publicidad
Tim Tebow está en la mira de su entrenador Rex Ryan para ocuparse de la ofensiva 'Wildcat', sin que Mark Sánchez deje de ser el quarterback titular (AP-NFL).

Iván Pirrón: Rex, Tebow y la Wildcat

Iván Pirrón: Rex, Tebow y la Wildcat

Tim Tebow parece la única opción para rescatar y volver a poner en voga la famosa ofensiva de 'fantasía'.

Tim Tebow está en la mira de su entrenador Rex Ryan para ocuparse de la...
Tim Tebow está en la mira de su entrenador Rex Ryan para ocuparse de la ofensiva 'Wildcat', sin que Mark Sánchez deje de ser el quarterback titular (AP-NFL).

El 21 de septiembre de 2008, los Miami Dolphins pusieron al mundo de cabeza. Tras perder 20 de sus más recientes 21 juegos, el equipo del debutante coach Tony Sparano visitaba Foxborough, en donde enfrentaría a los campeones de la AFC -sí, los Patriots- que, además, habían ganado 19 partidos en fila en campaña regular y 14 consecutivos en casa.

¿Crees que pueda ser efectiva de nuevo la ofensiva 'Wildcat'? - Opina en los foros de la NFL.

Pero Sparano y su staff tenían un conejo en el sombrero: la ofensiva ‘Wildcat’, con la que no sólo sorprendieron sino que vapulearon al equipo de Bill Belichick, al son de 38-13.

Con el corredor Ronnie Brown como quarterback y Chad Pennington como receptor, los Dolphins volvieron locos a los defensivos de New England que, obviamente, no estaban listos para la Wildcat, usada en seis ocasiones, con producción de 100 yardas por tierra y cuatro touchdowns (uno fue pase del propio Brown).

publicidad

La ofensiva de Miami pasó de ser la 26 a la 12 de la NFL. En los dos primeros juegos de la campaña 2008, los Dolphins promediaron 12 puntos, 256.5 yardas y 60.5 por tierra. Después de instalar la Wildcat, esos números crecieron a 22.9 puntos, 358.3 yardas y 126.9 por tierra.

Miami usó la Wildcat en 91 ocasiones en aquel 2008, prácticamente en una de cada 10 jugadas. El promedio de yardas por jugada (de Wildcat, claro) fue de 6.2; por tierra sumaron 6 touchdowns y 516 yardas, incluidas 317 de Ronnie Brown y 152 de Ricky Williams.

¿Cuál es la filosofía de la Wildcat y en qué consiste? La idea es “eliminar” al quarterback de la ofensiva y convertir a quien recibe el centro en otro posible acarreador del balón. Los Dolphins, por ejemplo, usaban como tailback (quarterback) a Ronnie Brown, quien recibía el centro directo y, según su lectura de la defensa, podía correr por sí mismo o entregarle el balón a Ricky Williams. Para cuando la defensiva descubre dónde está el ovoide, puede ser demasiado tarde.

“Cuando pones a un quarterback detrás del centro, ofensivamente pierdes a un bloqueador y pierdes un hueco [qué atacar]”, dice Belichick en el libro de Tim Layden, “Blood, Sweat and Chalk”. “Básicamente juegas con 10 hombres a la ofensiva. Pero cuando el quarterback es uno de los corredores, la defensiva se queda sin gente para defender”.

O sea que, en teoría, no es una mala idea.

publicidad

Los Dolphins de Sparano pasaron de un ridículo 1-15 en 2007 a un sorprendente 11-5 en 2008; ganaron la División Este de la AFC y regresaron a los Playoffs por primera vez desde 2001.

Por supuesto, algunos equipos inmediatamente agregaron a sus playbooks la Wildcat (como Baltimore, Kansas City y Atlanta), pero ello sólo dio más y más video a los coordinadores defensivos para encontrar la manera de frenar el “novedoso” truco.

El nombre “Wildcat” se popularizó en 2006 y está ligado al coach Gus Malzahn, entonces coordinador ofensivo en Arkansas (hoy es coach de Arkansas State) y quien usó esta variante de la ofensiva “single wing” durante años. En la campaña 2005 comenzó a implementarla en Arkansas, con Darren McFadden como tailback (quarterback) y Felix Jones como “wingback”.

No está documentado oficialmente quién es el creador de la Wildcat pero, según escribe Layden en “Blood, Sweat and Chalk”, el coach Hugh Wyatt se concede ese honor. Wyatt trabajó en la década de los 70 en Louisiana, Oregon y hasta en Finlandia. Hoy vende DVD’s con los secretos para instalar la Wildcat.

OK, se acabó la clase de historia.

El problema de la Wildcat es el personal que emplea: un tailback no es necesariamente un buen quarterback, y un quarterback no está construido para recibir constantemente el golpeo de un corredor.

¡Momento! ¿Y Tim Tebow?

“No hay muchos jugadores que puedan lanzar y correr”, decía Belichick antes de que el quarterback de Florida fuera reclutado por los Broncos. “Tebow, obviamente, es un caso especial. Pero, si lo vas a hacer correr 15 veces por juego, ¿cuánto tiempo va a durar antes de que lo partan en dos?”. Al menos ya duró una campaña.

publicidad

Tebow ahora está con los Jets, donde su coordinador ofensivo es Sparano, ambos bajo las órdenes de Rex Ryan, un fan declarado de la Wildcat.

“Obviamente, [Tebow] va a tener trabajo cuando usemos la Wildcat”, dijo Ryan en los minicamps de principios de junio.

Sparano y Tebow, sin embargo, son más misteriosos cuando se les pregunta al respecto.

“Estamos aprendiendo la ofensiva, tratando de mejorar en la ofensiva base”, dijo Tebow durante esos minicamps. “Estamos instalando cosas todos los días”.

Si alguien está hecho para la Wildcat, es Tim Tebow, quien cuenta con la carrocería (1.90m de estatura y 107 kilogramos de peso) para correr por fuera o el interior de la línea ofensiva, como lo demostró la campaña pasada en Denver. Además (sí, con una mecánica horrorosa) puede lanzar el balón y ello representará otro problema para las defensivas.

La idea de Rex es usar a Tebow en paquetes de Wildcat entre 15 y 20 veces por partido, según el down y la distancia.

Y en las prácticas no será el único lugar en que la defensiva de los Jets vea la Wildcat.

“Aún planeamos usarla”, dijo el coach de los Buffalo Bills, Chan Gailey. “Tuvimos que abandonarla el año pasado, cuando Brad [Smith] tuvo que jugar como receptor de tiempo completo. Pero cuando la pudimos usar, creo que fue una opción viable en el curso de un juego. La vamos a mantener. Brad es una amenaza lanzando y corriendo y eso ayuda a la Wildcat”.

publicidad

Brad Smith, por cierto, jugó con los Jets en 2009 y 2010, y ahí era la pieza clave para correr una versión de la Wildcat que en New York era conocida como la “Tigercat”. Así que Bills y Jets, rivales de la División Este de la AFC, tendrán su “Wildcat War” en 2012.

¿Qué futuro tiene la Wildcat en la NFL? Eso dependerá de Tebow y no de Smith. Si Sparano hace sentir cómodo a Tebow como tailback, particularmente en las jugadas por tierra, la ofensiva de los Jets será un dolor de cabeza para cualquiera, pues los cambios de ritmo y personal serán muchos. Casi como prepararse para dos partidos en uno solo: por una parte, una ofensiva tradicional comandada por Mark Sánchez y, por otra, Tebow y la Wildcat.

Y si Tebow no la rescata, ya nadie salvará ese “truco” que los Dolphins hicieron famoso en septiembre de 2008.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad