publicidad
(AP-NFL).

Enrique Burak: Aniversario de plata en Dallas

Enrique Burak: Aniversario de plata en Dallas

Se cumplen 25 años de la compra de los Vaqueros por parte de Jerry Jones, quien dijo que sigue cargando una piedra en el zapato, el despido de Landry.

(AP-NFL).
(AP-NFL).

Este martes se cumplen 25 años de la compra de los Vaqueros de Dallas por parte de Jerry Jones. En el transcurso del Scouting Combine que año con año se realiza en Indianápolis, el propietario del conjunto de la estrella solitaria señaló que sigue cargando con una piedra en el zapato: el haber despedido a Tom Landry, el único entrenador en jefe que el equipo había tenido desde su aparición en la NFL en 1960, y que los llevó a 5 Super Bowls, ganando 2 de ellos, además de campañas ganadoras entre 1966 y 1985.

Sin embargo la escuadra cayó en un bache, y luego de 3 campañas perdedoras consecutivas, la última de ellas que coincidió con la adquisición por parte de Jones, éste decidió, sin más, darle las gracias. Es un hecho que la afición en Dallas aún no le perdona. Fue un ejemplo más en donde se demuestra que la clase y categoría no se compran en la farmacia.

publicidad

Hace unos días Jones dijo que se arrepintió, que debió haber tenido un poco más de paciencia, y esperar a ver cómo se desarrollaba su primera temporada en la liga bajo las riendas del legendario entrenador, pero que se dejó llevar por su deseo por cambiar las cosas.

Al tiempo, podemos decir que la jugada, en principio, no le salió mal. Aunque el debut de Jimmy Johnson fue con un terrible 1-15, eventualmente dio un giro total, seleccionando en el Draft a futuros integrantes del Salón de la Fama, como Emmitt Smith, Troy Aikman, Michael Irvin, y muchos otros más, que hicieron renacer a la franquicia. Para el tercer año con Johnson reaparecieron en los playoffs, y para el cuarto y quinto, se llevaron a sus vitrinas el Trofeo Lombardi.

Fue en ese momento, en la cúspide que la relación entre Jones y Johnson, compañeros en la Universidad de Arkansas, que la ciudad era demasiado pequeña para que ambos permanecieran en ella.

Johnson se fue como campeón, y como su reemplazo, Jones trajo a Barry Switzer, que también perteneciera a Arkansas, y que como su antecesor, también conquistara el título en las filas colegiales.

Sin afán de quitarle el mérito a Switzer, hay una realidad. En su primera campaña, 1994, llegó hasta la final de campeonato de conferencia, y a la siguiente, ganó el Super Bowl a Pittsburgh, con toda la infraestructura que había generado Johnson. Eran 3 cetros en 4 temporadas para los Vaqueros.

publicidad

Pero cuando el vuelo se terminó, y Jones se empezó a involucrar en el Draft empezó el desastre. De 1996 a la fecha, Dallas sólo ha calificado 7 veces a playoffs, la más reciente en el 2009, que también es su última campaña ganadora, con apenas 2 victorias en 9 encuentros.

Dicen en Dallas que Jones es un estupendo dueño, uno de los mejores de la NFL, que se preocupa por sus jugadores, se involucra notablemente en el desarrollo de la liga, y fue el artífice en la construcción de uno de los estadios más espectaculares del mundo. Pero también se comenta que es uno de los peores gerentes generales, sin un conocimiento pleno del juego, y con elecciones de talento sumamente malas, de poca permanencia en el equipo.

Son 25 años de Jones en Dallas, y con las buenas épocas a casi dos décadas de distancia, la afición de Dallas ¿tiene motivos para celebrar?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad