publicidad
La idea del futbol americano en olímpicos es lejana pero, ¿qué tanto? (AP-NFL)

Breer: Futbol americano en los Olímpicos, un sueño que podría hacerse realidad

Breer: Futbol americano en los Olímpicos, un sueño que podría hacerse realidad

El analista y reportero Albert Breer analiza el camino y las probabilidades de que el futbol americano sea olímpico.

La idea del futbol americano en olímpicos es lejana pero, ¿qué tanto? (A...
La idea del futbol americano en olímpicos es lejana pero, ¿qué tanto? (AP-NFL)

Por Albert Breer, reportero NFL.com y NFL Network

Algo gracioso sucedió a lo largo de la evolución del concepto de enviar un “Dream Team” al basketball de los Juegos Olímpicos a lo largo de los últimos quince años.

¿Crees que algún día el futbol americano será olímpico? Opina en los foros de la NFL.

Los Estados Unidos perdieron.

Si bien alguna vez resultaba impensable, sucedió en 2004, a manos de los argentinos. Una medalla de bronce con los consecuentes cambios a la federación fue el resultado. Pero ese fue difícilmente el producto más significativo que surgió de todo el asunto.

El mundo alcanzó, y finalmente derrotó, al Goliat azul, rojo y blanco. Si bien fue un golpe devastador para ese equipo en particular, el suceso validó la idea de que el juego se podía jugar al nivel más alto en el plano internacional.

publicidad

Así que ahora, con los campamentos de entrenamiento de la NFL arrancando y toda la atención del mundo se concentra en Londres, cabe preguntar: ¿podría el futbol americano gozar del mismo tipo de evolución?

“En el basketball, hace 50 o 60 años, estaban arrasando con la gente y véanlo hoy en día”, dijo el director ejecutivo de USA Football Scott Hallenbeck. “Dado que todo avanza a supervelocidad en estos tiempos, yo sugeriría recortar ese lapso de 50 años a la mitad o a un tercio de lo que era. Con la velocidad con la que se mueven las cosas, estamos más cerca de lo que creen”.

La gente afuera de la comunidad del futbol americano es algo más escéptica. Una fuente dentro de los Olímpicos dijo que la idea de que este deporte se añadiera a los juegos no está “ni siquiera en el ámbito de lo posible”, citando la exclusión del béisbol y el softball, deportes con mucha más práctica internacional que el futbol americano, en parte por el dominio que ejercían los estadounidenses.

Ese hecho no detiene a la Federación Internacional de Futbol Americano de avanzar hacia delante. Formada en 1998, la federación se unió a SportAccord, una organización internacional diseñada para unir federaciones deportivas, como miembro provisional en 2003 y consiguió ser un miembro completo en 2005. Formar una federación es uno de los primeros pasos en busca de ser incluido en los Olímpicos; unirse a SportAccord fue el segundo.

publicidad

La federación aplicó para ser reconocida por el Comité Olímpico Internacional a principios de 2012, lo que constituye el tercer paso para convertirse en deporte Olímpico, se espera que la decisión del COI llegue al final del año. Hallenbeck dijo que si bien muchos de los criterios para ser reconocidos “no están claros”, la IFAF (por sus siglas en inglés) cumple con dos que son absolutamente necesarias: un deporte debe de tener al menos 50 federaciones y tener al menos una federación en cada continente.

Hoy en día hay 64 federaciones de futbol americano en todo el mundo; la incorporación de una federación africana el verano pasado, como lo fue la de Nigeria, llenó el último espacio continental para laIFAF.

De llegar el reconocimiento por parte del COI, solo faltaría un paso: entrar a los Olímpicos. Ese, de acuerdo a todos los involucrados, aún está bastante lejos. Pero algunos insisten en que, a pesar de los obstáculos por delante, no es un sueño inalcanzable.

“En teoría, si recibimos el reconocimiento este año, que podría suceder, seríamos elegibles para 2020”, dijo Tommy Wiking, el presidente de la IFAF basado en Suecia. “Nuestra siguiente oportunidad en es 2024, y la decisión de buscar eso se tomará en cuatro o cinco años. Si todo sale bien, 2024 sería posible. ¿Creo que estaremos en los juegos de 2024? No, no realmente. Creo que tendremos el reconocimiento del COI, si no este año, el próximo, y seguiremos desde ahí”

publicidad

Si bien el basketball parece un buen ejemplo a seguir para el futbol americano, el camino del rugby parece más adecuado. Ese deporte regresara a los juegos, luego de haber sido excluido por 96 años, en una prueba de dos ediciones, en 2016 y 2020. La gente que apoya el rugby tuvo que batallar para alcanzar ese logro y su perspectiva de las probabilidades para el futbol americano son oscuras.

La versión del rugby que se jugará en los Olímpicos será considerablemente diferente del juego en su forma tradicional, gracias a los cambios que se hicieron para superar los obstáculos que también enfrenta el futbol americano.

El primero es un problema de números. Los Olímpicos limitan su número de participantes a 10,500 atletas y entrenadores. El rugby tradicional incluye a 15 jugadores por equipo con siete reservas por lado. La versión que se jugará en Rio de Janeiro será el famoso rugby “sevens” una versión actualizada que incluye siete jugadores por lado. Dada la estructura del deporte, sería difícil hacer un cambio similar en el futbol americano.

El segundo es un problema de equidad de género. Los rugby sevens son más adecuados para la participación de hombre y mujeres. Si bien hay ligas de futbol americano femenil en Estados Unidos, el deporte es jugado predominantemente por hombres a nivel internacional.

El tercer problema está relacionado a la duración de tres semanas de los juegos. El rugby tradicional, que es brutal, no podría jugarse todos los días. El futbol americano enfrentaría el mismo impedimento.

publicidad

Y esas son solo las barreras preliminares, de acuerdo a quienes superaron el proceso con el rugby.

“El reto que tiene (el futbol americano) es su falta de presencia global”, opinó Nigel Melville, presidente de USA Rugby. “El rugby se juega en 115 países y todos ellos son miembros del International Rugby Board. Para avanzar al nivel olímpico, el deporte necesita ser global. El softball por ejemplo dejó los juegos porque no era global. El golf por otra parte, entró. Pero todos los deportes ahí se juegan a nivel global. El futbol americano se reconoce globalmente como deporte, pero no se juega globalmente”.

El enseñar, entrenar y jugar futbol americano de 11 contra 11 y contacto completo es un proceso costoso y complicado. Globalizar el deporte no es tan simple como poner dos aros y darles un balón de basketball a unos niños.

Recientemente la NFL ha intentado resolver ese problema exportando una versión modificada del juego tradicional.

“El futbol americano bandera se ha convertido en el foco (del crecimiento internacional)”, dijo Chris Parsons, vicepresidente de la NFL para mercados internacionales. “El ‘Flag’ ha estado creciendo rápidamente. México es un ejemplo de su desarrollo: hay más de un millónd e niños jugándolo en México. Hemos recibido gran apoyo, traemos patrocinadores y organizamos un torno cada año. En Japón es uno de los cinco deportes que los niños pueden hacer en la escuela. Es obligatorio que las escuelas tengan cinco deportes y el ‘flag’ es uno de ellos”.

publicidad

La idea, por ahora, es que el “Flag Football” sea una puerta hacia el juego tradicional en estos lugares en todo el mundo. Ese tipo de enfoque creativo podría ser necesario, como lo fue con el rugby, para cumplir el reto olímpico.

A principios de julio los Estados Unidos perdieron por primera vez en competencias internacionales de futbol americano, cayendo en el mundial de menores de 19 años del IFAF a manos de Canadá 23 a 17.

Es cierto que el equipo de EUA no fue lo mejor que podía ofrecer el país. También es posible que otros países se tomaran la competencia con más seriedad. Pero en cualquier caso, el hecho de que un equipo internacional haya dado la cara contra un roster de EUA plagado de jugadores que irán a la universidad es un suceso positivo para el deporte.

Sin embargo aún hay una disparidad de talento notable. No hay duda de que si se jugara el futbol americano en 2012, el equipo de EU dominaría como si jugara “Madden” en nivel fácil.

¿Qué tiene que decir el resto del mundo? De acuerdo a Wiking, Parsons y Hallenbeck, los siguientes mejores del mundo son México, Japón y Canadá. Un nivel más abajo están Alemania, Austria y Francia, dependiendo en con quien se hable. Nadie considera que esos países estén ni cerca de retar a Estados Unidos. Pero según Wiking la diferencia no es tan enorme como podría pensarse.

publicidad

“Para ser honesto, hay jugadores en Austria y Alemania que, si tuvieran una oportunidad en un campamento de la NFL, se quedarían con el equipo”, dijo Wiking. “No me cabe duda. Tenemos jugadores en Alemania que, si empezaran a jugar ahí y fueran a la universidad, lo lograrían. El problema es que si no van a la universidad en EUA, hay entrenadores que creen que no lo valen”.

El problema, según Wiking no solo es en EUA: En la mayoría de los países, lo atletas que juegan deportes en su juventud lo hace en sistemas de clubes coordinados por federaciones y no por universidades. La gente de las federaciones sabe que los entrenadores colegiales en EUA no van a querer que sus jugadores vayan a competir con su equipo nacional en el verano así que no desean exportar a sus jugadores y arriesgarse a perderlos.

El basketball, béisbol y hockey no enfrentan estos problemas. Los jóvenes de todo el mundo pueden entrar a esos Drafts y es normal que equipos de EUA busquen talento en otros países con programas de desarrollo.

En una estimación optimista, Wiking proyecta que los jugadores de otros países a “entre seis y ocho años” de competir con jugadores colegiales en EUA y “entre 12 y 15 años” de competir con la NFL.

La mayor parte de los deportes en los Olímpicos se desarrollan a un nivel suficiente para que 12 países en promedio puedan competir en ellos. No hay duda de que menos de una docena podría competir en futbol americano. Es posible, según Wiking ser elegido con solo ocho países a un nivel competitivo, pero el deporte aún esta lejos de ese número también.

publicidad

“El deporte tiene que desarrollarse al punto de que los campeonatos del mundo sean competitivos”, dijo Hallenbeck. “Seis de los ocho equipos están en nivel competitivo en hombres, pero estamos hablando de graduados de la universidad que no entran siquiera en la Arena League. El primer paso, realmente, es ver más jugadores internacionales en la NFL, como se ve en el basketball, donde parece que todos los países tienen un jugador internacional o dos”.

La NFL y muchas otras federaciones comparten un interés muy real en ver un crecimiento internacional. La NFL ha dado a esas federaciones acceso a sus recursos junto con el permiso de distribuir grabaciones de NFL Films en todo el mundo. Es por eso que el equipote Parsons trabaja de cerca con los de Wiking y Hallenbeck.

“Para mí (ser incluidos en los Olímpicos) conseguiría tres cosas”, dijo Parsons. “Primero, ilegitimizaría nuestro deporte como uno de participación mundial, no solo en EUA… la segunda es que ayuda a crear una oportunidad para atraer a la juventud, que es un grupo difícil de alcanzar”.

“Y en tercer lugar, y el tiempo dirá que tanto impacto tendrá, tuvimos una situación en la que la federación australina pidió fondos del gobierno para fomentar el juego desde abajo y encontramos que no recibimos tiempo si la federación no tiene un equipo olímpico. Eso sería un buen acelerador”.

Por ahora la liga seguirá con su iniciativa en Londres y el partido anual en Wembley. El dueño de los New England Patriots Robert Kraft dijo anteriormente en el verano que desearía ver a un equipo instalado ahí en algún punto de la siguiente década. Parsons, sin embargo, dijo que el futbol americano tendría que estar entre los cuatro o cinco deportes más populares para sustentar a un equipo y ahora es solo el séptimo y octavo. Los Buffalo Bills, mientras tanto, han dado continuidad a su acuerdo para jugar en Toronto, una ciudad que, de acuerdo a la liga, podría tener a un equipo justo ahora.

publicidad

Ir a los Olímpicos, sin embargo, sigue siendo el gran premio.

“Para gente como yo, en términos de nuestro trabajo como federación internacional, sería encontrar oro”, dijo Hallenbeck. “Es el mejor resultado final, significaría que alcanzamos la última meta. Para la NFL hay un delicado balance en no desear opacar la grandeza del Siper Bowl. Pero desde el punto de vista de USA Football, sería el escenario máximo para promocionar el deporte. Significaría que hemos tenido mucho éxito con nuestro deporte”.

Los jugadore han hablado al respecto. El quarterback de los Green Bay Packers Aaron Rodgers expresó recientemente su deseo de competir en los olímpicos.

Él nunca tendrá esa oportunidad. Las probabilidades no favorecen a la siguiente generación de jugadores tampoco. Pero los beneficios de ser incluidos y todo lo bueno que vendría con eso, son tan importantes que Wiking y Hallenbeck no dudan en perseguirlo.

“Si le hubieran preguntado a alguien hace 25 años si habría muchos jugadores no norteamericanos en la NBA habrían dicho que no”, dijo Wiking. “Si hubieran dicho hace 40 años que la mitad de la NHL sería de afuera del continente, pensarían que estaban muy equivocados. Y es lo mismo con todos los deportes. Abres la puerta a otros países y mejorarán”.

El reconocimiento por parte del COI entreabriría la puerta para el futbol americano. Abrirla de par en par sería mucho más difícil.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Premios Lo Nuestro