publicidad
Calvin Johnson es uno de los mejores atletas en la NFL.

Ivan Pirrón: Los "olímpicos" de la NFL

Ivan Pirrón: Los "olímpicos" de la NFL

Londres acaparará, a partir del viernes 27 de julio, la atención del mundo con la celebración de los Juegos Olímpicos.

Calvin Johnson es uno de los mejores atletas en la NFL.
Calvin Johnson es uno de los mejores atletas en la NFL.

Londres acaparará, a partir del viernes 27 de julio, la atención del mundo con la celebración de los Juegos Olímpicos. Atletas como Michael Phelps, Kobe Bryant, LeBron James, César Cielo, Paola Espinosa, Emanuel Ginóbili, Neymar, Roger Federer y Félix Sánchez, entre muchos, muchos otros, están llamados a reescribir la mitología olímpica en el Reino Unido.

¿Cómo serían las Olimpiadas en la NFL? ¿Qué pruebas se llevarían a cabo? ¿Quiénes serían los ganadores de las medallas? Eché a volar un poco la imaginación y estas son algunas disciplinas que pondrían a prueba las capacidades atléticas de los “olímpicos” de la NFL. Ah, y si hay alguna otra que se te ocurra, se aceptan sugerencias.

publicidad

Salto vertical. Esto en la NFL es mejor conocido, en inglés, como “jump ball” (en la prehistoria le decían “alley-oop”, un término que más tarde adoptó y se adueñó la NBA), que es cuando los quarterbacks ponen el balón por lo alto para que su receptor pegue un salto, levante los brazos y compita con uno o más defensivos por atrapar el pase.

La medalla de bronce es para Jimmy Graham, de los New Orleans Saints. Su experiencia en el basquetbol le ayudó a perfeccionar su técnica en el salto vertical y Drew Brees sabe perfectamente dónde poner el ovoide para que su ala cerrada se eleve y haga la recepción.

La medalla de plata va para Larry Fitzgerald, de los Arizona Cardinals. No es el receptor más alto de la Liga, pero pocos lo superan cuando se trata de pelear un balón por las alturas. Su determinación es única y su capacidad atlética hace ver mal a los mejores backs defensivos.

Y la medalla de oro es para Calvin Johnson, receptor de los Detroit Lions. La discusión no tiene cabida aquí. “Megatron” es el mejor en esta categoría. Basta recordar el touchdown de la campaña pasada en Dallas, cuando superó en las diagonales a tres defensivos de los Cowboys en el “jump ball” más celebrado del año.

40 yardas. La “prueba reina” de la NFL. Sólo los jugadores más rápidos compiten aquí, y la manera oficial de medir su velocidad es con el “crono” de las 40 yardas.

publicidad

La medalla de bronce es para Darrius Heyward-Bey, el receptor de los Oakland Raiders, quien presume un extraordinario tiempo de 4.25 en la 40 yardas. Heyward-Bey, sin embargo, aún nos debe una campaña tan espectacular como su velocidad. Lo de 2011 pudo ser el principio de algo grande, con esas 64 recepciones, 975 yardas (promedio de 15.2 por atrapada) y 4 touchdowns.

La medalla de plata es para otro Raider: Jacoby Ford, quien en 2007 corrió las 100 yardas en ¡10.23 segundos! En 2010, año en que fue reclutado por Oakland (el jefe Al Davis siempre fue un amante de la velocidad), Ford registró 4.28 en las 40 yardas, presumiblemente el sexto mejor tiempo de la historia del Scouting Combine.

Aunque también es usado como receptor, Ford es básicamente el regresador de patadas de kickoff de los Raiders, y está entre los 15 mejores jugadores activos de la NFL con 1,621 yardas (promedio de 25.3 por devolución) y 4 touchdowns en apenas dos años en la Liga.

Finalmente, la medalla de oro es para Chris Johnson, el corredor de los Tennessee Titans. Su registro de 4.24 segundos en las 40 yardas es (junto con el del receptor Rondel Melendez) el mejor de la historia del Scouting Combine. No hay corredor más explosivo cuando cruza la línea de scrimmage y la de 2012 debe ser su campaña de revancha, después de la accidentada temporada pasada, en la que muchos pronosticaron que sumaría más de 2,000 yardas, pero apenas llegó a 1,047 y cuatro touchdowns.

publicidad

Lanzamiento de “bala”. En esta primera de dos pruebas para los quarterbacks sólo califican los brazos más poderosos.

La medalla de bronce es para Josh Freeman, el pasador de los Tampa Bay Buccaneers. La campaña pasada no fue la mejor para Freeman (16 touchdowns, 22 intercepciones), pero con su nuevo amigo Vincent Jackson, el juego vertical y espectacular debe regresar a Tampa, Florida.

La medalla de plata es para Aaron Rodgers, de los Green Bay Packers. Aunque su ofensiva no está basada en pases largos, Rodgers ha demostrado que posee un brazo no sólo educado y preciso, sino también poderoso.

Y el oro va para Michael Vick, de los Philadelphia Eagles. Basta recordar el bombazo que lanzó hace un par de años en Washington, en un Monday Night Football. Revisé detenidamente el video de esa primerísima jugada del partido: Vick lanza el ovoide desde su propia yarda 3, recorre 66 yardas en el aire y aterriza en las manos del receptor en la yarda 29 de los Redskins para completar el touchdown de 88 yardas. Irreal.

Tiro de precisión. Una cosa es la fuerza y otra es la precisión. En esta segunda prueba “olímpica” para los quarterbacks únicamente triunfan los más atinados.

Medalla de bronce para Aaron Rodgers. Sus envíos son quirúrgicos en una ofensiva que requiere timing para ser exitosa. En 2011 completó 68.3 por ciento de sus pases y registró el mejor rating de la historia de la NFL, con 122.5 puntos.

publicidad

La plata es para Drew Brees, de los New Orleans Saints. En un ataque vertical, Brees conecta con sus receptores en todos los rangos posibles. Siempre coloca el balón en donde su receptor tiene ventaja sobre el defensivo. Estoy seguro que para muchos Brees debería quedarse con el oro (y no los culpo).

Y la medalla de oro es para Tom Brady, de los New England Patriots. El pasador más elegante de la NFL es también el más preciso. Brady se ha preocupado por mejorar su técnica y nivel de precisión, y, con la experiencia que ahora acumula, los resultados son impresionantes. Rara vez le vemos fallar un envío por más de dos yardas. Es eficiente en todos los rangos (de hecho, su potencia es regularmente subvaluada), pero llega al grado de maestro en rutas cortas e intermedias.

¿Qué otro “medallista olímpico” tendría nuestra amada NFL?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad