publicidad
Víctor Cruz comenzó su camino al estrellato con un par de sólidos Pro Days (AP-NFL).

Gil Brandt: 10 casos que ilustran la importancia de los Pro Days hacia el Draft

Gil Brandt: 10 casos que ilustran la importancia de los Pro Days hacia el Draft

Gil Brandt de NFL.com echó un vistazo a 10 casos en los que un buen desempeño en el Pro Day cambió la fortuna de un jugador.

Víctor Cruz comenzó su camino al estrellato con un par de sólidos Pro Da...
Víctor Cruz comenzó su camino al estrellato con un par de sólidos Pro Days (AP-NFL).

Por Gil Brandt

Ahora que hemos dejado atrás el Scouting Combine 2013 de la NFL, volteamos nuestra atención a la serie de demostraciones en Pro Days que se llevarán a cabo por todo el país en marzo. Los prospectos que no fueron invitados al Combine tendrán la oportunidad de dejar una marca en la mente de los Scouts. Quienes tuvieron un mal desempeño o simplemente no actuaron, mientras tanto, tendrán una oportunidad de redimir sus reputaciones.

¿Quién fue el mejor jugador del Combine? Opina en los foros de la NFL.

Los Pro Days han sido por muchos años una parte importante de la temporada del Draft, en la que han ayudad a jugadores de bajo perfil a conectarse con equipos hambrientos de talento. Muchas joyas han surgido a lo largo de los años, elevando su estatus en el Draft o incluso llegando a convertirse en superestrellas. Con eso en mente, realicé una lista de nueve jugadores que dieron un impulso a sus carreras en estos eventos y uno que lo hizo muy mal y resultó ser una estrella de todas maneras.

publicidad

Roy Williams, receptor: Antes de su Pro Day, yo había considerado al ex receptor, quien no apareció en el Scouting Combine de 2004, como una selección de segunda ronda. Después hizo sus pruebas en Texas y dejó a todos atónitos. Se mostró veloz, corriendo las 40 yardas en 4.4 segundos, y lució increíble atrapando el balón. Luego de su prueba hablé con él y lo invité al Draft, en el que terminó siendo la séptima selección global, yendo a los Detroit Lions.

Osi Umenyiora, ala defensiva: Umenyiora, que no participó en el Combine, tuvo un desempeño impresionante en el Pro Day de Troy corriendo en el rango de los 4.65 segundos y mostrando gran capacidad atlética y velocidad. En consecuencia los New York Giants lo convirtieron en su selección de segunda ronda en el Draft de 2003.

Wes Welker, receptor: Welker no tuvo una gran velocidad (corrió las 40 yardas en 4.5 segundos) pero el jugador que llegó por su propio pie a Texas Tech si mostró una rapidez increíble y muy buenas manos, que pudo presumir en su Pro Day. En una escala del 1 al 10, sus manos y rapidez hubieran sido un 10. Luego de no ser seleccionado en 2004 terminó por convertirse en uno de los mejores receptores de la liga con los New England Patriots.

Víctor Cruz, receptor: Graduad de UMass, Cruz no fue invitado al Combine pero asistió a dos Pro Days distintos de cara al Draft 2010, uno en su propia universidad y otro en Boston College. Su velocidad no fue impresionante (4.52 en UMass y 4.47 en Boston College), pero los equipos pudieron ver lo que podía hacer corriendo rutas y puedieron ver que tenía rapidez y la capacidad de atrapar el ovoide. Cruz no fue seleccionado pero eventualmente encontró un lugar con los Giants y fue una figura clave para el equipo que ganó el Super Bowl XLVI.

publicidad

Henry Melton, tackle defensivo: Melton, quien fuera corredor y apoyador en la preparatoria, aún estaba aprendiendo a jugar en la línea defensiva en el camino al Draft de 2009 habiendo cambiado posiciones durante el curso de su carrera en Texas. Pocas personas lo conocían, pero brilló en su Pro Day corriendo las 40 en 4.64 y 4.66, número increíble para un pesado liniero defensivo. El que fuera una incógnita se convirtió en una selección de cuarta ronda. La temporada pasada estuvo a la altura de cualquier tackle defensivo en la NFL.

Ryan Clark, profundo: Clark, que no fue invitado al Combine, tuvo un Pro Day muy sólido en LSU en 2001, impactando con su velocidad. Luego de no ser seleccionado, Clark pasó un par de temporadas con los New York Giants y Washington Redskins antes de encontrar un lugar con los Pittsburgh Steelers, en donde ha jugado las últimas siete temporadas. El jugador de Pro Bowl es un ejemplo de un talento de primer nivel que puede ser opacado por nombres más sonados en programas de alto perfil.

Matt Cassel, quarterback: Cassel es otro tipo que prácticamente había sido olvidado, opacado por Matt Leinart y Carson Palmer durante su paso por USC. De la misma forma, en su Pro Day en 2005 fue ignorado; el grupo principal de jugadores había ya terminado y Casel aún estaba en el lado izquierdo del campo prácticamente solo. Pero un scout de New England le hizo una prueba y fue así como terminó siendo una selección de séptima ronda que eventualmente se convirtió en una de segunda ronda cuando los Patriots lo cambiaron a los Kansas City Chiefs.

publicidad

Antonio Gates, ala cerrada: Gates, jugador de basquetbol que nunca jugó al nivel colegial, fue descubierto en el Pro Day de Kent State en 2003. Él necesitaba demostrar a los equipos que podía jugar y se vio muy bien. Los equipos comprensiblemente estaba renuentes a seleccionar a un jugador de otro deporte con experiencia limitada en el emparrillado, pero se interesaron en Gate: 19 clubes distintos intentaron firmarlo como agente libre no seleccionado. Terminó, desde luego, con los San Diego Chargers con los que se convirtió en uno de los mejores alas cerradas de su era.

Jay Ratliff, tackle defensivo: Recuerdo que aumentó alrededor de 20 libras entre el final de su última temporada en Auburn y su Pro Day en marzo de 2005. Él mostró ser un tipo realmente veloz y fue seleccionado por los Dallas Cowboys en la séptima ronda del Draft. Ratliff fue elegido entonces a cuatro Pro Bowls.

Arian Foster, corredor: Foster es al mismo tiempo un ejemplo de cómo un mal Pro Day puede afectar a un jugador y una advertencia de no dar demasiada importancia a las pruebas previas al Draft. Foster, que jugó a nivel universitario en Tennessee, vivía en San Diego por lo que apareció en el Pro Day de San Diego State de cara al Draft de 2009 y no lo hizo muy bien consiguiendo tiempos de 4.73 y 4.69 en las 40 yardas. En consecuencia nadie lo eligió. Foster llegó a los Houston Texans con los que incluso pasó tiempo en el equipo de prácticas antes de explotar con 1,616 yardas por tierra, el mejor total de la liga, y 16 touchdowns en 2010.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad