publicidad
La casa de los 49ers desde 1971 (AP-NFL).

Enrique Burak: Precios por los cielos y el adiós al Candlestick

Enrique Burak: Precios por los cielos y el adiós al Candlestick

Lo he dicho en alguna ocasión, y lo vuelvo a repetir: la NFL es un gran espectáculo, aún sin partidos programados.

La casa de los 49ers desde 1971 (AP-NFL).
La casa de los 49ers desde 1971 (AP-NFL).

Lo he dicho en alguna ocasión, y lo vuelvo a repetir: la NFL es un gran espectáculo, aún sin partidos programados.

El lapso entre el Super Bowl, que se disputa en febrero, y el arranque de temporada en septiembre, es ocupado por una serie de actividades que tienen ocupados a los aficionados, deseosos de saber qué ocurre con sus equipos favoritos. Desde el Scouting Combine en Indianápolis, donde se evalúa a los mejores prospectos colegiales, hasta la apertura del mercado de agentes libres, pasando por la reunión de propietarios y el anuncio de modificaciones en el reglamento, para luego esperar impacientemente el anuncio del calendario de campaña regular, a unos días del Draft. Y cuando nos damos cuenta, se han abierto los campos de entrenamiento, al tiempo que las escuadras ajustan sus rosters durante la pretemporada.

publicidad

Ya sabíamos, como es una costumbre, que Seattle, como campeón, tendría el honor a ser anfitrión en el juego inaugural de la campaña, el 4 de septiembre. Pero este miércoles se hizo oficial que sus rivales serían los Packers, la escuadra con más títulos en la historia, y con una enorme legión de seguidores en la Unión Americana. Por su parte, los Seahawks se han convertido en todo un fenómeno, por su carisma, el talento de sus jugadores, y por sus fieles partidarios, que siempre han estado con ellos, en las buenas y las malas, motivo por el que en su honor se ha retirado el número 12, al igual que el 71 de Walter Jones, el 80 de Steve Largent y el 96 de Cortez Kennedy, todos integrantes del salón de la fama.

No es de extrañarse entonces, que en el mercado secundario para la adquisición de boletos, llamado así de una manera elegante, aunque bien se le puede llamar de reventa, el precio promedio para comprar una de esas entradas alcanza los 575 dólares.

Por otra parte se dio a conocer que el Candlestick Park, casa de San Francisco hasta la temporada anterior tendrá un partido más. Inaugurado en 1960 como la casa de los Giants del béisbol de Grandes Ligas, que en 1958 emigraron de Nueva York a la Costa Oeste, se convirtió en el hogar de los 49ers a partir de 1971.

De acuerdo al San Francisco Chronicle, el 12 de julio se enfrentarán en un partido de tocho-bandera los 49ers encabezados por Joe Montana, Jerry Rice, Dwight Clark y Roger Craig, a veteranos de los Dolphins, con Dan Marino en los controles. En enero de 1985 San Francisco y Miami se enfrentaron en el Super Bowl XIX.

publicidad

Aún no hay fecha para la demolición del estadio, quizás a fines de este año, o principios del próximo. Lo que parece que si ocurrirá es un concierto de Paul McCartney en agosto. El 29 de agosto de 1966 en el Candlestick, los Beatles ofrecieron su último concierto. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad