publicidad
.

Enrique Burak: Se rompió otro hilo

Enrique Burak: Se rompió otro hilo

Es una frase hecha, pero real: “el hilo se rompió por lo más delgado”, y esto volvió a ocurrir cuando los Texans despidieron a Gary Kubiak.

.
.

Es una frase hecha, pero muy real: “el hilo se rompió por lo más delgado”, y esto volvió a ocurrir cuando los Houston Texans anunciaron el despido de su entrenador en jefe, Gary Kubiak, que condujo los destinos de la escuadra desde el 2006, tras sufrir este jueves por la noche ante Jacksonville su décimo primer revés de manera consecutiva, en el que cometieron 14 infracciones.

Pero la historia lucía completamente distinta en septiembre pasado en el inicio de campaña. Por cuarto año en línea, Houston arrancaba con registro de 2-0, los únicos de la liga en lograrlo, pero después no volvieron a ver la suya.

A destacar, indiscutiblemente, la lesión en la espalda de su mejor corredor, Arian Foster, fundamental en lo que hace, corriendo el balón, atrapando pases, pero también cuando no está en su poder, fungiendo como anzuelo para sus rivales. Otra baja más, en este caso de nivel de juego, del quarterback Matt Schaub, que ha perdido el puesto ante Case Keenum, jugador de segundo año.

publicidad

Y también hay que hablar de mala fortuna, o fallas en la ejecución en momentos clave. Al caer con Jaguares, los Texanos establecieron la nada agradable marca de más reveses por 7 puntos o menos, con 7. Y dentro de esos descalabros, hay que considerar derrotas contra Seattle, ya clasificado, además de Kansas City, Indianapolis, Arizona y Nueva Inglaterra, en la pelea por hacerlo. Esas 5 derrotas fueron por un total combinado de 13 puntos.

Houston ganó el título del Sur de la Americana las dos campañas más recientes, pero en ambas ocasiones fue eliminado en la fase divisional por Baltimore primero, y por Patriotas después. Aún así tenían esperanzas de llegar lejos en el 2013, principalmente por los 9 elementos que enviaron la temporada anterior al Pro Bowl.

Hay un par de cifras que son relevantes y que explican en parte la caída del conjunto. Entre el 2011 y 2012 su defensiva permitió 19 puntos por juego, al tiempo que en el diferencial de balones recuperados y entregados concluyeron con +19. En el 2013, y pese a haber contado con la mejor defensiva por yardas en amplios periodos de la campaña, las unidades recibidas por juego ha subido a 27, y el diferencial, un dato clave, está en -14.

De aquí al final de la temporada permanecerá como quarterback titular Keenum, mientras que el entrenador será Wade Phillips, que se desempeñaba como coordinador defensivo, que ya estuviera al frente de Denver, Buffalo y Dallas, y como interino en Atlanta y Nueva Orleans.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad