publicidad
.

Enrique Burak: Figuras marcadas

Enrique Burak: Figuras marcadas

No importa cuaál haya sido la trascendencia de un deportista, si a la hora buena falla, su legado puede verse manchado.

.
.

No importa cuaál haya sido la trascendencia de un deportista, si a la hora buena falla, su legado puede verse manchado. Ejemplos hay muchos, en la NFL recuerdo a Jackie Smith, excelente ala cerrada de los Cardenales de San Luis, 5 veces electo al Pro Bowl, que tras sufrir una serie de lesiones pasó a los Cowboys en 1978. Durante esa campaña no atrapó un solo pase, pero acudió a su único Super Bowl, la edición XIII ante Pittsburgh.

Lamentablemente de Smith no nos acordamos de sus 480 recepciones, cerca de 8,000 yardas y 40 touchdowns, sino del pase que dejó escapar de Roger Staubach, que hubiera empatado el partido a 21 en el tercer cuarto. Dallas perdió 35-31.

Bajo el tenso clima provocado por la Guerra del Golfo Pérsico, se enfrentaron en el Super Bowl XXV Giants y Buffalo. En los últimos instantes con Nueva York adelante 20-19, Marv Levy entrenador de los Bills envió a Scott Norwood a intentar un gol de campo de 47 yardas, pese a que en la campaña regular sólo había convertido 1 de 5 intentos de 40 yardas ó más en pasto natural. La patada, aunque tuvo distancia, se fue desviada a la derecha. Sería la primera de 4 derrotas consecutivas para Buffalo en el juego grande de la NFL. Norwood permaneció un año más en la organización , aunque su desempeño en 1991 fue lamentable, conectando 18 de 29 intentos.

publicidad

Es muy probable que muchos incluyan en esta lista a Russell Wilson de los Seattle Seahawks por el pase interceptado en el Super Bowl del pasado 1 de febrero ante Patriots. Es imposible quedarse más cerca de un bicampeonato, 1 yarda. Y aunque ya han transcurrido 3 semanas, Wilson puso un video en la Tribuna de los Jugadores, en el que señala que pese a haberse desconectado del futbol americano durante estos días, acepta la responsabilidad total por la falla en la ejecución de la jugada, misma que le sigue atormentando. Agregó que nunca ha estado tan hambriento por regresar al gimnasio, a estudiar película, y luchar por llegar al Super Bowl 50.

La elección de la jugada se sigue debatiendo, pero la realidad es una, de 108 pases en toda la temporada desde la yarda 1 ninguno fue interceptado.

Por lo pronto Wilson acudirá, tal y como lo hiciera el año pasado, al campo de entrenamiento de primavera de los Rangers de Texas, donde dio pláticas y participó en trabajo de infield. Principalmente segunda base, fue originalmente seleccionado por Baltimore en el Draft del 2007, pero eligió acudir a la universidad. Más tarde los Rockies de Colorado se hicieron de sus derechos en el 2010, mismos que pasaron a los Rangers a fines del 2013.

Wilson ya ganó un Super Bowl y dejó el bicampeonato a una yarda, pero le queda aún mucho tiempo para buscar la redención.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad