publicidad
Michael Jordan

¿Por qué no amar la NBA?

¿Por qué no amar la NBA?

¿Por qué no amar la NBA?


Michael Jordan
Michael Jordan

Por: José Manuel Pérez Ramírez

publicidad

A quién le podría interesar ver a 10 hombres persiguiendo un balón en una cancha de 29 x 15 metros, con el objetivo de introducir el balón por uno de los aros colocados en cada lado durante 40 minutos aproximadamente.
Un deporte que comenzó como excusa para hacer ejercicio bajo techo, con el pretexto del clima en Massachusetts. Hoy lleva  a millones a las canchas de sus vecindarios, a canastas sobrepuestas en la calle o espacios cerrados, a gimnasios particulares o escolares e incluso a oficinistas o demás a intentar probar su suerte lanzando un papel al cesto de basura, todo para probar su suerte y puntería.

Ahora imaginen ésta emoción trasladada a arenas profesionales, a duelas bañadas con el talento de los mejores atletas que este deporte nos puede brindar. Con árbitros y miles de aficionados para completar el cuadro.

Si esto les es poco, basta recordar el salto de Michael Jordan desde la línea de tiro libre para clavar el balón o cuando disparó el enceste ganador ante el Jazz de Utah en la final de 1998 quitándose a Bryon Russell.

O acaso no te acuerdas de los pases de fantasía del ‘Magic’ Johnson con los Lakers o las clavadas en reversa de Julius con los Sixers o los triples letales de Reggie Miller con Indiana o la sangre fría de Tim Duncan para encarar múltiples finales con los Spurs.


¡Eso es la NBA, por eso hay que amar este deporte! Porque nos hace mantener el aliento esperando ver el enceste de último minuto en un partido decisivo, porque hace ver como súper humanos a los jugadores al momento en que desafían la gravedad buscando clavar el balón, nos hace ponernos los nombres de las estrellas en sus jerseys y tratar de emularlos en los partidos callejeros, en las prácticas escolares, en las oficinas o en cualquier lado donde podamos ver un recipiente como una canasta… ¡Gracias baloncesto por existir… gracias NBA… ya falta menos para poder disfrutarte!

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad