publicidad

¡Los Juegos de Invierno de 2018 serán en PyeongChang!

¡Los Juegos de Invierno de 2018 serán en PyeongChang!

PyeongChang, Corea del Sur, ha ganado la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2018 tras barrer a sus dos rivales, Múnich (Alemania) y Annecy (Francia).

PyeongChang, Corea del Sur, ha ganado la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2018 tras barrer a sus dos rivales, Múnich (Alemania) y Annecy (Francia), en la única ronda de votación que necesitaron hacer los miembros del COI reunidos en Durban (Sudáfrica).

El eslogan 'Nuevos Horizontes' que defendía PyeongChang triunfó de manera clara sobre la vuelta a la tradición que propugnaban las dos opciones europeas: la ganadora obtuvo 63 votos, por 25 de Múnich y siete de Annecy.

La elección de PyeongChang llevará los Juegos de Invierno por primera vez a Corea del Sur y por tercera vez a Asia, después de las ediciones japonesas de Sapporo'72 y Nagano'98, y confirma la tendencia del COI a conceder los Juegos a territorios poco explorados por la industria de los cinco aros. Así lo hizo con Sochi 2014, primeros Juegos de Invierno en Rusia, Río de Janeiro 2016, primeros Juegos en Sudamérica, y ahora con PyeongChang 2018.

El condado de PyeongChang presentaba su candidatura por tercera vez consecutiva, después de perder sólo por tres votos ante Vancouver 2010 y por cuatro ante Sochi 2014. En ambos casos fue el proyecto más votado en la primera ronda de sufragios del COI, pero sin alcanzar la mayoría absoluta, lo que la condenó en la segunda ronda. Hoy, en cambio, se hizo con la victoria a la primera, una barrida que no se repetía desde que Salt Lake City se hizo con la sede de 2002.

publicidad

El triunfo de PyeongChang no sólo premia su insistencia en pedir los Juegos sino, sobre todo, el cumplimiento de las promesas que hizo durante las dos campañas perdedoras: la región ha crecido en instalaciones e infraestructuras con una inversión de $1.000 millones de dólares, ha mantenido sus programas solidarios de ayuda a terceros países y ha dignificado el nivel de sus deportistas de invierno, que ganaron en los Juegos de 2010 14 medallas (quintos en el medallero), frente a las 11 de 2006 (séptimos) y a las cuatro de 2002 (decimocuartos).

Por si estos méritos fueran insuficientes, el equipo surcoreano hizo una última presentación ante el COI plena de profesionalidad y de emoción. El presidente del país, Lee Myung-bak, recordó todo lo que los Juegos de Seúl'88 hicieron por el progreso de su país.

Pero fueron dos deportistas, la vigente campeona olímpica de patinaje artístico, Yuna Kim, y el medallista estadounidense en esquí estilo libre Toby Dawson, quienes apelaron al corazón de los votantes.

Yuna Kim se definió como "un ejemplo vivo" del legado que pueden dejar los Juegos si se traducen en más y mejores instalaciones deportivas en Corea, mientras que Toby Dawson, que nació en Corea pero fue adoptado por una pareja estadounidense, se refirió a las diferencias que supone, para un niño con potencial como deportista, crecer en un país con o sin recursos.

publicidad

Frente a la perseverancia y la novedosa oferta de PyeongChang, de poco sirvieron las llamadas de Múnich y de Annecy para que los Juegos volvieran a sus orígenes alpinos.

La ciudad bávara pretendía ser la primera en organizar tanto los Juegos de Verano (1972) como los de Invierno, pero apenas convenció a 25 votantes. Pese a ser un país puntero en deportes de invierno, Alemania no acoge los Juegos blancos desde 1936.

Annecy, poco entusiasta en su presentación, aún se quedó más lejos, pese a las maravillosas imágenes del macizo del Mont Blanc y a su condición de meca de los deportes de nieve en Europa. Los siete votos que recibió son un rapapolvo que castiga la indefinición de sus dirigentes y las dudas del gobierno francés.

PyeongChang es un condado de la provincia surcoreana de Gangwon, limítrofe con Corea del Norte. Su oferta para los Juegos divide las instalaciones en dos zonas: Alpensia, en la montaña y centro de las pruebas de esquí, y Gangneung, en la costa, foco de las competiciones de hielo. Cada área tendrá su propia Villa Olímpica.

Siete de las trece instalaciones deportivas necesarias para los Juegos ya están construidas.

La organización de los Juegos costará, según los cálculos actuales, $1.530 millones de dólares, pero el presupuesto no organizativo (infraestructuras generales, obras, seguridad...) asciende hasta los $6.300.

publicidad

La decisión tomada por el COI abre las puertas a la concesión de próximas ediciones de los Juegos, tanto de verano como de invierno, a alguna ciudad europea gracias a la regla no escrita, pero habitualmente respetada, de la rotación geográfica.

Los siguientes en ser concedidos serán los de verano de 2020. Por cercanía con PyeongChang, una posible candidatura de Tokio perdería opciones en la misma medida en que las ganarían las aspirantes europeas, entre las que puede estar Madrid.

El alcalde de la capital española, Alberto Ruíz Gallardón, anunciará su decisión dentro de dos semanas. Uno de los datos que quería conocer antes de pronunciarse era el nombre de la ciudad elegida hoy.

Sólo Roma ha anunciado hasta ahora formalmente que pedirá los Juegos de 2020.

También en 2022 tiene España sus intereses. A la espera de que los nuevos gobiernos municipales confirmen sus intenciones, tanto Zaragoza como Barcelona disponen de equipos de precandidatura con la vista puesta en los Juegos de Invierno de ese año.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad