publicidad
¿Está llegando el reloj de Stephen Ross como dueño de Dolphins a su fin? (AP-NFL)

¿Está el futuro de los Dolphins en Miami realmente en duda?

¿Está el futuro de los Dolphins en Miami realmente en duda?

Ian Rapoport revisa las posibles consecuencias de la negociación frustrada por hacer mejoras al estadio de Dolphins.

¿Está llegando el reloj de Stephen Ross como dueño de Dolphins a su fin?...
¿Está llegando el reloj de Stephen Ross como dueño de Dolphins a su fin? (AP-NFL)

Ha pasado una semana desde que murió la propuesta de ley que hubiera ayudado a que se llevaran a cabo las mejoras que el Sun Life Stadium requiere sin llegar a votación, señalando el final de las esperanzas del equipo para obtener sus $350 millones para renovaciones. Casi certeramente se entiende que la competencia por el Super Bowl L llegó a su fin. Para realmente entender este problema, tenemos que quitar el ruido provocado por la política y la repartición de culpas alrededor de esto. También cancelemos el pensamiento de que el dueño del equipo, Stephen Ross, simplemente pagaría por estas renovaciones él mismo en un esfuerzo por mantener su oportunidad por hacerse del Super Bowl L viva. Como el jefe ejecutivo de operaciones de los Dolphins Mike Dee dijo, “No vamos a invertir nada sin la participación pública”. Añadió “No hay Plan B”.

¿Prefieres ver a los Dolphins en Miami? Opina en los foros de la NFL.

publicidad

¿Qué quiere decir todo esto? Habla con gente alrededor de la liga y te darás cuenta de que muchos creen que esto le pone un reloj a Ross como dueño. No que Dee disputaría ese punto. Él dijo que es “muy temprano para decir” si Ross vendería en el futuro; cuando se discutió el problema del estadio, De ese refirió a “quien sea que adquiera el equipo”. Ross ama ser dueño del equipo ahora, y su compromiso este receso de temporada fue serio. Actualmente, no tiene planes de vender. Pero considerando que Miami juega en un estadio anticuado y viejo (uno de los tres estadios multipropósito que tiene la NFL actualmente), ser anfitrión de un Super Bowl parece muy difícil. Maximizar las ganancias (los dueños son hombres de negocios) parece imposible. Dentro de algunos años, la pregunta se reducirá a esto: ¿Financiará un nuevo estadio en el sur de Florida por sí mismo un nuevo dueño, o se moverá a pasturas más verdes hacía el oeste? Todo parece indicar que los Dolphins se dirigen a esa encrucijada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad