a juegos con tres o más pases de touchdown, Romo tiene 24 (cinco en 2011), mientras Danny White se quedó en 20 y Roger Staubach en 17.

publicidad

Actualmente, con 20,834, Romo ocupa la cuarta posición en la historia de los Cowboys en el rubro de yardas por pase. El primer lugar es para Aikman, con 32,942, seguido por Staubach (22,700) y White (21,959).

Con cuatro campañas más de 3,000 yardas cada una, Romo tomará el primer lugar de todos los tiempos en la historia de la franquicia. Y también será el primero en pases lanzados, completos y touchdowns.

Se cierra la “ventana”

Hace unos días, en una explosión de honestidad, Jerry Jones, el dueño de los Cowboys, dijo a un grupo de periodistas que está consciente de que, en la misión por ganar su cuarto título del Super Bowl desde que compró la franquicia, el tiempo se le agota.

A Romo también. El veterano quarterback está por iniciar su séptima campaña como titular en Dallas, o sea que le quedan entre tres y cinco años más juego a buen nivel.

Pero no todo depende de él. Y Jerry lo sabe. Por ello agregó varias piezas a una mediocre defensiva, responsable de documentados descalabros en años recientes.

Con DeMarco Murray en el backfield y la experiencia del nuevo coordinador ofensivo, Bill Callahan, Romo podría tener menos presión.

De los 149 pases de touchdown (incluidos Playoffs) que Romo suma en su carrera, 34 fueron para el hoy desempleado Terrell Owens, pero Miles Austin y Jason Witten (ambos activos en el roster de los Cowboys), le siguen con 21 cada uno. Dez Bryant, quien ha dejado a Romo con la boca abierta en los minicamps de junio y promete un 2012 espectacular, tiene 10 en dos temporadas en Dallas.

publicidad

Pese a su conocida movilidad y capacidad de improvisación, Romo es más bien un quarterback clásico, que se siente cómodo detrás de la bolsa de protección. Es una obviedad, pero protegerlo es vital para las aspiraciones de los Cowboys. Cuando es capturado una vez o menos, Romo tiene un impresionante récord de 29-9; cuando es atrapado detrás de la línea más de una ocasión, su marca cae a 18-20.

Otro fantasma que persigue a Romo es, por supuesto, diciembre, mes en que tiene récord de 8-13. Para no irnos tan lejos, si los Cowboys se quedaron en la orilla la campaña pasada fue por su colapso decembrino: una semana antes de la derrota ante los Giants, Dallas perdió en tiempo extra en Arizona y, como regalo de Navidad, cayó 20-7 ante Philadelphia la noche del 24 de diciembre.

Romo y los Cowboys deben aprender a ganar en el mes más importante del calendario. En 2012 hay cinco juegos decembrinos: Philadelphia, en Cincinnati, Pittsburgh, en New Orleans y en Washington. Hagan sus apuestas.

La ventana se cierra y la historia es tan implacable como injusta.

Tony Romo es el villano de las estadísticas impresionantes. ¿Se convertirá en el próximo Aikman? ¿O acaso en el próximo Danny White?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad