publicidad
Pete Carroll y Jim Harbaugh tienen un desagrado que se remonta a sus días como coaches colegiales (AP-NFL).

49ers de Jim Harbaugh vs. Seahawks de Pete Carroll: Una verdadera rivalidad

49ers de Jim Harbaugh vs. Seahawks de Pete Carroll: Una verdadera rivalidad

Los 49ers y los Seahawks chocarán con el título de la NFC en juego pero la rivalidad entre ellos va mucho más allá y se origina en sus coaches.

Pete Carroll y Jim Harbaugh tienen un desagrado que se remonta a sus día...
Pete Carroll y Jim Harbaugh tienen un desagrado que se remonta a sus días como coaches colegiales (AP-NFL).

Por Adam Schein

Los épicos y clásicos duelos para el Domingo de Campeonato ya están listos.

Tom Brady y Bill Belichick contra Peyton Manning con el título de la AFC en juego es todo lo que pudimos haber deseado; un duelo que rebosa genialidad e historia. Y, desde luego, no se consigue nada mejor que los San Francisco 49ers de Jim Harbaugh viajando a Seattle para medirse a los Seattle Seahawks de Pete Carroll por el título de la NFC en otra entrega de la mejor rivalidad de la actualidad de la NFL.

El mejor aspecto del 49ers-Seahawks es que ambos equipos obtienen sus personalidades de sus entrenadores, quienes tienen un largo historial que aparentemente incluye un mutuo desdén.

Es increíble.

Parte de la razón por la que no hay buenos sentimientos entre los fans de “Niners” y los Seahawks es que estos equipos son muy similares, desde las defensivas hasta los quarterbacks pasando por su estilo de carrera de poder; ver a un rival que tiene éxito con tu estilo alimenta el fuego. Pero la rivalidad se origina en sus entrenadores.

publicidad

Juzguen por el criterio que prefieran: Harbaugh y Carroll son dos de los mejores de la liga, cada uno de los cuales ha organizado sus respectivos cambios en San Francisco y Seattle. Harbaugh ha guiado de manera brillante a los 49ers a tres campeonatos de conferencia consecutivos en sus primeros tres años en el puesto, terminando con una racha de ocho temporadas consecutivas sin una marca ganadora. Carroll, mientras tanto, hizo de los Seahawks un equipo que terminó la temporada regular empatado con la mejor marca (13-3) de la NFL. Pero las raíces de esta rivalidad van más allá de la NFL y de la NFC West, hasta California y la antigua Pac-10.

Carroll creó a una potencia en USC, fomentando la competición en todas las posiciones y atrayendo a los mejores talentos de preparatoria con un estilo de estrella de rock, si bien el programa estaba rodeado de controversia y escándalo. Harbaugh, quien transformó a un Stanford de élite académica en un grande del futbol americano colegial, nunca pareció molesto con que USC viviera bajo sospechas.

Entre 2007 y 2009, los Cardinals de Harbaugh chocaron con los Trojans de Carroll en tres ocasiones y ganaron dos. La victoria de Stanford sobre USC, número dos de la nación, en Los Angeles en 2007 fue lo que echó a andar todo. El año siguiente, el equipo de Carroll destrozó a Stanford 45 a 23. De manera predecible, Harbaugh tenía una gran sonrisa en su cara luego de que Stanford anotara 55 puntos en una paliza a USC en 2009, un partido que calentó aún más los ánimos.

publicidad

¿Creen que las cosas se pondrán personales en el partido? Claro que sí.

Desde que Harbaugh siguió a Carroll a los profesionales en 2011, sus 49ers han derrotado a los Seahawks de Carroll en cuatro de seis ocasiones, pero eso no cuenta mucho de la historia. Las dos victorias de los ‘Hawks en ese periodo llegaron en Seattle y ambas fueron muy abultadas, incluyendo una 29 a 3 en televisión nacional en la semana dos de esta temporada. Sí, es cierto que los 49ers se recuperaron y derrotaron a Seattle en San Francisco en la semana 14, pero eso no cambia el hecho de que los Seahawks han hecho lo que han querido con los “Niners” en CenturyLink Field. Y solo vean que tipo de expresión facial tendrá Harbaugh cuando se le hagan las preguntas sobre el “Jugador 12” y el dominio en casa de Seattle de cara al partido.

Como todo en la rivalidad, esto llega un poco más profundo.

Cuando el defensivo de los Seahawks Bruce Irvin fue suspendido por cuatro partidos en mayo por violar la política de la liga sobre sustancias para mejorar el desempeño, Harbaugh no pudo evitar comentar.

“Definitivamente me he percatado”, dijo Harbaugh en junio. “Uno no sabe qué es. Incluso cuando la gente dice qué es, uno no sabe qué es. Esta sustancia, tírala o di que es eso. Pero esos normalmente son los agentes de los jugadores quienes dicen por ejemplo, que es Adderall”.

“Pero la NFL no revela lo que en verdad fue. Así que no tienen idea. Estas aceptando lo que alguien te dice, alguien a quien no sé si puedes creer, entendiendo las circunstancias”.

publicidad

Además, como si estuviera regresando a los días en los que preparaba a Stanford para enfrentar a USC, Harbaugh fue incapaz de resistirse a ofrecer esta gema:

“Jueguen de acuerdo a las reglas. Y siempre estarán por encima de cualquier sospecha. Especialmente cuando son buenos, porque uno no quiere que la gente regrese y diga que estaban ganando porque estaban haciendo trampa… así que queremos estar más allá de cualquier sospecha y hacer todo de acuerdo a las reglas. Porque si haces trampa para ganar, entonces ya has perdido de acuerdo a Bo Schembechler. Y Bo Schembechler está a la altura de la palabra de Dios para mí. No es la palabra de Dios, pero está cerca”.

Era inevitable que hubiera una respuesta y fue Brandon Browner de Seattle quien la entregó, diciéndole a Harbaugh:

“Él es un coach. Nunca va a estar ahí afuera alineado frente a mí. Desearía que lo hiciera; le pondría las manos alrededor del cuello. Al final del día, mi prioridad es ganar partidos de futbol americano”.

Browner, quien no jugará en el partido del domingo considerando que fue suspendido indefinidamente por la NFL en diciembre por violar la política de abuso de sustancias de la liga) dijo que quería ahorcar a Harbaugh. Era obvio que lo haría. Bienvenidos a la rivalidad entre los 49ers y los Seahawks.

Creo que San Francisco y Seattle son los dos mejores y más talentosos equipos en la NFL y ambos obtienen su actitud de sus entrenadores. Uno tiene la sensación de que Harbaugh disfrutó que las estrellas Colin Kaepernick y NaVorro Bowman imitaran la famosa celebración de Superman del quarterback de los Panthers Cam Newton luego de jugadas grandes en la victoria de los Playoffs Divisionales en Carolina. El siempre intenso y emocional Harbaugh, quien nunca ha visto un pañuelo de castigo con el que esté de acuerdo, giró como un huracán en ese partido, gritándole a los referís. Pero no se equivoquen: Estos 49ers, desde la línea ofensiva hasta Michael Crabtree y los siete frontales defensivos, están muy bien preparados, son inteligentes, orientados a los detalles, y completamente determinados al igual que su entrenador.

publicidad

Carroll, mientras tanto, uso de manera brillante la mentalidad de “competencia en todas las posiciones” para ayudar al gerente general John Schneider a ensamblar una máquina ganadora en Seattle. El entrenador aún masca su chicle y levanta el puño como un muchachos universitario, creando un lugar en el que es divertido jugar. Pero no se equivoque: Estos Seahawks, del adicto a la preparación en video Russell Wilson hasta su pulverizadora defensiva, tienen como principal tarea ganar.

Carroll vs. Harbaugh con un viaje al Super Bowl en juego se siente como algo que tiene sentido. Han sido años de odio para prepararlo y francamente, después de este partido podrán olvidar todos los otros ejemplos y todas las otras comparaciones.

Uno de estos gigantes del coacheo derrotará y desmoralizara a su más intenso rival para ir al máximo escenario del deporte.

El perdedor nunca lo superará, especialmente si los Seahawks caen en Seattle.

Eso es real. Esa es una rivalidad.

Las bellezas del Pro Bowl 2014 (Parte I):

http://s0.uvnimg.com/nfl/primero-ydiez/photo/2014-01-08/portadaok-4e5b1a637a02c84688c8050856f75a4ejpg_590x395.jpg

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad