publicidad

Mirando la Jugada: Los entrenamiento de primavera en la Florida

Mirando la Jugada: Los entrenamiento de primavera en la Florida

 Llegan los entrenamientos de primavera a la Florida. ¿Y los Miami Marlins qué? Jose Luis Nápoles te da su perspectiva.

Mirando la Jugada

por José Luis Nápoles

Llegan los entrenamientos de primavera y con ellos los peloteros a sus respectivos centros de preparación. Algunos con sobrepeso, otros un poco “oxidados”, pero en su inmensa mayoría con la ilusión de una nueva temporada, dejando atrás sus vacaciones de invierno.

Pronto llegarán también los juegos de pre temporada, definidos como la “Liga de la Toronja” en la Florida, o la “Liga del Cactus” en Arizona.  Veremos en acción a quienes se buscan el puesto. Esto constituye un atractivo muy particular para aquellos fanáticos que residen en esas pequeñas poblaciones donde están ubicados los mencionados complejos de entrenamientos.

En Júpiter, los Marlins y Cardenales de San Luis comparten el vecindario de sus instalaciones, pero no la misma historia y mucho menos los planes de cara a la venidera contienda. Los de San Luis siempre son candidatos en la Liga Nacional, donde han ganado más que nadie y han aportado muchas celebridades.

Los Marlins, de recorrido perfecto con dos títulos en igual número de presencias de postemporada, han sido un equipo demasiado extraño. Ilusionante cuando sus fanáticos logran contagiarse con las mencionadas conquistas, y altamente indiferente llegado el momento de los “desmantelamientos”. Su fanaticada ha sufrido 3 veces, la última de ellas muy traumática. Este año solo lucharán por terminar encima de los 500 en su balance de victorias y derrotas.

publicidad

Sin el argumento de pagarle a los Dolphins su  estancia en el parque Sun Life, los seguidores pensaban que tener un nuevo estadio sería sinónimo de una dinastía establecida con autoridad, sin que volvieran los fantasmas del pasado. Hablamos de operaciones “limpieza”, con la pérdida de talento a cambio de casi nada, como cuando Miguel Cabrera fue canjeado por 3 prospectos que se quedaron en promesas y resultaron amargas decepciones.

Hoy Miami teme que un día ocurra lo mismo con Giancarlo Stanton, como antes con Beckett, Lee, Hanley, Johnson, Infante o Aníbal.

¿Hasta cuándo?

Se dice que el dueño, Jeffrey Loria, ha rechazado a potenciales compradores, y algunos aseguran que al polémico propietario le agrada tener un equipo en las mayores. Ya antes tuvo a los Expos de Montreal y el desenlace debe asustar a los fanáticos de Los Marlins. Pero si eso no basta, solo habría que mirar la historia reciente de nuestros Miami Marlins, un equipo que vuelve a empezar, casi de cero, en otro intento de reconquistar el corazón y la confianza de miles de seguidores.

Comprar paquetes de tickets es un acto de gran sacrificio, y la economía en el Sur de la Florida no ofrece tantas ventajas.  Aquí residen muchas personas que aman el beisbol, pero muchos no son más que pobres inmigrantes que comienzan a establecerse y tienen que contar muy bien sus gastos mensuales. Para convencer a esos potenciales compradores se necesita de una proyección más inteligente, buscando representar a los fanáticos con peloteros de sus países de origen, tener jugadores competitivos y, sobre todo, serle fiel a aquellos que acaban de comprar una camiseta con el apellido de algún jugador.

publicidad

Para la próxima contienda resultará muy difícil ofertar alguna de esas camisetas que no sean de Stanton o Nolasco. Hay muchos desconocidos en Júpiter, aunque vuelve el talento joven y la promesa de siempre.

Los fanáticos miran con recelo el desarrollo de muchos de ellos, temiendo que a la vuelta de unos años vuelvan a ser moneda de cambio. Con esas dudas no se construye un sentimiento ni se puede aspirar a una fanaticada incondicional.

Me resisto a creer que Miami no es un mercado de beisbol. Los Marlins no han hecho lo necesario para convencerme de que estoy equivocado.

Mas que resultados, jugadas, victorias y carreras, la primera tarea de Jeffrey Loria y sus Miami Marlins será recuperar el gran terreno que ya han perdido, y alejarse para siempre de esa imagen de equipo mezquino que se desprende de lo mejor que tiene, bajo el argumento de que “esto es un negocio”.

Para el resto de los equipos, también lo es.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad