publicidad
Aquí durante el minicampamento de Vikings en junio (AP-NFL).

Adrian Peterson se reportó al primer día de entrenamientos de los Vikings

Adrian Peterson se reportó al primer día de entrenamientos de los Vikings

AP en el 1er día de entrenamiento de MIN

Aquí durante el minicampamento de Vikings en junio (AP-NFL).
Aquí durante el minicampamento de Vikings en junio (AP-NFL).

El corredor Adrian Peterson inició con buen pie las actividades de la temporada del 2015 al ser recibido efusivamente por los aficionados que asistieron al primer día de entrenamientos de los Minnesota Vikings.

Los Vikings y Peterson llegaron a un acuerdo de contrato reestructurado a principios de esta semana, con lo que dieron por terminado el distanciamiento entre ambas partes debido las acusaciones contra el jugador de cargos por lesión a un menor de edad con negligencia temeraria o penal, en septiembre pasado.

Antes de iniciar las prácticas, Petterson, de 30 años de edad, pasó por una fila de personas que le pedía su autógrafo y que lo recibió con mantas en las que escribieron la bienvenida al jugador.

Petterson, que cumplió una suspensión de la NFL el año pasado y estuvo ausente ocho meses del equipo al jugar sólo un partido de la temporada pasada, dijo que "me siento contento de sentir que sigo teniendo el apoyo de la gente".

Pero reconoció que "tomará tiempo para que el año pasado pueda ser borrado de mi memoria".

Peterson se refiere a las acusaciones en su contra porque usó una vara de un árbol que está frente a su casa para disciplinar a su hijo de sólo cuatro años de edad.

Los hechos sucedieron en mayo del año pasado cuando su hijo lo visitó en su casa localizada en el Condado Montgomery, en Houston (Texas).

publicidad

El niño declaró a la Policía que empujó a su hermano que iba en bicicleta, por lo que su padre se molestó, le dijo que se bajara el pantalón, y que lo golpeó con la vara.

Los investigadores del caso indicaron que el niño les dijo que Peterson lo había golpeado con un cinturón y un puñetazo en la cabeza en ocasiones anteriores.

Peterson dijo que durante la suspensión pasó por momentos de confusión sobre el futuro de su carrera y por las acusaciones en su contra, pero que "llegó el momento en que me senté y pude pensar tranquilamente, y entonces pude orar mucho".

Agregó que "ahora me siento afortunado de poder regresar al campo de juego y de tener el apoyo de la gente".

"También puedo decir que me siento al cien por cien para la competición", dijo el jugador, que fue apoyado por el receptor abierto Mike Wallace, quien pasó por un entrenamiento de cuatro horas con Peterson en el calor de Houston a principios de este mes, y quien dijo que no tiene ninguna duda sobre su buena condición física. EFE

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad