publicidad
Kevin Ogletree resultó la gran revelación de la jornada inaugural y la esperanza de una buena temporada para los Cowboys (AP-NFL).

Iván Pirrón: Ogletree, el primer 'héroe desconocido' de 2012

Iván Pirrón: Ogletree, el primer 'héroe desconocido' de 2012

El receptor abierto de los Dallas Cowboys tuvo el partido de su carrera durante el triunfo contra los campeones Giants.

Kevin Ogletree resultó la gran revelación de la jornada inaugural y la e...
Kevin Ogletree resultó la gran revelación de la jornada inaugural y la esperanza de una buena temporada para los Cowboys (AP-NFL).

Kevin Ogletree improvisó. Su ruta era muy sencilla: llegar rápido a la zona de los linebackers, frenarse, voltear y esperar el balón. Pero Tony Romo tuvo que correr por su vida porque los frontales de los Giants estaban encima; Antonio Ramiro fue hacia la derecha y Ogletree inmediatamente “rompió” hacia las diagonales, haciéndole más fáciles las cosas al quarterback de los Cowboys, quien sólo flotó un pase de rutina al semidesconocido receptor para convertir el primer touchdown de Dallas de la campaña 2012.

“Fue un gran trabajo [de Ogletree] al reconocer dónde estaban [los defensivos] y pude anticipar hacia donde iría. Hizo una gran jugada. La línea ofensiva me dio tiempo de moverme un poco y encontrarlo”, describió Tony Romo.

publicidad

OK, pero ¿de dónde salió ese Ogletree?

“Ya se me olvidó donde nació, pero tuvo un gran training camp”, respondió Romo.

El veterano pasador no estaba sorprendido, pues en las prácticas vio cómo Ogletree mejoraba enormidades contra defensivas de presión y entendía perfectamente dónde tenía que estar y en qué momento.

“La razón por la cual [Ogletree] hizo el trabajo fue porque lo hizo día tras día en los entrenamientos”, aseguró Romo.

Ogletree -quien, por cierto, nació en Queens, New York (5 de agosto de 1987)- llegó a los Cowboys después de una impresionante pretemporada en 2009, cuando fue líder en Dallas con siete recepciones, 87 yardas y dos touchdowns. Cuando Roy Williams sufrió una lesión en las costillas, Ogletree tuvo oportunidad de jugar como novato (no reclutado en el Draft) en 11 partidos, en los que atrapó siete pases para 96 yardas y regresó ocho kickoffs para otras 166.

Hasta antes del juego del miércoles ante los Giants, Ogletree había jugado en 31 partidos y sumaba 25 recepciones, 294 yardas y cero touchdowns.

Los Cowboys iniciaron el training camp en busca de un tercer receptor, que acompañe a Miles Austin y Dez Bryant. Parece que ya lo encontraron.

Ante el tercer equipo del perímetro de los Giants, Ogletree atrapó 8 pases para 114 yardas y dos touchdowns, de 10 y 40 yardas.

publicidad

“Kevin hizo un gran trabajo. Tuvo varias jugadas grandes en el juego, convirtiendo situaciones de tercer down en primeros y diez”, dijo el coach de los Cowboys, Jason Garrett. “Creo que jugó realmente cómodo y es la consecuencia de lo que hizo en la pretemporada. Volvió determinado a mostrarnos el tipo de jugador que es y lo hizo durante todo el training camp. Esto es una extensión de su trabajo”.

En tres años con los Cowboys, Ogletree sólo había atrapado 21 pases lanzados por Romo y acumulado 227 yardas. Obviamente, la historia cambió dramáticamente el miércoles.

Los touchdowns no fueron las únicas jugadas importantes que tuvo. Después de una anotación de los Giants a 2:36 del final, Romo conectó una espiral de 13 yardas con Ogletree (en tercer down y 10) para asegurar el triunfo de los Cowboys, con dos minutos en el reloj de juego.

“Hizo algunas jugadas y nosotros no”, apechugó el esquinero Corey Webster. “No hay una razón particular. Tenemos que regresar al pizarrón, aprender de nuestros errores y mejorar”.

Sanar tampoco le vendría mal al perímetro de los Giants, que llegó al juego sin Terrell Thomas y Prince Amukamara, y en el trámite perdió a Michael Coe, quien fue sustituido con poca gracia por Justin Tryon.

Por supuesto, Romo aprovechó que el enemigo estaba disminuido. Y Ogletree también.

“Fue bueno ganar. Es una buena manera de comenzar la campaña”, dijo el primer “héroe desconocido” de 2012. “Fue una gran recompensa a un muy fuerte training camp”.

publicidad

Ogletree también habló de esa habilidad que mostró al improvisar cada que Romo se metía en problemas: “Justo lo que hicimos en las prácticas. Tratar en cada down, en cada oportunidad que tenía, de ser confiable, de estar en donde se supone que debo estar y hacer esa jugada para el equipo”.

Aunque hizo tres de las 10 jugadas de mayor yardaje de los Cowboys en la noche inaugural, Ogletree sabe que es muy temprano para echar las campanas al vuelo y hablar de “química” con Romo.

“La confianza no se construye en un juego o en una jugada, pero vamos a continuar trabajando y ojalá esa relación continúe”, dijo.

Kevin Ogletree llegó a Dallas inmediatamente después del Draft 2009 como novato agente libre. Sus posibilidades de quedarse con los Cowboys eran mínimas.

Pero en las prácticas impresionó a los coaches con su velocidad, manos y rápido aprendizaje, así que durante la pretemporada se ganó un lugar en el roster.

Como novato su labor se limitaba a regresar patadas de kickoff, aunque aprovechó algunas bajas para jugar ocasionalmente como receptor.

En su segunda campaña en Dallas, Ogletree sólo vio acción en seis juegos de la temporada regular; estuvo inactivo en otros siete y se perdió los tres últimos del calendario debido a una lesión en un dedo del pie.

En 2011 volvió como regresador de kickoffs y receptor, pero este año se ganó la oportunidad de competir por la posición de tercer receptor de los Cowboys, detrás de Miles Austin y Dez Bryant.

publicidad

En la Universidad de Virginia atrapó 117 pases para 1,332 yardas y 9 touchdowns. Ahí estudió Sociología y mostró carácter después de que en su campaña como novato, en 2007, sufrió una lesión en la rodilla que lo hizo perder toda la temporada. Un año más tarde fue líder de los Cavaliers con 58 recepciones, 723 yardas y 5 touchdowns; además, regresó 15 kickoffs para 274 yardas.

En su última temporada en la preparatoria Holy Cross de Queens, fue nombrado Jugador del Año por los periódicos Daily News y Newsday tras atrapar 61 pases para 1,170 yardas y 19 touchdowns.

También destacó en basquetbol y beisbol.

Hoy, como en aquellas épocas preparatorianas, Kevin Ogletree está en los cuernos de la luna.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad