publicidad

América 1-1 UNAM: Pumas ratifica su momento, Águilas una incógnita

América 1-1 UNAM: Pumas ratifica su momento, Águilas una incógnita

En un juego en que América dominó buena parte del partido, los universitarios igualaron y ratificaron su fútbol antes de entrar a la Liguilla.

América 1 - 1 Pumas: Revive lo mejor del partido /Televisa

Por Omar Carrillo H.

Ciudad de México, MÉXICO.- Pumas fue Pumas hasta el último momento del Apertura 2015 o al menos la versión de sí mismo que nos ha enseñado a lo largo del torneo regular. Respeta sus formas y su momento. No necesita mucho el balón en los pies, pero sí mucha adrenalina. Basa su juego en su contundencia  y va dando golpes pesados y profundos allá a donde va. En la fecha 17, se metió a casa del América y a tumbos, y trompicones le sacó un empate. De paso desnudó a un equipo inestable y propenso a los extremos.

Revive el partido en nuestro Match Center

Y es que Universidad se sobrepuso a un encuentro abrupto, casi escabroso en el que las Águilas mostraron  sus dos rostros del campeonato, el del matón dominador y el impredecible.

América ha hecho de esa inestabilidad futbolística una incógnita y de ello casi una marca registrada en lo que va de la campaña. Basta ver sus números, únicamente ganaba o perdía -no hubo manera de que empatara- hasta precisamente la fecha 17.

Del otro lado, los universitarios son dueños de una contundencia inédita en las últimas temporadas y son capaces de desdibujarse, desarmarse y volver a juntar sus piezas en un acto de reinvención futbolística en tan sólo 90 minutos.

Rubens Sambueza aprovecha rechace de Pikolín y anota el primero de América /Televisa

Así las Águilas se vieron mejor  a lo largo de 65 minutos. Quintero, Benedetto, Sambueza y Arroyo coparon el medio campo y empujaron a Universidad hacia su arco. Fueron generando jugadas y peligro, enseñando su mejor rostro, el de jugadas a profundidad y llegadas por las bandas.

Darío Verón -que regresó tras una larga lesión- lideró la defensa visitante y fue desbaratando las más de las veces los avances. Pero a los 38, en esa lógica futbolística, Osvaldo Martínez desató el duelo con una genialidad, un pase largo de taquito, que Quintero disparó y Palacios rechazó. El rebote lo tomó Sambueza y las redes se mecieron.

Ismael Sosa concluyó una gran jugada de Pumas para empatar el partido /Univision Deportes Network

Vimos entonces la mejor versión de las Águilas, copando espacios y tomando el balón en todos los puntos del campo. Terminando las jugadas y adelantándose tanto ofensiva como defensivamente en cada jugada. Pero ya no movió más el marcador, ese fue su pecado capital. Lo más cerca que estuvieron de volver a mecer las redes fue en un disparo de Arroyo que superó a Palacios y Fuentes despejó prácticamente sobre la línea de gol.

No es que Pumas hubiese renunciado al ataque, de hecho Sosa contó con una jugada inmejorable en la que Muñoz le atajó un par de tiros y Herrera se acercó mucho con un dos cabezazos, pero no fue sino hasta el ingreso de Ludueña que Pumas recobró la forma y el fondo.

publicidad

El argentino reencontró el orden universitario desde el medio campo y fue él quien en la misma jugada interceptó un despeje, hizo una pared con Alcoba y dio el servicio para que Ismael Sosa igualara el encuentro a los 71 minutos.

Los rostros se lavaron y el fútbol invirtió los papeles, Universidad enseñó un juego desplegado y América  sufrió pegado a su arco los últimos minutos, pero el marcador ya no se movió.

Pumas llega a la Liguilla fiel a sí mismo y al estilo que ha mostrado en los últimos tiempos, las Águilas, pese a todo, aunque a la inversa, también.

Luis Fuentes salvó a los Pumas del segundo del América /Univision Deportes Network


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad
Premios Lo Nuestro