publicidad

Jorge Pinzón: Existen muchas formas para demostrar liderazgo

Jorge Pinzón: Existen muchas formas para demostrar liderazgo

Jorge Pinzón: Existen muchas formas para demostrar liderazgo

TONY ROMO

Por: Jorge Pinzón Anaya

Existen muchas formas para demostrar liderazgo en lo que hacemos.

Generalmente lo fácil es medir con estadísticas si algo funciona o no. Lo complicado es darse cuenta del talento existente con potencial de ir más allá del nivel. Un verdadero líder lleva a su equipo más allá de lo que puede hacer. Provoca que los demás se esfuercen por el bien conjunto.  Su grandeza consiste en que todos responden y lo hacen, no lo rechazan, hacen el esfuerzo convencidos de que eso es lo mejor.

Esa es la fórmula que aplican jugadores clave en la NFL, la mayoría de ellos quarterbacks.

Sus números son fáciles de mencionar pero, por ejemplo, en Pittsburgh nadie quiere que Ben Roethlisberger vuelva a ausentarse por lesión. Mucho menos los receptores Antonio Brown y Martavis Bryant, así como el ala cerrada Heath Miller cuyo rendimiento se viene abajo sin el Big Ben.

Lo mismo ocurrió en Dallas sin Tony Romo. El liderazgo de Romo no se puede medir con estadísticas, son instintos que lleva consigo y nadie más los tiene en los Cowboys.  Es evidente que las 7 derrotas al hilo de Dallas se debieron a la ausencia de Romo pero ¿Por qué?

Los receptores pueden acostumbrarse a esperar que su quarterback les ponga el pase entre los números o al lugar donde debe llegar el balón.  Si el balón no llega y el pase falla, entonces le pasan la responsabilidad al quarterback.

publicidad

Romo provoca un cambio en esa actitud cómoda y simple. Los pases serán lanzados correctamente pero obligarán a los receptores a hacer su mejor esfuerzo por buscar el balón. Un quarterback líder saca lo mejor de sus compañeros como jugadores, hacen cosas que ni siquiera ellos sabían que podían lograr.

Por eso en New England se lesionan jugadores clave, llegan los suplentes y de pronto se convierten en estrellas. Tom Brady hace que se vean bien todos sus receptores;  Eli Manning también tiene esa clase, puede sacar del anonimato a jugadores que terminan haciendo recepciones con el casco para la posteridad;  Peyton Manning y Drew Brees reparten mejor los pases que cualquier otro, hacen que todos compartan la responsabilidad del sistema ofensivo.

Queda constancia que para desarrollar este tema no fue necesario recurrir a las estadísticas de ninguno de estos quarterbacks.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad