publicidad
Chad Ochocinco es el nuevo refuerzo de los Dolphins.

Dan Fridman: En el mar la vida es ochenta y cinco veces más sabrosa

Dan Fridman: En el mar la vida es ochenta y cinco veces más sabrosa

Tras ser cortado por los New England Patriots, Chad Ochocinco fue contratado por un año con los Miami Dolphins.

Chad Ochocinco es el nuevo refuerzo de los Dolphins.
Chad Ochocinco es el nuevo refuerzo de los Dolphins.

Amigos de NFL.com/Español, tras ser cortado por los New England Patriots, Chad Ochocinco fue contratado por un año con los Miami Dolphins.

¿Tendrá éxito Chad Ochocinco con los Dolphins? Opina en los foros de la NFL.

Sin embargo, ¿es esta una buena contratación para los del Sur de la Florida?

Se suele hacer un juicio respecto a movimientos de Draft y agencia libre basados en quien los hace y no en el movimiento en sí.

Cuando New England, con una excelente reputación en cuanto a transacciones, tomó a Ochocinco y a Albert Haynesworth la temporada pasada, la crítica fue muy positiva y, a diferencia de la opinión de la mayoría, ninguno de los dos resultó.

En cambio Miami, con un Gerente General en lo más bajo de la percepción pública, toma a Ochocinco, la idea general es que llega solo por ser mediático y que nada aportará en lo deportivo.

publicidad

Quiero declararme en contra de la idea de que la de Chad Ochocinco es una mala contratación de los Dolphins y a continuación presento mis argumentos.

Primero que nada, a diferencia de los Patriots, los Dolphins si requieren de receptores, un grupo donde destacan Davone Bess y Brian Hartline requiere necesariamente de refuerzos y Chad Ochocinco se convierte, para mí, en el mejor receptor en Miami.

Luego está el factor del plan de juego, en New England fue imposible de aprender para Ochocinco, el de Mike Sherman en Miami en sumamente simple (adaptado para su quarterback novato Ryan Tannehill) y la ventaja de que Chad es un gran corredor de rutas va a ayudar mucho en este sistema.

El tercer factor es que Chad Ochocinco va a estar en su casa, en Miami, en el último lugar donde jugó un Pro Bowl y esta vez sabe que es su última oportunidad de regresar a los primeros planos y me parece que tendrá el hambre de demostrar que todavía es un receptor confiable en la NFL.

No creo, sin embargo, que caya a ser una gran temporada de Ochocinco en Miami, simplemente creo que será buena y que un refuerzo barato, por un año, y sin ninguna selección de Draft en compensación será rentable para los Dolphins en 2012.

Veremos que ocurre, pero yo le creo que en el mar la vida para Ochocinco será más sabrosa.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad