publicidad
Peyton Manning tuvo su primer gran regreso para triunfar como miembro de los Broncos, pero fue el número 47 en su carrera (AP-NFL).

Enrique Burak: Manning está de vuelta

Enrique Burak: Manning está de vuelta

El impresionante regreso de Peyton Manning en San Diego, seguramente tendrá consecuencias a final del año o quizás antes.

Peyton Manning tuvo su primer gran regreso para triunfar como miembro de...
Peyton Manning tuvo su primer gran regreso para triunfar como miembro de los Broncos, pero fue el número 47 en su carrera (AP-NFL).

No estoy plenamente seguro de cuáles serán las consecuencias del partido del lunes por la noche en San Diego, pero de lo que sí estoy convencido es que las habrá.

Opina en los foros de la NFL.

Por un lado, los Chargers tuvieron una ventaja de 24 puntos, al aprovechar básicamente las entregas de balón de los Broncos y, por el otro, el regreso espectacular de Denver, orquestado por Peyton Manning, que por primera ocasión produce la magia de la que es capaz con su nueva escuadra, para capitalizar cuatro intercepciones a Philip Rivers, dos de ellas devueltas para touchdown y anotar 35 unidades sin respuesta.

Ambas escuadras están empatadas en el primer sitio del Oeste de la Americana, con marca de 3-3, aunque se mueven en direcciones distintas: San Diego ha perdido dos en línea y tres de los últimos cuatro, al tiempo que los Broncos han ganado dos de los tres más recientes.

publicidad

Y algo que vale la pena mencionar, es que conforme fue avanzando el partido se veía cada vez más a Manning encontrando a su viejo yo, en un uniforme, y con un personal diferente, pero todos ellos amalgamados en un solo producto, respaldados además, por una buena defensiva, que detuvo a la hora buena, y que fue oportuna con los robos de balón.

¿Consecuencias? Ante la falta de competitividad de Oakland y Kansas City, todo hace suponer que la pelea por el título divisional será una batalla entre dos y el resultado del lunes puede significar a la postre el cetro para Denver. Al tiempo.

Por otra parte y aunque siguen siendo mis favoritos para llegar al Super Bowl, la semana 6 fue una fuerte lección para Houston, que perdió el invicto ante Green Bay, y para San Francisco, que tropieza por segunda vez en el año.

En cuanto a los “texanos”, la ejecución de los “empacadores”, así como el análisis de sus entrenadores para secarlos por la vía terrestre, y desaparecer el play-action, los hizo lucir como una escuadra del montón. Estoy seguro que Gary Kubiak y compañía habrán tomado nota de todo lo anterior para volver a encarrilarse.

El revés para San Francisco fue muy doloroso porque seguramente esperaban con ansias a que llegara la fecha de enfrentar a los Giants, que los habían vencido en el Juego de Campeonato de Conferencia de la temporada anterior. Y aunque no era una revancha como tal, ya que para ello el partido debía ser en la misma instancia, querían lucir bien frente a su público y ante la liga en general, cosa que no ocurrió.

publicidad

Más que el triunfo de Nueva York, lo que más me llamó la atención fue la contundencia del mismo, dañando a una de las mejores defensivas de la liga y limitando a Alex Smith a sólo un gol de campo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad