publicidad

Liga MX, tan lejos de la elite y tan cerca de Concacaf logo-deportes-whi...

Liga MX

Máximos candidatos a ganar la Concachampions y por ende asistir al Mundial de Clubes.

Liga MX, tan lejos de la elite y tan cerca de Concacaf

Liga MX, tan lejos de la elite y tan cerca de Concacaf

Los pamboleros no conciben al futbol mexicano fuera del Top 10 internacional pero, ¿cómo sustentarlo si queda en ridículo en cada Mundial de Clubes?.

Máximos candidatos a ganar la Concachampions y por ende asistir al Mundi...
Máximos candidatos a ganar la Concachampions y por ende asistir al Mundial de Clubes.

Por Luis Oscar Rosas

Hace unos días escuché a un ferviente admirador del Cruz Azul asegurar que 'su Máquina' saldrá a dar la cara por el fútbol mexicano en el próximo Mundial de Clubes para que el balompié azteca al fin sea protagonista de esa competencia internacional.

Debo reconocer que su aseveración me resultó risible pues los celestes ni siquiera tienen garantizado el ticket a dicho certamen. Y no porque se trate del eterno subcampeón equipo de la Noria o dude de su capacidad, sino porque estamos acostumbrados a enaltecer nuestro futbol como si se tratara de la Premier League.

A principios de año, la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS) ubicó a la flamante Liga MX en el lugar 15 de su ranking mundial. Por supuesto no faltaron los exacerbados reclamos y la indignación popular entre los paisanos que vieron como una soberana injusticia dicha clasificación. Y, ¿qué tan alejado está eso de la realidad?. 

publicidad

Los seguidores de la pelota en México no pueden concebir que su liga no se codeé de tú a tú con el Brasileirao o la liga de Argentina cuando a sus equipos 'les' hemos pintado la cara varias veces en Copa Libertadores resultando algo más que 'una piedra en el zapato', como Felipao catalogó al Tri.

Los más osados no se imaginan al torneo azteca fuera del Top 10 mundial pues recuerdan las soberbias actuaciones que han tenido clubes locales en el plano internacional alcanzando dos finales continentales (Cruz Azul en 2001 y Chivas en 2010), múltiples semifinales, el campeonato del Pachuca en la Sudamericana de 2006 y el avasallador dominio en Liga de Campeones de Concacaf.

Pero hay que ser prudentes. Sin querer demeritar esas notables participaciones de los últimos cinco lustros, debemos estar conscientes de la nula trascendencia global que tienen los conjuntos mexicanos. La arbitraria decisión de CONMEBOL de prohibir que México asista al Mundial de Clubes como su representante si uno de sus equipos gana la Libertadores es grosera y no tiene fundamentos. Es completamente criticable y digna de señalarse. Pero dónde la nación tricolor no tiene tal engorro es en CONCACAF.

El organismo centroamericano está muy orgulloso del Tri como estandarte de la confederación, y no se diga a nivel de clubes, ya que los equipos locales arrasan en la región conquistando sin grandes apuros la menospreciada Concachampions que, curiosamente, también da un boleto a la justa decembrina.

publicidad

Pero, ¿de qué le sirve al fútbol mexicano arrollar en Concacaf y asistir al torneo celebrado en tierras asiáticas o africanas? ¿Para qué vanagloriarse con ser el monarca de Centroamérica? si terminas haciendo el ridículo del otro lado del planeta. En dicho escenario es donde vale la pena soltarse y competir por el trofeo en lugar de ir a tirar rostro y de shopping a Abu Dabi. Si los jugadores quieren turistear está bien, pero que salga de su bolsillo y que no vayan para que el 'prestigio' del balompié azteca siga siendo pisoteado.

Aunque no se asemeje en nada a la Champions League, el Mundial de Clubes es lo más cercano a tal nivel de competencia para los equipos mexicanos pero el América, Atlante, Pachuca y Monterrey solo han ido a participar y para que sus futbolistas busquen la playera de figuras estratosféricas como Ronaldinho, Messi, Ibrahimovic o Lampard. En vez de quitarles el uniforme, los connacionales tendrían que buscar arrebatarles los reflectores y ver en esos dos o tres partidos su vitrina hacia el Viejo Continente o al menos aterrizar la idea de que en ese lapso son bandera de nuestra sobrevalorada liga.

Nos la pasamos pensando que Chivas, América, Cruz Azul, Toluca, Santos o León son buen 'gallo' para enfrentar a poderosos como Boca Juniors, Sao Paulo, Internacional o Peñarol e incluso que pueden vencerlos. No dudamos al garantizar que el Azteca, el Azul, la Bombonera y Torreón le pesan a todos los rivales llámense hondureños, salvadoreños, paraguayos o argentinos. Ilusamente se cree que si tuvieran oportunidad le venderían cara la derrota a monstruos como Madrid, Liverpool o Juventus por muy absurdo que eso parezca.

publicidad

Tales ideas temerarias pueden estar sustentadas en el fanatismo y la fantasía pero también se recargan en la evidente superioridad que los mexicanos han tenido ante sus símiles concacafquianos. Águilas, Potros, y sobre todo Tuzos y Rayados quiénes tres veces han sido campeones del área, son 'mucha pieza' en la zona pero a la hora buena se ven superados de manera infame.

'Potencias' como Al Ahly de Egipto, Etoile Sportive du Sahel de Túnez, Pohang Steelers de Corea del Sur o el Kashiwa Reysol de Japón los han parado en seco y les arrebataron la gloria de subirse al podio como uno de los mejores tres clubes del año, a excepción de Rayados que en 2013 pudo colarse como tercero, y obvio Necaxa en 2000 que es harina de otro costal.

Hoy en día Cruz Azul y Toluca son los mandones en nuestro país. Son los únicos regulares en estilo y funcionamiento en un torneo mediocre que muchos han tratado de disfrazar de mediano o competitivo. Ya hablaremos de eso en otra ocasión. El punto es que la Máquina y los Diablos comandan la clasificación por mucho, son los principales candidatos a ganar el título y están a un paso de disputarse el boleto a la siguiente Copa del Mundo, la cual se celebrará en Marruecos donde, con suerte, alguno podría verse las caras contra el Bayern Munich, Barcelona o Real Madrid. Todo un lujo.

Con el lamentable historial mexicano en la justa, no sería extraño que el amigo cementero o algún seguidor choricero terminará frustrado por la exhibición que tenga su equipo a fin de año aunque, por talento y potencial, tanto Cruz Azul como Toluca tienen con qué hacer un papel poco más decoroso que sus antecesores. Aún lográndolo no hay por que cegarse y admitir que nuestra Liga MX está a años luz de la elite internacional.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Más Deportes
publicidad