publicidad
Santonio Holmes sería un problema del que los Jets estarían ansiosos de deshacerse (AP-NFL).

Cinco grandes nombres que podrían ser víctimas del tope salarial

Cinco grandes nombres que podrían ser víctimas del tope salarial

Te presentamos a cinco jugadores veteranos de gran nivel que podrían ser víctimas del tope salarial de cara a 2014.

Santonio Holmes sería un problema del que los Jets estarían ansiosos de...
Santonio Holmes sería un problema del que los Jets estarían ansiosos de deshacerse (AP-NFL).

Por Dan Hanzus

Hemos llegado al momento en el calendario de la NFL en el que tenemos que sacar las calculadoras.

Esta parte no es tan atractiva como, digamos “la parte correspondiente al Super Bowl” del calendario de la NFL, pero el juego de los números es de una importancia vital para los 32 equipos de la NFL. Este es el momento en el que las directivas revisan los rosters y deciden cómo construir un equipo bajo las limitantes del tope salarial.

Esto puede ser un trabajo problemático y suele forzar a los equipos a separase de jugadores de impacto por razones que van más allá del desempeño.

Habiendo dicho eso, he aquí cinco veteranos notables que se perfilan como posibles víctimas del tope salarial. He incluido un porcentaje completamente arbitrario de que el jugador se vaya que, ¿quién sabe? Podría terminar siendo completamente preciso.

publicidad

Así que veamos:

Chris Johnson, corredor, Tennessee Titans

Los Titans pusieron la mesa para que Johnson fuera CJ2K. El problema es que Johnson ya no es ese tipo. Aún tiene las piernas, pero Johnson se ha vuelto indeciso y nervioso; hábitos que pueden aumentar detrás de líneas ofensivas mediocres. Johnson se ha convertido en el Rob Deer de los corredores de la NFL: está dispuesto a liderar la liga en ponches a pesar de que le cueste algunos jonrones.

Los Titans son una franquicia en transición. Es muy poco probable que paguen $8 millones por un corredor que promedio menos de cuatro yardas por acarreo la temporada pasada. Un nuevo inicio podría ser benéfico para todos los involucrados.

Posibilidades de que lo dejen ir: 95 por ciento

Santonio Holmes, receptor, New York Jets

Hablando de hérores de 2010, la habilidad de Holmes de hacer jugadas grandes con Mark Sánchez fue una razón importante por la que los Jets avanzaron a su segundo Juego de Campeonato de la AFC consecutivo ese año. Holmes convirtió eso en un contrato grande y ha sido un problema para el equipo desde entonces. En 2011 fue una molestia en el vestidor y luego pasó la mayor parte de las siguientes dos temporadas lesionado.

Los Jets ahorrarán $8.25 millones al deshacerse de Holmes esta primavera. Probablemente habrá una fiesta en Florham Park cuando el receptor por fin sea historia.

Probabilidades de que lo dejen ir: 99 por ciento.

publicidad

Terrell Suggs, apoyador externo, Baltimore Ravens

Suggs se vio como un candidato seguro a regreso del año a mediados de la temporada, consiguiendo nueve capturas y 60 tackleos en sus primeros ocho partidos. Pero en el resto de la temporada se llevó solo una captura y 20 tackleos, y el gerente de los Ravens Ozzie Newsome reconoció en enero que no era una certeza que Suggs regresara en 2014.

¿Es este un movimiento de negociación del gerente, o es verdad que Suggs está en riesgo? Lo que sí sabemos es que Suggs, de 31 años, consumirá $12.4 millones del tope salarial para un equipo sin liquidez. Un desafío de quien cede primero podría comenzar en poco tiempo.

Probabilidad de que lo dejen ir: 40 por ciento.

DeMarcus Ware, ala defensiva, Dallas Cowboys

Ware, quien alguna vez uno de los jugadores más temidos para presionar al mariscal, ha visto su producción disminuir conforme las lesiones le han pasado factura. Ware consiguió el peor total de su carrera con seis capturas y desapareció por completo en la recta final de otro fracaso de Dallas en diciembre.

Los Cowboys siguen siendo una mejor defensiva con Ware en la orilla, pero un equipo que se acerca al infierno del tope salarial podría tener problemas para retener a un presionador veterano con un sueldo de $12.25 millones para la próxima temporada. Ware no está abierto a un recorte de salario, pero sí reestructuraría su contrato que tiene dos años y $26 millones por jugar.

publicidad

Probabilidad de que lo dejen ir: 50 por ciento.

Julius Peppers, ala defensivo, Chicago Bears

Al igual que Ware, Peppers alguna vez estuvo entre los más temidos por los quarterbacks. El tiempo le ha robado al jugador de 34 años su explosividad de antaño y viene de su peor temporada desde que llegó a los Bears en 2010.

Peppers tiene programado un salario de más de $18 millones para la próxima temporada y se ha especulado que su única oportunidad de quedarse con Chicago es reducir su salario. A pesar de lo humillante como parce ese prospecto, Peppers tendría suerte de recibir la mitad de esa cifra en el mercado abierto. Los presionadores veteranos en declive no suelen recibir grandes salarios en la agencia libre, pero Peppers aún podría controlar su destino. Eso es más de lo que se puede decir de algunos de los nombres de arriba.

Probabilidad de que lo dejen ir: 60 por ciento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad