publicidad
Bill Callahan podría revolucionar a la ofensiva de los Cowboys (AP-NFL).

Brooks: Con Bill Callahan eligiendo jugadas, Cowboys debe maximizar su potencial

Brooks: Con Bill Callahan eligiendo jugadas, Cowboys debe maximizar su potencial

Bucky Brooks analiza por qué la llegada de Bill Callahan para seleccionar las jugadas de Cowboys podría llevar al equipo al éxito.

Bill Callahan podría revolucionar a la ofensiva de los Cowboys (AP-NFL).
Bill Callahan podría revolucionar a la ofensiva de los Cowboys (AP-NFL).

Por Bucky Brooks

¿En realidad importa quién es el designado para elegir jugadas?

En la NFL no cabe duda: Quien selecciona las jugadas es invaluable, particularmente a la ofensiva. Él orquestra el flujo del  juego y designa qué jugadores son las figuras clave en el plan de juego. Más importante aún, él trabaja con el quarterback para garantizar que el sistema aproveche sus fortalezas individuales, al tiempo que proporciona oportunidades de jugadas grandes para capitalizar las debilidades del rival.

A lo largo de las últimas seis temporadas con los Dallas Cowboys, esas tareas recayeron en los hombros de Jason Garrett. Si bien él produjo cuatro ofensivas totales que terminaron entre las primeras diez en ese periodo, el costo de lidiar con la selección de jugadas y sus tareas de entrenador en jefe al mismo tiempo probó ser demasiado para Garrett en años recientes. Desde mal manejo del reloj a ajustes inconsistentes durante los partidos, era obvio que el entrenador en jefe de los Cowboys batalló con la responsabilidad de ocupar varios puestos durante los partidos. En consecuencia, la ofensiva de Dallas se desinfló en momentos clave cuando se necesitaba un esfuerzo explosivo para amarrar la victoria.

publicidad

Eso deberá cambiar ahora que Bill Callahan seleccionará las jugadas en 2013. Callahan tiene una reputación de conjuntar ofensivas potentes desde sus días como entrenador en jefe y coordinador ofensivo con los Oakland Raiders (que lideraron la liga en yardas terrestres en 2000 y fueron el mejor en yardas por pase en 2002) y como entrenador en jefe asociado con los New York Jets (que lideraron la liga en yardas terrestres en 2009).

Si bien Callahan mantendrá el libre de jugadas de los Cowboys intacto, ciertamente podrá poner su sello en la ofensiva al ajustar puntos de énfasis en los planes de juego. Basándose en un estudio de videos de la ofensiva de Dallas y mi familiaridad con Callahan de mi tiempo en Oakland (donde fue coordinador ofensivo cuando yo jugué para el equipo en 1998), he aquí tres cosas que espero ver en el campo en este otoño.

1) Construir la ofensiva alrededor de los talentos de Tony Romo

Muchos fans de Cowboys tienen una relación amor/odio con Romo, pero los directivos del equipo saben que sus aspiraciones a un campeonato dependen del desempeño del tres veces elegido al Pro Bowl. Cuando Romo está encendido, la ofensiva de los Cowboys es una de las unidades más explosivas de la NFL, un grupo de alto octanaje que pocas defensivas pueden contener. Ese ha sido el caso a lo largo de su paso como titular de los Cowboys, particularmente en las tres temporadas en las que Garrett ha estado al mando.

publicidad

Desde 2006, los Cowboys tienen marca de 23-5 cuando Romo completa más del 70 por ciento de sus pases y 34 y 8 cuando termina con un rating de pasador de al menos 100. Esos números hablan de la relación directa entre el nivel de Romo desde el bolsillo y el resultado de los partidos.

Callahan ajustará el “playbook” para acentuar las fortalezas de su quarterback como un pasador atlético de ritmo rápido desde el bolsillo. Esto deberá de resultar en más pases de cinco pases con uno o dos corredores dentro de una variedad de rutas intermedias para los receptores. Además, podemos esperar más pases de ritmo rápido desde la formación escopeta, donde Romo puede recibir el centro, acomodar los pies y entregar pases precisos a receptores en trayectorias cortas e intermedias. Esto le permitirá a Romo entrar en buen ritmo, conectando pases sencillos desde el bolsillo, y ayudará a protegerlo de la presión.

Finalmente, es de esperar que Callahan incluya pases basados en movimiento para alterar el lugar de lanzamiento del ataque aéreo para aprovechar el atletismo de sus quarterbacks. Este podría ser un aspecto importnate de la ofensiva de los Cowboys, porque evitaría que los coordinadores defensivos ataquen excesivamente con cargas por el A-gap (es decir en el espacio entre el centro y el guardia) diseñados para romper el ritmo de Romo en el bolsillo.

Recuerde, Callahan fue el entrenador en jefe y seleccionador de jugadas en Oakland cuando Rich Gannon fue seleccionado el más valioso de la liga en 2002, así que el tipo ciertamente entiende cómo preparar a sus mariscales para el éxito. Si el prepara un plan  que diversifique el juego aéreo de Dallas mientras mantiene los intentos de Romo en el rango de los 30 a los 35 pases, Callahan podría encender a los Cowboys de camino a su primer viaje a playoffs desde 2009, y ayudar a su quarterback a perseguir el honor individual más alto de la NFL.

publicidad

2) Enviar el balón a Dez Bryant y Miles Austin en movimiento.

El dinámico cuerpo de receptores de los Cowboys es una fortaleza incuestionable de su unidad ofensiva. Bryant, Austin y el ala cerrada Jason Witten son uno de los grupos más electrizantes de la NFL, y pocos equipos tienen suficientes defensivos para pelear contra ellos en espacio. Esto debe de motivar a Callahan a darles el balón a sus jugadores principales en muchas ocasiones en campo abierto con una variedad de rutas cortas o intermedias diseñadas para explotar áreas vulnerables en la cobertura. Específicamente, los Cowboys deben de hacer un esfuerzo consciente de darle el balón a Bryant y Austin en movimiento. Ambos jugadores son excepcionales corredores en campo abierto; Dallas deberá de tomar ventaja de su habilidad de convertir pases cortos en grandes ganancias en rutas cruzadas.

Dez Bryant: Bryant mostró enorme potencial como receptor número uno en sus primeras temporadas en la NFL, pero en verdad surgió como un jugador dominante en 2012. Esto debe de llevar a Callahan a hacer de él el punto principal del juego aéreo. Bryant consiguió su primera temporada de mil llardas, atrapando 92 pases para 1,328 yardas y 12 touchdowns, al tiempo que mostró un juego redondo. Desde correr rutas cortas e intermedias hasta tener éxito como una amenaza vertical, Bryant es alguien que puede cambiar un partido en el perímetro con el potencial de anotar desde cualquier parte del campo.

publicidad

Esta temporada espero ver a Bryant correr más rutas sesgadas, pantallas rápidas y rutas cruzadas, patrones que le darán el balón rápidamente y con espacio. Si Bryant puede conseguir gran producción en rutas de bajo riesgo, los Cowboys pueden seguir siendo eficientes sin arriesgar el ovoide.

Miles Austin: Las lesiones han evitado que Austin muestre sus explosivas habilidades para recibir que produjeron campañas consecutivas de mil yardas en 2009 y 2010. Austin es un jugador dinámico con impresionantes capacidad para correr con espacio libre. Los Cowboys se beneficiarían de darle el balón en rutas cruzadas por el medio. Austin no tiene miedo entre las marcas y su combinación de corpulencia y velocidad lo hacen difícil de derribar en campo abierto. La mayor parte de los receptores teme de atacar el medio del campo pero el valor y habilidad para correr de Austin le permiten brillar en medio del tránsito.

3) Mostrar un compromiso más grande con DeMarco Murray y el juego terrestre

Con todo el énfasis que se pone en el juego aéreo en la NFL, las ofensivas más peligrosas de la liga son balanceadas. Los Cowboys ciertamente poseen el talento y personal para adoptar una proporción de 55 pases por 45 carreras, lo que evitaría los rivales se carguen a defenderse contra su potente juego aéreo. Pero Garrett nunca mostró un compromiso fuerte con correr el balón consistentemente en su paso como entrenador en jefe. El equipo solía abandonar el juego terrestre en años recientes, poniendo el peso en Romo para cargar con el equipo.

publicidad

Esa aproximación filosófica deberá de cambiar con Callahan tomando las riendas en el trabajo. El coordinador apoya el juego terrestre de zona y correrá el balón persistentemente a su corredor principal para mantener a las defensivas honestas. Al correr el balón un poco más, los Cowboys pueden controlar el ritmo del partido al tiempo que preparan oportunidades para el “play action”.

En Murray, Callahan tiene a un talentoso corredor capaz de darle a su ofensiva un impulso como corredor principal. El profesional de tercer año ha mostrado destellos de brillo como un corredor fuerte, pero también se ha visto limitado por una serie de lesiones en su joven carrera. Él es grande, rápido y físicamente duro con el balón en sus manos, y sin embargo muestra visión, balance y control del cuerpo para hacer cortes explosivos a los espacios. En un esquema de carreras basado en zonas, esas características podrían hacer que Murray brille cuando se le den suficientes acarreos para entrar en ritmo.

Considerando la marca de 8-0 de los Cowboys cuando Murray recibe 20 o más acarreos, Callahan haría bien de darle a su talentoso corredor muchas oportunidades de conseguir ganancias explosivas en una serie de jugadas de zona internas y externas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad