publicidad
Las muestras de cariño y respeto de los aficionados por Junior Seau dejan constancia de su grandeza sobre los emparrillados.

Enrique Burak: El otro lado de la moneda

Enrique Burak: El otro lado de la moneda

No es de extrañarse que de vez en vez nos encontremos con algún nombre conocido de la NFL que aparece en la nota roja.

Las muestras de cariño y respeto de los aficionados por Junior Seau deja...
Las muestras de cariño y respeto de los aficionados por Junior Seau dejan constancia de su grandeza sobre los emparrillados.

El suicidio de Junior Seau no sólo tomó por sorpresa al mundo relacionado con el fútbol americano, sino también a aquellos que integraban el círculo más cercano del ex linebacker de los San Diego Chargers, los Miami Dolphins y los New England Patriots.

Y es que a diferencia de Dave Duerson, el ex profundo de los Chicago Bears de los años 80, que también se quitó la vida, no dejó una nota, ni anticipó a nadie de sus intenciones.

Lo ocurrido tiene una notable relación con un par de situaciones que se están produciendo. Por un lado, la liga enfrenta una serie de demandas de cientos de ex jugadores quienes han visto decaer notablemente su calidad de vida una vez que sus días en los emparrillados han terminado. Algunos de ellos sufren de demencia, o de bloqueos mentales. Decía Merrill Hoge, corredor de los Pittsburgh Steelers y de los “Osos” entre los 80 y 90, que en una ocasión llevó a su familia a comer al a un restaurant que visitaban con frecuencia, y simplemente no tenía ni idea de cómo llegar.

publicidad

Lamentablemente, nada se puede hacer con quienes jugaron en la NFL en tiempos anteriores, sin embargo, es indiscutible que el comité de competencia está sumamente preocupado por realizar cambios al reglamento que reditúen en seguridad para los jugadores. Por ello, entre otras situaciones la protección que puede parecer exagerada a los quarterbacks o el adelantar las patadas de kickoff a la yarda 35, que aunque limitó el número de devoluciones, una parte emocionante del juego, redujo también el número de lesiones.

La segunda parte es en relación a un estudio de Sports Illustrated. El 78% de los jugadores que tienen dos años de retiro sufren de depresión o están en bancarrota ante la falta de empleo o por enfrentar problemas maritales que se traducen en divorcios.

Estamos hablando de tres de cada cuatro ex jugadores, algunos de los cuales vieron cómo enormes fortunas se les fueron entre los dedos, y que no saben qué hacer con el resto de sus vidas, ya que sólo saben jugar fútbol americano. No es de extrañarse entonces que de vez en vez nos encontremos con algún nombre conocido que aparece en la nota roja.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad