publicidad
Adam Schein cree que Bill O’Brien puede tener éxito inmediato con los Texans (AP-NFL).

Bill O’Brien tendrá el mayor impacto entre los coaches nuevos de 2014

Bill O’Brien tendrá el mayor impacto entre los coaches nuevos de 2014

Adam Schein revisa a los entrenadores novatos de 2014 y quién entre ellos tendrá más éxito en 2014 en la NFL.

Adam Schein cree que Bill O’Brien puede tener éxito inmediato con los Te...
Adam Schein cree que Bill O’Brien puede tener éxito inmediato con los Texans (AP-NFL).

Por Adam Schein

Los fans tienen a entusiasmarse cuando se contrata a un nuevo entrenador. Es sangre fresca tras un año " o varios años " de frustración e indiferencia.

¿Pero tendrán resultados?

Algunas nuevas contrataciones consiguen resultados instantáneos, como Andy Reid y Chip Kelly, quienes lideraron a sus respectivas franquicias de vuelta a los playoffs en el año uno. Algunas son tan malas que de hecho hacen una mala situación un poco peor, como Rob Chudzinski que duró un año en Cleveland.

En el ciclo de entrenadores de este año, sentí que la mayoría de las contrataciones fue excelente. Cuando quienes llamaban a mi programa de radio en SiriusXM “Schein on Sports” el pasado diciembre, siempre listé a Bill O’Brien, Ken Whisenhunt, Lovie Smith, Mike Zimmer y Jay Gruden. Todos fueron contratados.

publicidad

Pero, ¿quiénes de entre los nuevos entrenadores llegarán y tendrán un impacto inmediato con sus franquicias? He aquí mis rankings:

1) Bill O’Brien, Houston Texans

O’Brien toma las riendas del peor equipo de la NFL (2-4 en 2013) pero ciertamente no el menos talentoso. Esta situación es similar a la llegada de Reid en Kansas City el año pasado, cuando los Chiefs querían llevar a alguien con credibilidad al puesto de entrenador en jefe. Gary Kubiak se estrelló con Houston. El sagaz propietario Bob McNairs estaba consciente de esto desde temprano y rápidamente despidió a Kubiak antes de que terminara la temporada para adelantarse a la búsqueda de coaches. Gracias a eso consiguieron al mejor candidato.

O’Brien guió hábilmente a Penn State a través de una época de adversidad tras un horrible escándalo. Se trata de un excelente coach, motivador y una gran mente. O’Brien no es un coach colegial intentado dar el salto; es un coach de la NFL que tuvo éxito en la universidad. Fácilmente puedo haber conseguido un puesto como head coach en la NFL el año pasado. De hecho, podría haber conseguido fácilmente un puesto como entrenador si se hubiera quedado con los New England Patriots de Bill Belichick en lugar de dar el salto a Penn State.

O’Brien, quien definitivamente no careció de interés de parte de sus posibles empleadores, inteligentemente escogió a un equipo talentoso (si bien uno que no ha desarrollado su máximo potencial) con un dueño grandioso y un plan hacia el futuro. Y los Texans no solo mejorarán en este receso de temporada a través de la agencia libre y el Draft 2014. La primera selección global, que podría llevar un jugador de impacto o muchas selecciones (vía cambio), ciertamente ayuda la cuestión.

publicidad

Este es el equipo a seguir. El toque sabio de O’Brien debe de llevar a Houston del fondo hasta los playoffs.

2) Lovie Smith, Tampa Bay Buccaneers

En ocasiones cuando un entrenador pierde el toque en cualquier deporte, la gerencia busca un reemplazo completamente diferente. En el futbol americano la diferencia normalmente significa cambiar de ofensiva a defensiva, o viceversa. En Tampa los Buccaneers se quedaron del mismo lado del balín, pero fueron con la personalidad, la popularidad y la percepción opuestas al cambiar a Greg Schiano por Smith.

A mí de hecho me agradaban Schiano y el gerente Mark Dominik, y pensé que se merecían un año más para cambiar el rumbo de las cosas. Eso, desde luego, no sucedió. Aún así no cabe duda de que los “Bucs” mejoraron de manera importante con Smith, quien aporta credibilidad inmediata al vestidor y los fans en Tampa. Luego de la temporada repleta de drama que acaba de sufrir la franquicia, esto no puede enfatizarse suficiente.

Tampa tiene piezas sólidas colocadas. Me agrada Mike Glennon como quarterback y espero que los “Bucs” añadan a un veterano para apoyarlo. Un nuevo inicio como titular indiscutible le dará una mejor vibra.

Smith construyó a un ganador consistente en Chicago. Él hará lo mismo en Tampa.

3) Jay Gruden, Washington Redskins

Gruden fue una gran contratación. Es intenso, inteligente y excelente con los jugadores jóvenes. Además, esta no es una contratación del tipo explosivo que suele hacer Dan Snyder, y ese es un detalle muy importante.

publicidad

Los Redskins tuvieron el segundo peor total de victorias en la liga la temporada pasada (3-13), pero hay muchas razones para tener esperanza. Gruden reiniciará a Robert Griffin III, quien está desesperadamente necesitado de una mejor relación con su entrenador en jefe y seleccionador de jugadas. Los ‘Skins tienen mucho trabajo que hacer en cuanto a personal, pero el sello de Gruden estará por todas partes en este equipo, que no será el hazmerreír caótico el año pasado.

4) Mike Zimmer, Minnesota Vikings

Siento que este movimiento no recibió suficiente publicidad positiva. Zimmer por fin consiguió un trabajo de entrenador en jefe. Y los “Vikes” consiguieron al coach perfecto para ellos.

La percepción de Zimmer como el lunático grosero que se vio en “Hard Knocks” desafortunadamente se convirtió en una realidad alternativa extraña que todos creían cuando él estaba buscando un puesto de entrenador en jefe. Esa manera de pensar no veía a largo plazo. ¿Se dieron cuenta de cómo consiguió consistentemente hacer que la defensiva de los Bengals fuera mejor de lo que su talento hubiera sugerido? ¿Se dieron cuenta de cómo en “Cincy”, era capaz de rescatar regularmente carreras y hace que los jugadores maximizaran su potencial?

Zimmer va a patear traseros en Minnesota. Su reputación como un gurú defensivo está bien establecida y con Adrian Peterson como corredor, tenemos un buen principio del otro lado del balón. Los Vikings añadirán al menos un quarterback más al roster luego de una situación miserable el año pasado.

publicidad

Zimmer es un verdadero entrenador y líder.

5) Mike Pettine, Cleveland Browns

Ignoren a los “haters” rodeando a este equipo estos días. Me encanta esta contratación. De hecho escribí recientemente una columna en la que explicaba por qué creo que Cleveland va en la dirección correcta luego de los cambios en la directiva que fueron despreciados alrededor de la liga. Con mucho espacio en tope salarial, selecciones en el Draft y talento ya presente en el roster, los Browns están listos para un cambio repentino con la llegada de líderes más capaces.

6) Ken Whisenhunt, Tennessee Titans

Whisenhunt sabe entrenar. Se quedó dolorosamente cerca del Trofeo Lombardi con los Arizona Cardinals después de todo. Aún así, podría tomarle un poco de tiempo en Tennessee. Los Titans tienen talento, pero tienen dudas que resolver en un número de posiciones clave en el receso de temporada. ¿Es Jake Locker un quarterback alrededor de quien se puede trabajar? ¿Cuál es el plan para corredores, con Chris Johnson luciendo como una víctima inminente del tope salarial? ¿Y qué hará el equipo con el esquinero agente libre Alterraun Verner?

Que no quepa duda: Esta es una gran contratación; una que otro equipo (llegaremos a eso en un minuto) lamentará no haber tomado. Las cosas terminaron mal en Arizona, pero no minimicen lo que logró al cambiar la sensación y la percepción que hay de la franquicia de los Cardinals. Whisenhunt es un buen coach para los domingos, pone el tono en los entrenamientos y es respetado y apreciado en toda la liga. Él hizo un gran trabajo rejuveneciendo la carrera de Philip Rivers en San Digo la temporada pasada y, desde luego, desarrollando la carrera de Ben Roethlisberger hace años. Ahora el desafío será arreglar a Locker y/u otro quarterback.

publicidad

7) Jim Caldwell, Detroit Lions

Al igual que Tampa Bay, Detroit sabiamente busco el polo opuesto. Jim Schwartz gritaba y era indisciplinado como entrenador en jefe y no fue coincidencia que su equipo consistentemente se detuviera a sí mismo con errores. Caldwell es ecuánime. En cualquier punto en un partido, uno no sabe si su equipo va ganando o perdiendo; exactamente lo que los descontrolados Lions necesitan.

Sin embargo, Caldwell es un caso curioso.

¿Estamos hablando de un buen entrenador? La respuesta honesta es: no lo sé.

Caldwell ganó muchos partidos con Peyton Manning, pero, ¿brilló alguna vez por sus decisiones durante el partido? ¿Recuerdan la derrota en playoffs ante los New York Jets cuando las cámaras de NBC capturaron a Manning mostrando su descontento con un cuestionable tiempo fuera de Caldwell? Y cuando Manning no pudo jugar en 2011, los Colts de Caldwell se derrumbaron por completo.

Caldwell fue un salvador como sustituto en el papel de coordinador ofensivo en el mágico camino de Baltimore al Super Bowl. El año pasado, la ofensiva de los Ravens nunca arrancó, terminando en el lugar 29 de la liga en yardas y 25 en anotaciones.

El cambio de personalidad de Schwartz a Caldwell tiene mucho sentido. Pero yo pensaba que Whisenhunt hubiera sido ideal para cambiar la identidad y el enfoque en Detroit y llevar a Matthew Stafford al siguiente nivel.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad