publicidad
.

Enrique Burak: Parece increíble, pero Dallas controla su destino

Enrique Burak: Parece increíble, pero Dallas controla su destino

Con el arribo de la conclusión de la temporada, los Dallas Cowboys tienen una ambigüedad de situaciones.

.
.

Los aficionados de los Dallas Cowboys, al igual que su quarterback Tony Romo se encuentran en territorio conocido, pero desafortunado a la vez. Se trata de diciembre, el último mes de la campaña regular, y por ello el más importante, donde se define quién sigue en la pelea por el Trofeo Lombardi, como también, quién debe guardar sus aspiraciones para el año siguiente.

Con el arribo de la conclusión del 2013, Dallas tiene una ambigüedad de situaciones. Por un lado se mantiene un juego atrás de los Philadelphia Eagles en la División Este de la Nacional, que ha estado jugando mucho mejor, pero que fue sorprendido en la jornada anterior por los Minnesota Vikings, y por el otro, por increíble que parezca, aún controlan su destino. De vencer a los Washington Redskins este domingo, y a las 'Águilas' una semana después, se habrán coronado como campeones de su división.

publicidad

El problema radica en que en tres de los últimos cinco años los 'Vaqueros' han llegado al partido final con la necesidad de ganar, o quedar eliminados, y siempre lo han perdido. El antecedente más reciente, la campaña anterior ante 'Pieles Rojas', Romo fue interceptado en 3 ocasiones para acabar con las aspiraciones de la escuadra de la estrella solitaria.

En la Era Romo, desacreditarlo, o culparlo de todo lo que ocurre con el equipo, ha sido el deporte favorito de quienes los siguen o detestan. Y en gran medida creo que tienen razón, ya que cuando ha estado rodeado de buenos elementos en ambas líneas sólo ha sido capaz de obtener una victoria en playoffs.

Pero en la actualidad los responsables de una temporada tan mediocre están por todos lados. Es un hecho que Jerry Jones es uno de los mejores dueños de la NFL, y me explico. Es visionario, con un amplio liderazgo en la liga, no escatima esfuerzos por tener una franquicia exitosa, y es muy querido por la mayoría de sus jugadores, a los que consiente y apapacha. Esa es la parte buena, pero la mala, es que es con toda seguridad uno de los peores gerentes generales de la NFL.

En los años de esplendor de la franquicia bajo su reinado, era Jimmy Johnson el que tenía a su cargo la selección del talento. A últimas fechas, sólo hay que revisar lo hecho por Dallas en el Draft, y quienes permanecen en la escuadra. No sabe contratar.

publicidad

Jones desempolvó a Monte Kiffin para que se hiciera cargo de la defensiva. Muy exitoso con Tampa, con el que fue campeón, con los 'Vaqueros' sólo ha dado lástima. Dos veces en el año les han avanzado para 600 yardas, en 3 ocasiones han recibido 45 puntos o más, y en 6, 30 unidades ó más. Son los número 28 contra la carrera, y últimos contra el pase.

Y a la ofensiva, qué decir del desempeño del domingo pasado contra Green Bay, cuando tenían el partido en la bolsa. Se olvidaron de correr, dando rienda suelta al ataque aéreo que le encanta al coordinador ofensivo Bill Callahan. ¿Dónde estaba la autoridad del entrenador en jefe Jason Garrett para el manejo de la estrategia en los minutos finales? ¿Y de Romo en la ejecución?.

En suma, Dallas controla su destino, y hasta puede calificar. Las preguntas son: ¿para qué? ¿tienen con qué competirle a Seattle y compañía? y ¿hasta cuándo seguirá metiendo las manos en el manejo de personal Jones?

Vota por la cheerleader de la Semana 15:

http://s0.uvnimg.com/nfl/porristas/fotos/photo/2013-12-19/s15_590x395.jpg

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad