publicidad
Drew Brees entiende que su enorme salario podría ser un lastre financiero para los Saints (AP-NFL).

Drew Brees, abierto a reestructurar su contrato con los Saints

Drew Brees, abierto a reestructurar su contrato con los Saints

Drew Brees está consciente de que su enorme salario podría afectar las finanzas de los Saints y está dispuesto a reestructurar.

Drew Brees entiende que su enorme salario podría ser un lastre financier...
Drew Brees entiende que su enorme salario podría ser un lastre financiero para los Saints (AP-NFL).

Mientras los especialistas de los Seattle Seahawks en presionar al mariscal Michael Bennett y Cliff Avril estaban golpeando a Drew Brees en los Playoffs Divisionales, el quarterback de los New Orleans Saints seguramente estaba deseando que Seattle no hubiera tenido todo el espacio en el tope salarial para firmar a linieros defensivos veteranos a contratos baratos en el pasado receso de temporada.

El bajo salario del quarterback de Seattle Russell Wilson como una selección de tercera ronda le dio a los Seahawks la flexibilidad económica para firmar a jugadores como Bennett y Avril.

De cara al receso de temporada, Brees sabe que los Saints tienen a varios agentes libres que tienen que traer de vuelta incluyendo al ala cerrada Jimmy Graham y al tackle Zach Strief en el lado ofensivo del balón.

publicidad

El contrato del quarterback de 35 años de edad consume $18.4 millones del espacio en el tope salarial de la próxima temporada antes de inflarse a $26.4 millones y $27.4 millones en 2014 y 2015. Su equipo entrará al receso de temporada al menos $12 millones por encima del tope salarial estimado de acuerdo al Times-Picayune.

El quarterback dijo dos días después de que su equipo fuera eliminado que está dispuesto a reestructurar su contrato.

“Lo que sea que pueda hacer para ayudar a este equipo, si quieren venir conmigo y extender aún más el contrato eso sería grandioso”, dijo Brees.

La cantidad de tiempo hacia el futuro que cualquier extensión de contrato alcanzaría es una interrogante. Brees sigue jugando a un altísimo nivel bajo el entrenador Sean Payton. El mariscal recién completó su tercera temporada consecutiva con más de 5,000 yardas por pase.

“Miren, me pagan muy bien. No doy eso por sentado ni por un segundo”, dijo Brees. “Pero juego este deporte porque lo amo, amo este vestidor y amo la oportunidad de ganar un campeonato”.

Brees es un buen caso de estudio de cómo un quarterback con un alto salario puede llegar a afectar a un equipo que necesita añadir las últimas piezas para buscar un campeonato. Mientras tanto, Seattle o San Francisco irán al Super Bowl con un joven mariscal, con las dos opciones consumiendo menos de $1.5 millones contra el tope salarial de esta temporada.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad