publicidad
Marlins inauguración

Los Miami Marlins inauguran su estadio con sabor latino

Los Miami Marlins inauguran su estadio con sabor latino

Con una celebración de sabor latino, los Marlins estrenaron el jueves por la noche en el partido inaugural de las Grandes Ligas su nuevo estadio.

Marlins inauguración
Marlins inauguración

MIAMI, Florida -  Con una celebración de sabor latino, los Marlins estrenaron el jueves por la noche en el partido inaugural de las Grandes Ligas su nuevo estadio, en el que destaca su moderno techo retráctil, bajo el que disfrutaron del béisbol más de 37.000 personas.

Para celebrar este estreno, los Marlins prepararon una noche con ritmo latino, con un espectáculo musical realizado por el productor Emilio Estefan, que quiso rendir homenaje al legado musical de la ciudad de Miami.

En la presentación del equipo local, los jugadores de los Marlins salieron al terreno de juego acompañados de jóvenes vestidas con las plumas, brillo y color de las bailarinas que participan en el Carnaval de Río de Janeiro.

Posteriormente, el cantautor puertorriqueño José Feliciano fue el encargado de cantar el himno nacional acompañado de una guitarra y luciendo una camiseta del equipo local.

publicidad

La construcción del Marlins Park en la Pequeña Habana de Miami estuvo envuelta en polémica por su elevado coste, cerca de 515 millones de dólares, de los que 460 millones provinieron de recursos públicos.

La opinión pública consideró que en tiempos de crisis no se debía gastar en un recinto deportivo semejante cantidad, que en su mayoría proceden de lo recaudado gracias a los impuestos de alojamiento en hoteles de la ciudad.

Las dudas sobre su financiación llegaron al gobierno federal, que pidió abrir una investigación a través de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC).

A pesar del elevado coste, los aficionados del equipo del sur de Florida se mostraban entusiasmados a su llegada al recinto.

Fotos: Nuevo estadio Marlins

"Es verdad que ha sido muy caro pero todos los equipos de la liga se han gastado esa cantidad en sus estadios. Le hacía falta a la ciudad", comentó Eduardo Lusardo, aficionado de los Marlins.

Hasta hoy, el equipo de Miami jugaba sus partidos como local en el Sun Life Stadium, hogar del equipo de fútbol americano de la ciudad, los Miami Dolphins.

"Ya estaba cansado de ir al otro estadio que está muy lejos y encima hacía tremendo calor", aseguró Carlos A. Salhuana, aficionado de los Marlins.

Esta inauguración, que despertó gran interés en todo el país y fue retransmitida a nivel nacional en ESPN en horario de máxima audiencia, contó además con la presencia del mítico boxeador Muhammad Alí.

publicidad

El elemento distintivo del nuevo recinto deportivo es su techo retráctil, que los Marlins esperan tener cerrado en cerca de 70 partidos esta temporada para bajar la temperatura en su interior por medio de aire acondicionado e impedir que se suspendan numerosos choques por la lluvia, tal y como sucedía hasta ahora.

El techo, con un peso de cerca de 8.000 toneladas, está diseñado para que pueda aguantar huracanes de hasta categoría cuatro en la escala de Saffir-Simpson, con vientos que pueden alcanzar los 249 kilómetros por hora.

"Me gusta de las dos formas. Con el techo abierto se ve más bonito porque se ve la ciudad pero igual se disfruta cerrado", comentó otro aficionado a las puertas del recinto.

Más allá del coste del Marlins Park, las críticas se centran también en la dificultad para acceder a una zona.

En una ciudad en la que el automóvil es prácticamente imprescindible, los aficionados de los Marlins se quejan de falta de lugares donde estacionar.

En las cercanías del nuevo estadio hay cerca de 5.700 plazas de aparcamiento y el club reserva para cada partido cerca de 3.000 plazas adicionales en aparcamientos más alejados.

Algunos vecinos del área están aprovechando esta circunstancia y han convertido sus jardines en improvisados estacionamientos.

Sin embargo, una vez comenzada la temporada los seguidores de los Marlins prefieren pensar en reeditar los campeonatos de 1997 y 2003 y disfrutar de su nuevo estadio, que se construyó en el terreno donde estaba el mítico Orange Bowl. EFE

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad