publicidad
El ala cerrada de los 'Pats', Aarón Hernández, en problemas legales (AP-NFL).

Enrique Burak: Se cansan de estar bien

Enrique Burak: Se cansan de estar bien

Aaron Hernández, con apenas 23 años de edad y millones de dólares en el banco, se ha visto involucrado en un par de graves asuntos.

El ala cerrada de los 'Pats', Aarón Hernández, en problemas legales (AP-...
El ala cerrada de los 'Pats', Aarón Hernández, en problemas legales (AP-NFL).

Hay un dicho que señala que la gente se cansa de estar bien. Es algo que por supuesto no aplica a todos, pero sí hay quienes, pese a prácticamente tenerlo todo, lo tiran por la borda. Esta situación lamentablemente se presenta en repetidas ocasiones en el mundo deportivo profesional, al que en grandes volúmenes se suman atletas que muchas veces no tuvieron nada, que arriban de extractos pobres, sin educación, y a los que de un día para el otro les cambia la vida con millones de dólares en la bolsa. Y esto sucede en todos los deportes, en todas las partes del mundo.

Las privaciones y sacrificios quedan por un momento en el olvido, para dar rienda suelta a los excesos, mientras las condiciones en la cancha no mermen. Y así se mantienen durante un tiempo, hasta que el cuerpo pasa factura, y terminan por irse las facultades y el dinero.

publicidad

Sé que los dos primeros párrafos de ésta colaboración no son precisamente lo más alentadores que uno se pudiera encontrar, pero es a lo que me ha llevado a pensar la historia del ala cerrada de los New England Patriots Aaron Hernández, que con apenas 23 años de edad y millones de dólares en el banco, se ha visto involucrado en un par de graves asuntos en los últimos días.

Primero, ha sido objeto de una demanda civil, acusado de haberle disparado en febrero pasado a Alexander Bradley en el brazo. La bala avanzó a su cabeza, lo que provocó que perdiera el ojo derecho.

Además, este miércoles la policía registró su casa de Massachusets por un par de horas buscando evidencia por el asesinato de Odin Lloyd, linebacker de una liga semiprofesional, que salía con la hermana de la novia de Hernández, y que de acuerdo a la familia de la víctima, estaba relacionado con el ala cerrada, aunque no dijeron de qué manera.

El cuerpo fue hallado cerca de la casa de Hernández, como también un auto rentado por él, y que se dice, es una pieza fundamental en la investigación. Por el momento Hernández no ha sido declarado como sospechoso.

El año anterior, por una lesión en el tobillo, sólo participó en 10 juegos. En 3 años de carrera acumula 175 recepciones, con 1956 yardas y 18 touchdowns.

Por otra parte, y hablando de derroche de dinero, si usted, amigo lector, fuera deportista profesional, y el número que ha ocupado con anterioridad no está disponible, ¿cuánto pagaría por él?. Darrelle Revis, que en el receso de campaña pasó de los Jets a Tampa Bay en un contrato de 6 años por $96 millones de dólares, compró su tradicional número 24 por $50,000 dólares al safety de segundo año Mark Barron.

publicidad

Ahora bien, este asunto puede verse como un derroche de dinero, pero tiene un ángulo interesante, en virtud que el 24 está asociado con la imagen de Revis, ya que lo portó por 6 campañas en la gran manzana, forma parte de su identidad, de manera que el desembolso puede ser deducido de impuestos, no así en el caso de Barron, ya que la cantidad recibida es un ingreso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad