publicidad
El promedio de bateo de Canó de .239 es el segundo más bajo en su carrera hasta este punto de la temporada.

Con Canó en problemas, los Marineros han decepcionado

Con Canó en problemas, los Marineros han decepcionado

Favorito entre muchos observadores para avanzar a la postemporada gracias a Canó y a la adquisición de Nelson Cruz, Seattle está siete juegos por debajo de la marca de .500.

El promedio de bateo de Canó de .239 es el segundo más baj...
El promedio de bateo de Canó de .239 es el segundo más bajo en su carrera hasta este punto de la temporada.

SEATTLE (AP) — Se suponía que el toletero dominicano sólo iba a escuchar abucheos de los espectadores cuando estuviera jugando como visitante.

Oírlos en el Safeco Field después de ponches y rodados débiles no era algo que se visualizara cuando Robinson Canó firmó un contrato de 240 millones de dólares por 10 años con los Marineros de Seattle.

"Siempre me mantengo positivo y cada vez al bate es una diferente para mí. No voy a pensar demasiado", dijo Canó. "No he realizado mi trabajo últimamente; sólo hay que ir juego por juego y dar el mejor esfuerzo cada día".

Los inesperados problemas de Canó en la caja de bateo ilustran apenas un caso de rendimiento muy por debajo de lo esperado entre los Marineros. Favorito entre muchos observadores para avanzar a la postemporada gracias a Canó y a la adquisición de su compatriota Nelson Cruz, Seattle cerró una estadía en casa con una foja de 2-9, y se colocó siete juegos por debajo de la marca de .500, con 25-32, la segunda peor cifra de la Liga Americana.

Seattle se convirtió en apenas el cuarto equipo en la historia de las Grandes Ligas en anotar no más de tres carreras en cada juego de una estancia en casa de 10 compromisos o más. Los Marineros se unieron a los Medias Blancas de Chicago de 1913, los Astros de Houston de 1968 y el propio Seattle de 2010. Los tres equipos previos cumplieron estadías de sólo 10 duelos en su parque, según la empresa de estadísticas STATS.

publicidad

Si 90 victorias era la marca a alcanzar para los Marineros después de una temporada de 87 triunfos que los dejó a una victoria de un juego de desempate para la postemporada, los espantosos dos meses que marcaron el comienzo de la campaña han dejado a Seattle en la necesidad urgente de tener un desempeño de .619 durante el resto de la campaña para alcanzar esa meta.

Es ciertamente posible; pero nada de lo que han mostrado los Marineros recientemente hace que parezca probable. El problema mayor parece residir en una ofensiva incapaz de conseguir el hit oportuno.

"El enfoque está siempre ahí para ganar juegos. Con corredores en posición de anotar es donde necesitamos concretarlo", dijo Cruz. "Logramos todos nuestros hits (...) pero cuando más importa producir carreras no lo conseguimos".

El promedio de bateo de Canó de .239 es el segundo más bajo en su carrera hasta este punto de la temporada.

El promedio de Canó, de .278 con corredores en base, y su slugging de .320 están abajo 100 puntos con respecto al año pasado en el mismo momento y es su segundo desempeño más pobre tras haberse jugado 57 encuentros.

En 2008, con los Yanquis, estaba bateando para .216 con cuatro cuadrangulares y 19 carreras producidas. Tiene sólo dos batazos sobre la cerca esta temporada. Su promedio en los últimos 20 compromisos es de .188, con un extrabase.

Aún más alarmantes para Canó son los lanzamientos que está persiguiendo fuera de la zona de strike y la falta de contacto sólido con la bola. Canó tiene 40 ponches y a ese paso se encamina a una cifra récord en su carrera, de 113.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad